CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
BIBLIOTECA JUDICIAL "DR. RICARDO GALLARDO"


BIBLIOGRAFÍA DE TESIS

CLASIFICACION T
327.728 4
M538a
AÑO 2000
INVENTARIO 014228 PAGINA(S) 112 [26] h.
EJEMPLAR CM 28 cm.
AUTPPAL Méndez Rivas, Manuel de Jesús CARRERA Optar al grado de Lic. en Relaciones Internacionales,
AUTOR(ES) Manuel de Jesús Méndez Rivas, Sonia Mirna Rivas Sánchez TITULO Análisis de la gestión de política exterior en la administraciones presidenciales de Alfredo Cristiani - Armando Calderón Sol, en el marco de negociación del Tratado de Libre Comercio de Norte América período 1989 - 99
PAIS San Salvador, El Salv. UNIVERSIDAD Universidad de El Salvador
FECHA 13/02/2007
DESCRIPTORES
1. EL SALVADOR - RELACIONES EXTERIORES 2. EL SALVADOR - POLITICA ECONOMICA I. Título
MATERIA relaciones exteriores
TÍTULO Análisis de la gestión de política exterior en la administraciones...
TOPOGRÁFICA Méndez Rivas, Manuel de Jesús
CONTENIDO Aspectos generales sobre integración económica, economía política : teorías económicas y cambios de orden mundial, 1989 - 1999: tres grandes procesos


Texto
UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR
FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES
ESCUELA DE RELACIONES INTERNACIONALES


ANÁLISIS DE LA GESTIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR EN LAS ADMINISTRACIONES PRESIDENCIALES
DE ALFREDO CRISTIANI - ARMANDO CALDERÓN SOL, EN EL MARCO DE NEGOCIACIÓN DEL
TRATADO DE LIBRE COMERCIO DE NORTEAMÉRICA PERÍODO 1989-99


TRABAJO DE GRADUACIÓN PARA OPTAR AL TÍTULO DE:
LICENCIATURA EN RELACIONES INTERNACIONALES


COORDINADOR DE SEMINARIO:
LIC. MAURICIO ADALBERTO GUEVARA


PRESENTADO POR:
MANUEL DE JESÚS MÉNDEZ RIVAS
SONIA MIRNA RIVAS SÁNCHEZ


SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA

______________________________________

UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR

RECTORA
DRA. MARÍA ISABEL RODRÍGUEZ

VICE-RECTORA ACADÉMICA
LIC. MARÍA HORTENSIA DUEÑAS DE GARCÍA

VICE-RECTOR ADMINISTRATIVO
ING. JOSÉ FRANCISCO MARROQUÍN

SECRETARIA GENERAL
LIC. LIDIA MARGARITA MUÑOZ VELA

FISCAL GENERAL
LIC. PEDRO ROSALÍO ESCOBAR CASTANEDA

FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES

DECANO
LIC. FRANCISCO ALBERTO GRANADOS HERNÁNDEZ

VICE-DECANO
LIC. EDGARDO HERRERA MEDRANO

SECRETARIO
LIC. JORGE ALONSO BELTRÁN

DIRECTOR DE ESCUELA DE RELACIONES INTERNACIONALES
LIC. CARLOS GUSTAVO LUCHA

COORDINADOR DE SEMINARIO DE GRADUACIÓN
LIC. MAURICIO ADALBERTO GUEVARA

_______________________________________

AGRADECIMIENTOS

A DIOS TODO PODEROSO, por haberme dado fortaleza e iluminado para alcanzar una de mis metas. A MIS PADRES, José Antonio Rivas y María Elena de Rivas, por su amor y apoyo incondicional que me brindaron para mi formación académica. A MIS HERMANOS., por su apoyo y motivación. A SAÚL SOSA, por su comprensión y apoyo en todo momento. A MIS AMIGOS, COMPAÑEROS Y MAESTROS, por sus consejos y asesorías brindados, para lograr concluir mi trabajo.
Sonia Mirna Rivas Sánchez


A DIOS TODO PODEROSO, por permitirme lograr un triunfo más en mi vida profesional. A MIS. PADRES, Vicente Uriel Méndez y Graciela Rivas, de grata recordación por haberme proporcionado las bases para continuar con mis estudios. A MI ESPOSA, por su ayuda y comprensión y A MIS HIJOS, por todo el cariño y comprensión durante todo el tiempo que los dejé solos por dedicarme a mis estudios. A MIS HERMANOS Y FAMILIARES por su apoyo.
Manuel de Jesús Méndez Rivas

___________________________________

ESPECIAL AGRADECIMIENTO A:

LICENCIADO ROLANDO APARICIO, Director del Departamento de Reglas de Origen y al LICENCIADO JUAN DEUCH, Director del Departamento de Comercio Exterior, del Ministerio Economía, quienes muy amablemente dispusieron parte de su valioso tiempo para proporcionarnos información, y dotar a esta investigación de documentación e información concreta y real, apegada a los acontecimientos pasados y actuales que sirvieron de apoyo para la investigación.

AL LICENCIADO JOSÉ ANTONIO AYALA, por sus consejos de amigo, por compartir su experiencia y conocimientos.

Manuel de Jesús Méndez Rivas
Sonia Mirna Rivas Sánchez
________________________________

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

CAPÍTULO I

1. ASPECTOS GENERALES SOBRE INTEGRACIÓN ECONÓMICA
1.1 CONCEPTO DE INTEGRACIÓN
1.1.1 CARACTERÍSTICAS DE LOS PROCESOS
1.1.2 ETAPAS
1.2 CONCEPTO DE TRATADO DE LIBRE COMERCIO
1.2.1 CARACTERÍSTICAS
1.2.2 INTERPRETACIÓN
1.2.3 OBJETIVOS
1.2.4 RAZONES PARA FIRMARLOS
CONCLUSIÓN

CAPÍTULO II

2. ECONOMÍA POLÍTICA: TEORÍAS ECONÓMICAS Y CAMBIOS DE ORDEN MUNDIAL
2.1 EL LIBERALISMO
2.2 EL SOCIALISMO
2.3 LA GLOBALIZACIÓN
2.4 EL NUEVO ORDEN ECONÓMICO INTERNACIONAL
2.5 CONCEPTO
2.6 PERSPECTIVA HISTÓRICA
2.7 ANTECEDENTES DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO
2.8 GENERALIDADES
2.9 LA NEGOCIACIÓN DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO NORTEAMERICANO Y EL TRIÁNGULO NORTE DE CENTROAMÉRICA
2.10 IMPLICACIONES DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO PARA CENTROAMÉRICA
2.11 IMPLICACIONES DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO PARA LOS ESTADOS UNIDOS
CONCLUSIÓN

CAPÍTULO III

3. 1989-1999: TRES GRANDES PROCESOS
3.1 LA CRISIS ECONÓMICA Y POLÍTICA DEL SISTEMA SOCIALISTA
3.2 ACUERDOS DE PAZ FIRMADOS EN CHAPULTEPEC, D. F., MÉXICO
3.3 EL PERÍODO DE POSTGUERRA SALVADOREÑA
3.4 CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR
3.5 GESTIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR EN EL PLAN DE GOBIERNO DEL PRESIDENTE ALFREDO CRISTIANI
3.6 GESTIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR EN EL PLAN DE GOBIERNO DEL PRESIDENTE ARMANDO CALDERÓN SOL
3.7 ANÁLISIS DE LA GESTIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR DE EL SALVADOR EN LAS ADMINISTRACIONES PRESIDENCIALES, LICENCIADO ALFREDO CRISTIANI Y EL DOCTOR ARMANDO CALDERÓN SOL, EN EL MARCO DE NEGOCIACIÓN DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO DE NORTEAMÉRICA, PERÍODO 1989-1999

CONCLUSIONES
RECOMENDACIONES
REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA
ANEXOS
______________________________________

INTRODUCCIÓN

La integración de las naciones se ha vuelto necesaria para enfrentar los retos, tanto económicos, tecnológicos como políticos, premisa que servirá como base de orientación para llevar a cabo el análisis de la Gestión de Política Exterior de El Salvador, en las Administraciones Presidenciales del Licenciado Alfredo Cristiani y del Doctor Armando Calderón Sol, períodos que se enmarcan entre 1989 y 1999, en el contexto del Tratado de Libre Comercio Norteamericano.

Partiendo del Nuevo Orden Económico Internacional y dándole seguimiento al proceso que se ha de llevar a cabo en la región centroamericana, para llegar a constituir una integración sólida, que afronte los nuevos retos en el ámbito internacional y la que una vez constituida como una economía unificada, sea capaz de obtener simultáneamente el bienestar social.

En este sentido, en la presente investigación, se hace referencia a una serie de conceptos como la globalización de las economías, situación necesaria para enmarcar el tema estudiado, ya que ésta, es la apertura de mercados a nivel mundial, la cual se basa en el desarrollo de la tecnología, en la actualización de procesos que cimentan una estabilidad económica frente a un número de operaciones e intercambios de comunicaciones, y otras que posibilitarán inversiones. Lo cual es origen para la integración económica a través de pequeños tratados entre la región, la que con la armonización de políticas económicas, garanticen la estabilidad y el logro de objetivos planteados.

Además se pretende, determinar los esfuerzos que se han dado para crear una unión integracionista que comprenda los distintos procesos: La conversión en una Zona de Libre Comercio, luego en una Unión Aduanera, seguida de un Mercado Común que al consolidarse, forme el camino que ha de llevar a una Unión Económica, que por el momento es el punto clave, para enfrentar la inmensa gama de actividades a nivel internacional y a la que solamente como bloque, a Centroamérica, le será posible formar parte de una Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. Pero para lograr este objetivo, es necesario examinar detenidamente, los factores que inciden ya sea positiva o negativamente tanto en el ámbito nacional como a nivel internacional y los cuales se debe los cambios constantes que pueden ser determinantes en la formación de bloques económicos a nivel centroamericano; para ello se trae a colación sucesos nacionales e internacionales que forman parte de dicho proceso y que han influido sobremanera en los cambios acaecidos, haciendo necesaria la inclusión de estos temas en los capítulos de esta investigación.

Desde 1989, tras 10 años de conflicto interno, El Salvador ha venido aplicando programas de estabilización macroeconómica y de ajuste estructural. La economía se ha liberalizado, con la introducción de reformas comerciales y la desregulación interna, reduciendo el rasgo anti exportador que caracterizó a la anterior política comercial e industrial.

El nuevo entorno económico, junto con la modernización en curso de las leyes y reglamentos relativos al comercio, han creado oportunidades para las inversiones que son necesarias a fin de preparar el camino para un crecimiento estable a largo plazo.

En este contexto, los objetivos de la política comercial de El Salvador en el período 1989-1999, han incluido su evolución, hacia un régimen comercial más orientado al exterior, el mejoramiento y el aumento del acceso de los productos salvadoreños a los mercados extranjeros y una mayor integración de El Salvador, en la economía mundial; caso contrario a lo sucedido con anterioridad a la década en estudio, ya que existía un sistema de desarrollo hacia adentro. El Salvador trata de alcanzar esos objetivos mediante su programa de reforma unilateral, así como a través de negociaciones bilaterales y multilaterales sobre comercio e inversiones. Es por ello, que para que en dichas negociaciones se obtengan resultados óptimos, es necesario considerar una gama de factores que se interrelacionan y los cuales no son compatibles, alterando el curso normal y consensual, para que se den Tratados de Libre Comercio.

Por tanto, es necesario conocer el ó los procesos que conllevan a la obtención de dichos Tratados, y el papel que juega la política exterior de los Estados y su capacidad como negociadores, en la consecución de los mejores resultados esperados. Tal es el caso de esta investigación, que se ha elaborado, abarcando dos gestiones presidenciales, considerando la necesidad de dar a conocer los proceso anteriormente mencionados y el papel de éstas en la inserción del país al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica y cuáles han sido sus efectos, ventajas y desventajas, y en qué posición se encuentra El Salvador frente a estas negociaciones, es por eso que para una mejor comprensión de la investigación, se ha dividido en tres capítulos, en los cuales se hace referencia a aquellos acontecimientos, tanto a nivel internacional como nacional; que han tenido impacto e influido a la hora de negociar la firma del antes mencionado tratado.

En el capítulo I, se identifica el marco teórico conceptual, que hace referencia al concepto, características del proceso y etapas de la integración económica, de la misma forma que se incluyó brevemente, lo relacionado a la conceptualización de lo que constituye un Tratado de Libre Comercio, sus características, interpretación, objetivos y las razones que conllevan a la firma de los mismos. Además se incluye una conclusión por capítulo, debido a que dichos temas son muy extensos y requieren de una conclusión individual para una mejor comprensión del tema en estudio.

El capítulo II, contiene los antecedentes históricos como parte fundamental en la investigación, ya que es necesario hacer referencia a hechos importantes que influyen en la firma de Tratados de Libre Comercio, como por ejemplo: las distintas teorías económicas; como el liberalismo y la globalización de las economías, pues son de importancia para que los países puedan competir a nivel internacional, hacer uso de buenas estrategias globales para poder sobrevivir, a medida que los cambios en las economías se aceleran. Por otro lado en dicho capítulo se incluyen aspectos teóricos y conceptuales sobre el Nuevo Orden Económico Internacional (NOEI), avanzando sobre los que son los antecedentes de Tratados de Libre Comercio y un panorama general de ellos, continuando con la negociación del TLC Norteamericano con el Triángulo Norte de Centroamérica, las implicaciones para Cada uno de ellos, finalizando con la conclusión del capítulo.

El desarrollo del capítulo III, abarca tres procesos importantes y que han influido de una manera radical en la actual posición de El Salvador y en su capacidad competitiva de formar o no, parte en el Tratado de Libre Comercio Norteamericano, estos procesos son: La crisis económica y política del Sistema Socialista, la firma de los Acuerdos de Paz en Chapultepec, México y el período de postguerra salvadoreña. Continuando con la conceptualización de lo que es política exterior para poder dar paso al desarrollo y al análisis de la Gestión de política exterior de El Salvador en las administraciones presidenciales, Alfredo Cristiani - Armando Calderón, en el marco del Tratado de Libre Comercio Norteamericano. Haciendo referencia de una manera individual a las Gestiones de política exterior en los planes de gobierno Cristiani - Calderón Sol, finalizando con la conclusión general y las recomendaciones de la investigación.

En la parte final de la investigación, se incluyen anexos en el que estarán incorporados todos aquellos documentos que forman parte del apoyo al desarrollo de esta investigación.
_____________________________________________

CAPÍTULO I

1- ASPECTOS GENERALES SOBRE INTEGRACIÓN ECONÓMICA

Este capítulo consta de varios puntos, en donde se hará referencia a las bases que han dado origen e impulsado una unificación de las naciones y sus políticas. Además se elabora una síntesis de los aspectos generales sobre la situación que conlleve a la globalización de las economías y a la firma de Tratados de Libre Comercio.

El creciente impacto de la globalización de las economías mundiales, trae consigo la necesidad de competir a nivel internacional, con el intento de introducirse en un mundo competitivo, haciendo frente a las dificultades y los retos, formando alianzas y poniendo en práctica estrategias globales (1) eficaces que permitan sobrevivir a los cambios que se exigen en las economías nacionales, ya que todos los productos y servicios tienen competidores extranjeros. El aumento de la competencia extranjera es una razón para que las economías se globalicen.

Los esfuerzos de integración económica más notorios se están produciendo sobre bases regionales. En los últimos años, desde 1980 y sobre todo en 1990, se ha presenciado una inmensa unificación mundial, con la creación y promesas de Zonas de Libre Cambio (ZLC) (2) y de Uniones Aduaneras.

En América Latina han crecido considerablemente las exportaciones, especialmente entre regiones. Cabe mencionar que este dato es también válido para Centroamérica el cual tiene inmerso varias implicaciones como son:

- La recuperación de las economías de la región y la liberalización unilateral del comercio, impulsada en casi todos los países desde finales de los años ochenta.

- La proliferación de acuerdos bilaterales o multilaterales de integración o libre Comercio. Importa destacar que estos acuerdos representan una nueva etapa de la integración económica.

Estas implicaciones ya no son visualizadas como un instrumento de ampliación selectiva de mercados protegidos, sino como el inicio hacia una estrategia de desarrollo, basada en las exportaciones competitivas, en las que la integración sirve como fundamento de las ventajas comparativas.

En este contexto se hace necesario retomar varios conceptos importantes para el desarrollo analítico en el entorno de este tema.

1.1 CONCEPTO DE INTEGRACIÓN

La integración ha sido definida teóricamente por economistas y diferentes estudiosos de la materia, que consideran la integración como: “...Diversas medidas tendientes a suprimir la discriminación entre unidades económicas...” (3). Además es considerada la integración como... “Un esfuerzo para realizar una estructura deseable de economía internacional tendiente a la eliminación de barreras artificiales, haciendo óptimo su funcionamiento e implementando elementos para su coordinación y unidad...”. (4)

La integración es la eliminación de aranceles y otras barreras comerciales entre un grupo de Estados y es considerada como un proceso mismo, el cual se encuentra acompañado de medidas encaminadas a abolir la discriminación entre unidades económicas pertenecientes a diferentes naciones que viene a caracterizarse por la ausencia de varias formas de discriminación entre dichas economías.

También ha sido definida por organismos internacionales tales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)... “La integración propiamente dicha es el status jurídico en el cual los Estados entregan algunas de sus prerrogativas soberanas con el fin de constituir un área dentro de la cual circulen libremente y reciban el mismo trato, los bienes, los servicios y los capitales, mediante la armonización de las políticas correspondientes y bajo una égida supranacional...”. (5)

1.1.1 CARACTERÍSTICAS DE LOS PROCESOS

Los procesos de integración están marcados por las siguientes características:

a) Unidimensionalidad / Multidimensionalidad.

Las teorías sobre la integración dan la impresión de estar dominadas por un fenómeno económico, pero debe dilucidarse y ese proceso tiene a la vez implicaciones de otra índole como las sociales, culturales, políticas y jurídicas. (6)

El proceso puede ser unidimensional cuando lo que prevalece es la integración económica que conduce al establecimiento de una Zona de Libre Comercio e incluso a una Unión Aduanera.

Para el proceso puede ser también multidimensional, si la integración se realiza a la vez, aun que en grados y ritmos diferentes en planos económicos, sociales, políticos y culturales. En este caso, la integración resulta ser un proceso global.

b) Simultaneidad / complementariedad.

En el proceso de integración sea uni o multidimensional, siempre existe simultaneidad y complementariedad con otros procesos colaterales o secundarios.

Un proceso económico, social o político nunca se produce aislado de otros fenómenos conexos, todo proceso de integración implica y presupone la unificación de las políticas monetarias, fiscal y social, además de requerir el establecimiento de una autoridad supranacional, cuyas decisiones sean obligatorias para los Estados miembros, pero hay que aclarar que cuando se hace referencia a la unificación social, se toma como una premisa adicional a la integración económica, sin embargo ésta no incrementa el grado de impacto que se pueda obtener en la integración.

Para el cumplimiento de las metas de una integración económica, se requieren medidas complementarias sucesivas o simultáneas.

b) Estatización / continuidad.

Ninguna sociedad es estática y todo proceso es dinámico, pero se plantea en la teoría de la integración la distribución entre integración como situación e integración como proceso.

En el primer supuesto, integración como situación, se trata más bien de visualizar la ampliación de un cuadro de relaciones existentes, sin cambio alguno en los modelos de producción y distribución, sin alteraciones en la estructura de comercio exterior.

En el segundo supuesto, integración como proceso, la continuidad da el carácter irreversible al proceso, una vez iniciada la acción integracional la marcha puede ser lenta o acelerada. Cada decisión política tomada produce efectos que hacen sumamente difícil su proceso.

c) Inmediatez/ progresividad.

La Inmediatez consiste primeramente en asegurar a través de decisiones políticas sustanciales, la unión, consultando o no a los pueblos, y luego la acción legal finaliza esa misma unión. A partir de ese momento se realiza el proceso de integración nacional en los diversos planos.

El término progresividad implica que los objetivos de la integración se realizarán gradualmente tanto los inmediatos como los mediatos. Es frecuente la fijación de plazos para el cumplimiento de determinadas obligaciones y perfeccionar un mecanismo para que entre en vigor cierto régimen.

1.1.2 ETAPAS

Básicamente hay dos enfoques para la liberación del comercio internacional: El enfoque internacional y el enfoque regional.

El enfoque internacional involucra diversas conferencias bajo el patrocinio de la Organización Mundial de Comercio (OMC), sucesora del GATT, tales como la Ronda Kennedy y la Ronda de Tokyo. El propósito de estas conferencias internacionales es, reducir los aranceles y otras barreras no arancelarias al comercio internacional a nivel mundial.

El enfoque regional involucra acuerdos entre un pequeño número de naciones cuyo propósito es liberar el comercio entre sí, mientras que mantienen barreras al comercio con el resto del mundo. Tales acuerdos incluyen: Clubes de Comercio Preferencial, Aéreas de Libre Comercio, Uniones Aduaneras, Mercados Comunes y Uniones Económicas. (7)

Los acuerdos de comercio preferencial pueden conformarse de las siguientes formas:

1) Club de Comercio Preferencial.
2) Área de Libre Comercio.
3) Unión Aduanera.
4) Mercado Común, y
5) Unión Económica.

1) Club de Comercio Preferencial:

Dos o más países forman un Club de Comercio Preferencial cuando reducen sus impuestos respectivos de importación de todos los bienes (excepto los servicios de capital) entre sí; es decir, cuando intercambian pequeñas preferencias arancelarias. Los países miembros conservan sus aranceles originales frente al resto del mundo.

En 1932, la Gran Bretaña y sus asociados de la mancomunidad, que cubren aproximadamente una cuarta parte de la superficie del planeta y de la población, establecieron el sistema de comercio conocido como El Sistema de Preferencias de la Mancomunidad. Bajo él, los países de la mancomunidad redujeron sus aranceles en el comercio mutuo (es decir, las importaciones provenientes de otros países de la mancomunidad) pero retuvieron sus mayores aranceles sobre las importaciones provenientes del resto del mundo. El Sistema de Preferencias de la Mancomunidad es un buen ejemplo histórico de un Club de Comercio Preferencial.

2) Libre Comercio (Zona de Asociación):

Dos o más países forman un Área de Libre Comercio, Zona o Asociación de Libre Comercio, cuando suprimen todos los impuestos de importación y todas las restricciones cuantitativas sobre su comercio mutuo en los bienes (excepto los servicios de capital), pero conservan sus aranceles originales frente al resto del mundo. Un ejemplo de un Área de Libre Comercio Europea, (European Free Trade Area, EFTA), (8) que originalmente consistía en los de “Siete de afuera”; Austria, Dinamarca, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza y el Reino Unido. El 10 de Julio de 1977, cuando Dinamarca y el Reino Unido (así como (Irlanda) entraron a la Comunidad Europea, los miembros del área Europea de Libre Comercio se redujeron a cinco. Con sede en Ginebra, la EFTA es ciertamente un Área de Libre Comercio, no tiene ningún arancel externo común, ni una política económica común y no participó en las negociaciones del antes GATT, como una unidad de negociación individual.

La Unión Europea (9), se ha visto ampliada en 1995, con la asociación de Austria, Finlandia y Suecia. Ya para septiembre de ese mismo año, se acordó que Eslovenia, la República Checa, Polonia, Hungría y Eslovaquia, constituirían la Zona Centro Europea de Libre Cambio.

La UE ha cerrado acuerdos bilaterales con diversos países mediterráneos, orientados a la creación de una ZLC en el mediterráneo. La UE y los países del Mercosur se han visto también involucrados en el proceso de negociación de una posible ZLC.

Cuando un grupo de países forma un Área de Libre Comercio al eliminar todos los impuestos de las importaciones sobre su comercio mutuo, pero sin establecer un arancel externo común (sobre las importaciones del resto del mundo), surge un problema de control, las importaciones del resto del mundo pueden entrar a un país miembro con impuestos altos a través de un país miembro con impuestos bajos; así se evita el mayor impuesto de importaciones. Este fenómeno se conoce como “desviación de comercio”.

Por ejemplo, se consideran tres países: A (país sede), B (país socio), C (representa el resto del mundo). Mientras el comercio entre A y B es libre, las importaciones provenientes de C están sujetas a impuestos de importación. En particular supóngase que el país A impone un arancel de 60% sobre las importaciones del bien X, proveniente de C. Por otra parte, el país B impone un arancel de solamente el 10% sobre tales importaciones provenientes de C. Bajo estas circunstancias existe un fuerte incentivo para importar el bien X en el país A (miembro con el arancel elevado) a través del país B (miembro con el arancel bajo) y pagar un impuesto de importación de solamente el 10%, puesto que el comercio entre A y B es libre. (10)



Para corregir el problema de la “desviación de comercio” los países miembros deben ser capaces de distinguir efectivamente (a través de un examen detallado de los certificados de origen a medida que los bienes cruzan las fronteras nacionales) entre los bienes que provienen del Área de Libre Comercio y los bienes que se originan en el resto del mundo. En realidad el problema no es tan simple como se ilustra por medio del caso de un producto externo, que simplemente construye una planta de ensamble final, en el país miembro con arancel bajo y luego lo exporta a partir de esa planta al resto del Área de Libre Comercio.

La desviación de comercio también ocurre en el caso de los Clubes de Comercio Preferencial, que no tienen tampoco un arancel externo común. Sin embargo, debido a que el comercio entre los miembros del Club no es completamente libre (en ellos se intercambian solamente pequeñas preferencias arancelarias), el incentivo para derrotar el sistema no es tan fuerte como en el caso de las Áreas de Libre Comercio.

3) Unión Aduanera.

Dos o más países forman una Unión Aduanera, cuando suprimen todos los Impuestos de importación sobre su comercio mutuo en todos los bienes (excepto los servicios de capital) y, además, adoptan un arancel externo común sobre todas las importaciones de bienes (excepto los servicios de capital) provenientes del resto del mundo.

Una Unión Aduanera es también un Área de Libre Comercio, debido a que el comercio entre los países miembros es libre. Por otra parte, un Área de Libre comercio no necesita ser una Unión Aduanera, debido a que la primera, no necesita tener un arancel externo común.

La adopción de un arancel externo común por una Unión Aduanera, elimina el fenómeno de la desviación de comercio junto con el problema de control del comercio interno a la unión de bienes, que se origina en el resto del mundo.

Existen muchos ejemplos históricos de Uniones Aduaneras. Por ejemplo, en 1834 un gran número de Estados soberanos Alemanes, formaron una zona conocida como el Zollverein. (El Zollverein sería muy útil en la unificación por parte de Bismark en 1870). Un ejemplo más reciente fue la Comunidad Económica Europea (European Economic Community, EEC), que se fundó por el Tratado de Roma (firmado en marzo de 1957). La comunidad Económica Europea, también conocida como el Mercado Común, originalmente incluía seis países: Bélgica, Francia, Alemania Federal, Italia, Luxemburgo y Holanda. Los miembros aumentaron a diez, cuando Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido; se unieron a la comunidad en 1977 y Grecia en 1979.

4) Mercado Común.

Dos o más países forman un Mercado Común, cuando forman una Unión Aduanera y además permiten el libre movimiento de todos los factores de la producción entre ellos.

Así los países que integran un Mercado Común suprimen todas las restricciones en su comercio mutuo y también establecen un arancel externo común, como una Unión Aduanera. En esta forma, un Mercado Común es también una Unión Aduanera (y un Área de Libre Comercio). Sin embargo una Unión Aduanera no necesita ser un Mercado Común, debido a que éste último permite el libre movimiento de todos los factores de producción (trabajo y capital), entre los países del Mercado Común.

5) Unión Económica.

Una Unión Económica, es la forma más completa de integración económica. Dos o más países forman una Unión Económica cuando forman un Mercado Común y además proceden a unificar sus políticas fiscales, monetarias y socio-económicas.

Un ejemplo de una Unión Económica es el Benelux, que fue formada por Bélgica, Holanda y Luxemburgo (el término Benelux se forma de las primeras letras del nombre de cada país). Estos tres países formaron una Unión Aduanera en 1948; ésta se convirtió en una Unión Económica en 1960 (como resultado del Tratado de Benelux en 1958). Como se puede observar, anteriormente Bélgica, Holanda y Luxemburgo, formaron parte de la Comunidad Económica Europea la cual ha llegado a convertirse gradualmente en una Unión Económica.

Los Estados Unidos es un ejemplo excelente de una Unión Económica. Los 50 Estados se encuentran unidos entre sí, en una Unión Económica completa, con una moneda común (lo que implica tasas de cambio permanentemente fijas entre los Estados y un único Banco Central, esto es el Sistema de la Reserva Federal). El comercio es libre entre los Estados, y tanto el capital como el trabajo se mueven libremente en busca de los máximos retornos. La política fiscal y monetaria así como los asuntos internacionales, los gastos militares, los programas de retiro, salud y demás, se llevan a cabo por parte del Gobierno Federal. Otros programas tales como: educación, protección y asuntos culturales se llevan a cabo por parte de los Gobiernes Estatales y locales, de manera que los Estados pueden mantener su unidad dentro de la Unión.

Una Unión Económica, es la forma final de la integración económica, ya la Comunidad Económica Europea ha logrado el status de una Unión Económica, con una moneda común denominada Euro, en sus 15 países miembros.

A diferencia de los Estados Unidos, la UE, consta de diferentes naciones soberanas con diferentes idiomas, aduanas y tradiciones.

Los acuerdos comerciales preferenciales descritos, representan varios grados de integración económica. Estos acuerdos comerciales comienzan con el grado más bajo de integración económica, es decir el Club de Comercio Preferencial, que avanza progresivamente hacia estadios más altos hasta el más completo grado de integración económica, la Unión Económica.

1.2 CONCEPTO DE TRATADO DE LIBRE COMERCIO

El Tratado de Libre Comercio; es aquel que prevé la eliminación de todas las tasas arancelarias, en un período de transición, sobre los bienes que sean originarios de los países signatarios o adscritos a dicho Tratado.

Para determinar cuáles bienes son susceptibles de recibir trato arancelario preferencial, son necesarias reglas de origen. Estas disposiciones sobre reglas de origen, contenidas en el Tratado, están diseñadas para:

- Asegurar que las ventajas del TLC, se otorguen solo a bienes producidos en la región de los países adscritos y no bienes que se elaboren total o en su mayor parte en otros países.

- Establecer reglas claras y obtener resultados previsibles.

- Reducir los obstáculos administrativos para los exportadores, importadores y productores, que realicen actividades comerciales en el marco del TLC.

Puede decirse además que es aquel que incorpora el principio fundamental de trato nacional del GATT, en donde los bienes importados a un país miembro, de otro de ellos, no serán objeto de discriminación, por tanto, este compromiso se extiende también a las disposiciones provinciales y estatales.

Son instrumentos adicionales para fortalecer las economías de los países, ya que no se obtienen beneficios espectaculares a corto plazo, pero dan seguridad a nuevas inversiones y tener mayor capacidad para competir hacia otros mercados del mundo, en donde también se definen reglas en temas que actualmente están cobrando interés y que tienen relevancia en el ámbito económico, estos temas son:

a) Inversiones
b) Propiedad intelectual
c) Servicios
d) Medio ambiente
e) Derechos laborales

Los que a continuación se explican:

a) INVERSIONES:

Se hace necesario, establecer un acuerdo marco sobre inversiones a nivel regional, que contenga los principios básicos que deben regular las inversiones, tales como: trato nacional, trato de nación más favorecida, seguridad jurídica, exigencias de desempeño, procedimiento de registro nacional, grado de para la remisión del capital y utilidades, modo y proporción de participación en empresas nacionales, sectores económicos de inversión y tratamiento tributario. (11)

b) PROPIEDAD INTELECTUAL:

El TLC establece obligaciones sustanciales relativas a la propiedad intelectual, las cuales se fundamentan en el trabajo realizado por el GATT y los convenios internacionales más importantes sobre la materia. Cada país protegerá adecuada y efectivamente los derechos de propiedad intelectual con base en el principio de trato nacional, y asegurará el cumplimiento efectivo de estos derechos, tanto a nivel nacional como en las fronteras.

El Tratado define compromisos específicos sobre la protección de:

* derechos de autor, incluyendo los fonogramas,
* patentes,
* marcas,
* derechos de los obtentores de vegetales,
* diseños industriales,
* secretos industriales,
* circuitos integrados (semiconductores); e
* indicaciones geográficas. (12)

c) SERVICIOS:

El comercio de servicios reviste cada día más importancia, estimándose que solamente su comercio transfronterizo a nivel mundial asciende a mil millones de dólares al año, lo que pone en evidencia la importancia de adecuar la legislación relacionada a los principios básicos que en este tema se aprobó en la Ronda de Uruguay y que incluyen el trato nacional, trato de la nación más favorecida, transparencia y liberalización progresiva. (13)

d) MEDIO AMBIENTE:

Con el apoyo de la Fundación Ford, la Secretaría de Integración Centroamericana (SIECA) (14), ha dado inicio a un proyecto de apoyo a la Capacidad Técnica de la SIECA para el fortalecimiento del Proceso del Desarrollo Sostenible que se orientará a desarrollar una capacidad de análisis respecto al vínculo entre las políticas ambientales y las políticas económicas, en una relación directa con el tema del comercio y establecer una etapa inicial, el proyecto evaluará el marco institucional y legal regional e internacional, para proceder, en una segunda etapa, a la realización de estudios específicos, actividades de consulta y capacitación.

e) DERECHOS LABORALES:

En este sentido, México, Estados Unidos y Canadá abrieron nuevos caminos en enero de 1994 cuando pusieron en vigor un acuerdo paralelo de derechos laborales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC). Con el nombre oficial de Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte (ACLAN), el acuerdo paralelo existe para promover lo que los signatarios denominaron su “resolución de proteger, intensificar y poner en vigor los derechos básicos de los trabajadores”. Las normas de derechos laborales no habían estado nunca antes tan explícitamente incluidas en el marco de trabajo de un pacto comercial. Sin embargo, mientras en el papel se apoya decididamente los derechos laborales, el nuevo acuerdo, que prácticamente no se ha puesto a prueba, ofrece mecanismos débiles para garantizar el respeto a estos derechos.

Los signatarios del ACLAN aceptaron voluntariamente que las otras Partes revisaran sus prácticas en materia de derechos laborales, a través de entidades en cada uno de los países, denominadas Oficina Administrativa Nacional (OAN). La OAN de Estados Unidos, parte del Departamento de Trabajo, puede recibir casos de México y Canadá. Los tres peticionarios del presente caso se unieron para cuestionar tres violaciones del ACLAN por parte de México, relacionadas con la libertad de asociación y la imparcialidad de los tribunales laborales. La petición, que constituye el apéndice de este informe, también sostiene que las violaciones forman parte de un modelo de conducta en México por el cual se utilizan las leyes y las estructuras de sindicatos pro-gubernamentales para inhibir la actividad sindical independiente. (15)

1.2.1 CARACTERÍSTICAS

A continuación se presentan las principales características del TLC:

* Propugna por la aplicación de un reglamento uniforme que asegure la aplicación, administración e interpretación congruente de las reglas de origen.

* Promueve el intercambio cultural y social, que da paso al comercio internacional.

* Establece reglas relativas a los aranceles y otros cargos, así como a restricciones cuantitativas entre los cuales se encuentran: cuotas, licencias y permisos, requisitos de precios a importaciones y exportaciones, que regirán el comercio de bienes.

* Mejora y hace más seguro el acceso a los mercados de los bienes que se produzcan y comercien en la región de América del Norte.

* Establece reglas para la devolución de aranceles o programas de devolución o exención de aranceles; en los materiales que sean utilizados en la producción de bienes que subsecuentemente, se exporten a otro país miembro del TLC.

* Elimina las prohibiciones y restricciones cuantitativas, tales como cuotas o permisos de importación, que se aplican en fronteras, sin embargo, cada país miembro se reserva el derecho de imponer restricciones en fronteras limitadas, para la protección de la vida o salud humana, animal, vegetal o del medio ambiente.

* Impulsa a los tres países, a utilizar las normas internacionales relevantes para el desarrollo de sus medidas sanitarias y fitosanitarias, que permitan a cada uno de ellos, adoptar medidas más estrictas cuando lo consideren necesario, para alcanzar los niveles de protección.

* Impulsa la producción de bienes susceptibles de demanda en los mercados externos.

* Permite conocer la calidad de los bienes que se producen en un país diferente al de su origen.

* Genera la obtención de ingresos por parte del país que realiza el intercambio.

1.2.2 INTERPRETACIÓN

Cada país ratifica sus respectivos derechos y obligaciones derivados del GATT y de otros convenios internacionales. Para efectos de interpretación en caso de conflicto, se establece que prevalecerán las disposiciones del Tratado sobre las de otros convenios, aunque existen excepciones a esta regla general. Por ejemplo, las disposiciones en materia comercial de algunos convenios ambientales prevalecerán sobre el TLC, de conformidad con el requisito de minimizar la incompatibilidad de estos convenios con el TLC.

En las disposiciones iniciales se establece también, la regla general relativa a la aplicación del Tratado, en los diferentes niveles de gobierno de cada país. Asimismo, se establecen principios generales que se emplean en el Tratado, a fin de asegurar uniformidad y congruencia en su interpretación.

En relación a los principios que rigen a los bienes originarios, el TLC, contiene una disposición similar a la existente en el Acuerdo de Libre Comercio entre Canadá y Estados Unidos (ALC), que permite considerar los bienes como originarios, cuando el bien terminado se designe específicamente en la misma sub-partida arancelaria que sus componentes y cumpla con el requisito de contenido regional.

Una cláusula de minimis, evita que los bienes pierdan la posibilidad de recibir trato preferencial por el sólo hecho de contener cantidades muy reducidas de materiales “no originarios”. Conforme a esta cláusula, un bien que en otras circunstancias no cumpla con una regla de origen específica, se considera originario de la región, cuando el valor de los materiales ajenos a ésta, no exceda el siete por ciento del precio o del costo total del bien.

2.3 OBJETIVOS

Las disposiciones iniciales del TLC, establecen formalmente una zona de libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, de conformidad con el GATT. Estas disposiciones proveen las reglas y los principios básicos que regirán el funcionamiento del Tratado y los objetivos en que se fundará la interpretación de sus disposiciones.

Bajo este contexto, los objetivos del Tratado son:

* Eliminar barreras al comercio.

* Promover condiciones para una competencia justa.

* Incrementar las oportunidades de inversión.

* Proporcionar protección adecuada a los derechos de propiedad intelectual.

* Establecer procedimientos efectivos para la aplicación del Tratado y la solución de controversias.

* Fomentar la cooperación trilateral, regional y multilateral.

Los países miembros del TLC lograrán estos objetivos mediante el cumplimiento de los principios y reglas del Tratado, como los de trato nacional, de nación más favorecida y transparencia en los procedimientos.

1.2.4 RAZONES PARA FIRMARLOS

Los procesos de integración están impactando fuertemente las políticas nacionales. Principalmente porque el ámbito de los mercados coinciden cada vez menos con el territorio de jurisdicción de los Estados. Este dato está rompiendo la división neta tradicional entre políticas nacionales y política internacional. Cada vez existen menos políticas nacionales que no están forzadas a tomar en consideración los intereses de otros países con los que se mantienen o aspira a mantener relaciones continuadas e importantes. Las políticas y la normativa referente a aspectos tales como la competencia, las sociedades mercantiles, los estándares de producción, la seguridad de los trabajadores, la regulación y supervisión de las entidades financieras, la protección del medio ambiente, el sistema tributario, o el régimen de garantías frente a las decisiones administrativas, entre otras, ya no son aspectos que pueden decidirse sólo en base a las preferencias de los ciudadanos y de sus instituciones políticas nacionales, sin considerar sus efectos o impacto sobre las demás naciones. De hecho estos aspectos, aunque en medida diversa, han tenido que ser considerados en las negociaciones para avanzar a los acuerdos que se han llevado a cabo hasta los últimos días.

Debido a lo anteriormente expuesto, se trae a colación que una nación por sí sola, no puede obtener ningún impacto a nivel internacional, sobre todo cuando se refiere a naciones como las de América Latina. Para este hecho se forman bloques, en lo económico, político, cultural, etc., para obtener ese impacto que tanto desean éstas. Por consiguiente, estos surgen como procesos de integración a nivel regional, los cuales buscan unificar políticas y su mayor objetivo es lograr una simetría en ellas y en conjunto, insertarse en el comercio mundial como bloque.

Por tanto existen muchas razones por las cuales se hace necesaria la firma de Tratados de Libre Comercio, dichas razones son las siguientes:

1. Porque al firmar un Tratado de Libre Comercio, se reafirman los lazos especiales de amistad y cooperación entre sus naciones.

2. Se contribuye al desarrollo armónico, a la expansión del comercio mundial y se amplía además, la cooperación internacional.

3. Se crea un mercado más extenso y seguro para los bienes y los servicios producidos en sus territorios.

4. Se reducen las distorsiones en el comercio.

5. Se establecen reglas claras y de beneficio mutuo para el intercambio comercial.

6. Asegura un marco comercial previsible para la planeación de las actividades productivas y de la inversión.

7. Desarrolla sus respectivos derechos y obligaciones derivados del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, así como de otros instrumentos bilaterales y multilaterales de cooperación.

8. Fortalece la competitividad de sus empresas en los mercados mundiales.

9. Brinda aliento a la innovación, la creatividad y fomenta el comercio de bienes y servicios que estén protegidos por derechos de propiedad intelectual.

10. Crea nuevas oportunidades de empleo, mejorando las condiciones laborales y los niveles de vida en sus respectivos territorios.

11. Promueve el desarrollo sostenible.

12. Preserva su capacidad para salvaguardar el bienestar público.

13. Protege y hace efectivos los derechos fundamentales de sus trabajadores.

CONCLUSIÓN

Para concluir el presente capítulo se hace referencia, que para lograr un beneficio colectivo, es necesario una unificación de políticas, debido a que la internacionalización que se enfrenta, procede de la revolución tecnológica sin precedentes que se está viviendo, ha reducido enormemente el costo de la circulación de las mercancías, el dinero las personas y la información. El mundo se ha hecho más pequeño, el descubrimiento de oportunidades en el exterior se ha hecho mucho más fácil, pero pocas de estas oportunidades hubieran podido materializarse si los Estados no hubieran cambiado sus actitudes tradicionales. En efecto, los Estados han tratado históricamente al comercio internacional con poca seriedad, las libertades económicas de producción e intercambio se garantizaban, a lo máximo, en el propio mercado nacional.

Por tanto en la actualidad y lo cual se resume en este capítulo, es la importancia que trae consigo la integración y por consiguiente la firma de Tratados que faciliten el libre tránsito de los medios de producción, y que por el momento están incompletos, pero cuyo objetivo es que las políticas de los Estados, en vez de afectar a otros coadyuven al desarrollo y bienestar de los mismos.
CITAS BIBLIOGRÁFICAS DEL CAPÍTULO I

(1) Una estrategia es global, en la medida en que esté integrada entre varios planes.
(2) De aquí en adelante ZLC.
(3) Balassa, Bela. Integración de América Latina. Fondo de Cultura Económica. 1964.
(4) Dell. Sidney. Bloques de comercio y Mercados Comunes. Fondo de Cultura Económica. México 1965.
(5) Ídem. Pág. 3.
(6) Villagram Krámer, Francisco. El Derecho y la integración económica regional. Revista de Ciencias Jurídicas y Sociales. Tomo X. Enero-junio, 1969.
(7) Chacholiades, Miltiades. Economía Internacional. Editorial Calipso, S.A. México 1998. Págs. No. 20-27.
(8) De aquí en adelante EFTA.
(9) De aquí en adelante UE.
(10) Ibíd. Pág. 6.
(11) http:/www.iigov.org/pnud/bibliote/bib10015.htm. Los nuevos temas de la Agenda de Integración.
(12) http://www.nafta.net/tlc20.htm. Última versión: 21/10/95. Comentarios: naftanet@nafta.net.
(13) ÍDEM. Cita No. 12.
(14) De aquí en adelante SIECA.
(15) http://www.derechos laborales.com
CAPÍTULO II

1. ECONOMÍA POLÍTICA: TEORÍAS ECONÓMICAS Y CAMBIOS DE ORDEN MUNDIAL

Los países no pueden aislarse en forma más efectiva de lo que pueden los individuos, cada país tiende a especializarse en la producción de aquellos bienes que puede producir en forma más barata que otros, y luego intercambian sus excedentes. Esta interacción permite la división internacional del trabajo que hace posible a las naciones, consumir más bienes y servicios.

De la misma forma en que la división del trabajo (la especialización entre naciones), de una economía cerrada, aumenta el nivel de vida de todos sus residentes, la división internacional del trabajo (especialización entre naciones), aumenta los beneficios a nivel interno de todos los países. Además, es de esta manera en que la especialización dentro de una economía cerrada, necesariamente implica comercio doméstico y no puede ocurrir sin él, la especialización internacional necesariamente implica comercio internacional y no puede ocurrir sin él.

Dadas las ganancias mutuas del comercio, se esperaría que el flujo de bienes comerciales a través de las fronteras estuviera exento de la interferencia gubernamental, lo que significa la reducción de la intervención Estatal. Sin embargo, por siglos, las naciones del mundo han impedido el libre flujo del comercio internacional por medio de aranceles, cuotas, reglas técnicas o administrativas, procedimientos y control de cambios. En general, esas políticas están influidas por consideraciones políticas, económicas y sociológicas y reducen el bienestar y eficiencia mundial.

Conscientes de la existencia e importancia de las ganancias del comercio, a menudo las naciones tienden a liberalizar el comercio internacional, existiendo al respecto dos enfoques: El primero en el campo internacional y el segundo en el regional.

El primer enfoque implica la existencia de conferencias y juntas internacionales económicas, auspiciadas por el GATT, tales como la Ronda Kennedy, Ronda Tokyo y recientemente, la Ronda Uruguay, en cuyos acuerdos, se creó la Organización Mundial de Comercio (OMC), los acuerdos que fueran firmados el 15 de abril de 1994 en Marraquesh (Marruecos), siete años y medio después del lanzamiento de ese largo ciclo comercial en Punta del Este, Uruguay. Los acuerdos de la Ronda Uruguay, comprenden tres sectores de liberalización del comercio internacional: las mercancías (incluidos los productos industriales, la agricultura y los textiles), los servicios y la propiedad intelectual (patentes, marcas derechos de autor, indicaciones geográficas, etc.) Esos acuerdos preveían calendarios para nuevas negociaciones sobre ciertos temas, entre ellos: la agricultura y los servicios en el año 2000, temas que se incluirán en las negociaciones del “Ciclo del Milenio”, que se abrirá como resultado de la Conferencia Ministerial de Seattle, (30 de noviembre al 3 de diciembre de 1999), cuyo propósitos es reducir las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio internacional.

El segundo enfoque, el regional: implica acuerdos entre un número reducido de naciones, tales como la CEE, hoy UE, enmarcándose en promover el libre comercio entre sí, mientras que mantiene barreras al comercio con el resto del mundo.

En el contexto, de acuerdo al panorama anterior, se desarrollará el presente capítulo, enfatizando que el surgimiento de la economía política, deriva de la coexistencia paralela e interacción mutua entre el Estado y el mercado, en el mundo moderno, aunque ambas categorías tienen existencia independiente, una lógica propia e interactúan entre sí, que mientras las fuerzas del mercado, en sus formas de comercio, dinero e inversiones extranjeras, tienden a pasar las fronteras nacionales, a fin de escapar al control político e integrar a grandes espacios económicos, la tendencia del gobierno es restringir, encauzar y hacer que las actividades económicas sirvan a los intereses políticos del Estado y a los grupos de poder asociados a él. La lógica del mercado lleva a las actividades económicas a radicarse donde ellas sean más productivas y provechosas; en cambio, la lógica del Estado tiende a captar y controlar el proceso de crecimiento económico y acumulación de capital.

Existen diferencias conceptuales sobre la naturaleza de la relación entre los asuntos económicos y políticos, pero es posible identificar muchas posiciones y casi todas pueden integrarse en alguna de las tres perspectivas ideológicas o escuelas de pensamiento opuestas que son: el liberalismo, el nacionalismo y el marxismo; ideologías económico-políticas, que aún permanecen vigentes al final del siglo XX y que definen las posiciones en conflicto que tienen los individuos, respecto a las implicaciones del sistema de mercado para la sociedad, tanto en el plano nacional como internacional y que son el centro de intensas polémicas.

Se hará un planteamiento sobre la globalización económica, entendiendo por tal, la creación de un mercado mundial en el que circulan libremente los capitales: financieros, comerciales y productivos. Se trata de la eliminación de todas las trabas que los diferentes países ponen a la entrada de tales capitales provenientes del extranjero. Las fases del proceso de globalización, el Nuevo Orden Económico Internacional (NOEI), en el cambiante escenario mundial, los acontecimientos más importantes y significativos de dicho Orden.

Se abordarán los antecedentes de lo que se denomina Tratado de Libre Comercio (TLC), como una vista panorámica de dicho Tratado preferencial comercial.

Se tratará de desarrollar el marco global de las negociaciones del TLC norteamericano, y el Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras), qué implicaciones trae para esta región y cuáles se visualizan para los Estados Unidos.

Al hablar de economía política, se dice que esta es el resultado de la interacción mutua del Estado y el mercado, en el mundo moderno. Sin la existencia tanto del Estado como del mercado no podría haber economía política. En ausencia del Estado, el mecanismo de los precios y las fuerzas del mercado determinarían el resultado de las actividades económicas; sería el mundo exclusivo del economista. En ausencia del mercado, el Estado o sus equivalentes distribuirían los recursos económicos; sería el mundo exclusivo del especialista en ciencias políticas. (16)

2.1 EL LIBERALISMO

Esta doctrina, es aquella mantenida por la alta burguesía en primer término, y en general por toda la burguesía; comercial e industrial, como nueva clase social emergente que impulsó estas transformaciones fundamentándolas en el derecho natural:

Libertad, tolerancia, responsabilidad, justicia social e igualdad. Estos son, indudablemente, los principios básicos de una sociedad civilizada y constituyen, también, los valores centrales del Liberalismo. No fue casualidad que apreciaran ordenados por primera vez en el Manifiesto Liberal, lanzado al mundo por el primer Congreso de la Internacional Liberal celebrado en Oxford en 1947, con la participación de 19 países; y en una época en que un socialismo autoritario aún cuestionaba los principios democráticos hoy casi universalmente admitidos.

Ahora, cincuenta años más tarde, la misma Internacional Liberal ya con un importante número de asociados de los cinco continentes se reúne para debatir las respuestas liberales a los problemas a los que hoy se enfrentan y a las oportunidades que se ofrecen. Inspirados por los fundadores que hace 50 años supieron dar una respuesta a los ideales de quienes creían en el individuo y en la sociedad civil abierta, se trata ahora de alumbrar el Manifiesto Liberal para el siglo XXI, cuyos principios resulten eficaces para encarar los retos de las décadas venideras respetando siempre, como fórmula mágica, un cuidadoso equilibrio entre respeto a los derechos humanos, sociedad civil fuerte y abierta, mercado libre y estado democrático.

Es también, necesario encontrar los puntos de equilibrio entre la necesidad de mantener un mercado global abierto y la de evitar que siga creciendo la distancia entre países ricos y países pobres; entre el indiscutible derecho a la vida y la superpoblación que provoca la pobreza y la degradación del medio ambiente; entre la expansión del mercado y la sobreexplotación de los recursos naturales; entre el derecho inalienable a buscar una vida mejor, y la necesidad de preservar la paz social. Son retos que demandan dosis especiales de imaginación y generosidad. (17)

Esta teoría o doctrina presenta muchas características entre las cuales se pueden mencionar:

- La libertad personal como principio supremo: que no es más que la libertad de expresión y prensa, el derecho a la propiedad privada y el derecho a la igualdad.

- Limitación de la autoridad real: constituciones, separación de poderes.

- La libertad económica: El Estado no debe de intervenir.

La doctrina liberal como cuerpo de doctrina económica, en su conjunto parte de la libre iniciativa individual, movida por el deseo de lucro, de la libre competencia entre una multitud de empresas como reguladora de la producción y de los precios de la libre elección de la actividad económica de trabajo y del libre juego de las leyes económicas naturales o leyes de mercado.

2.2 EL SOCIALISMO

Esta otra corriente económica, de origen marxista, no puede desligarse de la globalización como una contradicción y la cual la formará parte de su transición posterior a su decadencia.

La corriente socialista o marxista se toma en cuenta debido a que en la vida económica, desde el punto de vista de algunos teóricos, los cuales se citarán posteriormente, dejan muy en claro la transición que experimentará el mundo globalizado, por ello tampoco debe de excluirse de este tema la corriente capitalista, su rol dentro de la política económica como impulso a dicho ámbito y las consecuencias que ha significado.

Al igual que el liberalismo, el marxismo ha evolucionado significativamente, a pesar de que Marx entendía al capitalismo como una economía global, no desarrolló un conjunto sistemático de ideas sobre las relaciones internacionales.

Solamente el marxismo y el capitalismo pueden proveer las bases para un análisis científico para la globalización y sus implicaciones. Es importante señalar, que el marxismo ubica al problema económico, la producción y distribución de la riqueza material, como idea central de la vida política, mientras los liberales tienden a ignorar el tema de la distribución de la riqueza. De igual manera en el socialismo se centran más que todo, en los efectos internos e internacionales de la economía de mercado y en la distribución de la riqueza. Ve principalmente la manera en que las reglas o regímenes que gobiernan el comercio, la inversión y otras relaciones económicas internacionales, afectan la distribución de la riqueza entre los grupos y los estados.

El conflicto entre las demandas de universalidad y el particularismo conectado con la propiedad privada y la ganancia, la colisión entre el desarrollo histórico mundial en curso y las barreras del Estado Nacional, se convierte en la ley y en la fuerza motriz de la declinación del capitalismo y de la transición hacia el socialismo mundial, es decir, hacia una sociedad comunista sin clases.

Se llegará en un futuro al punto que el capitalismo culminará y a su vez dará paso a un sistema en el cual la propiedad privada de los medios de producción y la existencia del trabajo asalariado se transformará en un modo socializado, en donde todo las personas tengan acceso a dichos medios y en donde el trabajo no sea desvirtuado, convirtiéndolo ya no más en una mercancía sujeta al mecanismo de precios, sino que estos dos elementos fundamentales sean vistos como responsables de su naturaleza dinámica y se participan en el sistema económico socialista, convirtiéndolo en el más productivo.

2.3 LA GLOBALIZACIÓN

La globalización es el despliegue de las contradicciones del capital hasta el punto donde encuentra sus propios límites. El hecho de que la globalización hoy es esencialmente la sobre expansión del capital financiero a expensas del capital productivo, pone de manifiesto estos límites en la forma de crisis de sobre acumulación.

Para que la globalización se lleve a cabo es necesario, enfrentar lo que es la globalización de capital con la de lucha de clases, con prácticas políticas, una estrategia y una organización internacional e internacionalista.

En la época imperialista de la decadencia capitalista, la globalización, en otras palabras es el carácter mundial de las fuerzas productivas modernas, de la vida económica, de la política y de la cultura, se vuelven dominantes.

El proceso de globalización ha pasado hasta el momento por tres fases muy importantes:

1. Primera fase: desde fines del siglo XIX hasta 1914, corresponde a la emergencia del imperialismo y la denominación del capital. Dicha fase ha conducido al agudizamiento de las contradicciones internacionales, a la guerra mundial, la ruptura de la cadena internacional del imperialismo en el punto o eslabón más débil, Rusia en 1917, que inició la primera ola de revoluciones proletarias en Europa, con el comienzo de la época de la revolución socialista mundial.

2. Segunda fase: Se dio en el marco de Bretton Woods, hasta su colapso en 1971, que ligó a todas las partes de la economía mundial a través del dólar norteamericano en una paridad fija con el oro.

Además se formó una estructura de crédito internacional, para financiar la inversión y la acumulación expandida de capital en un momento sin precedentes. Pero fue esta expansión la que finalmente se convirtió en una crisis sin precedentes de superproducción de capital.

3. Tercera fase: En esta fase, se intensificaron todas las presiones sobre la economía de transición soviética, llegando como resultado del colapso sucedido en la segunda fase, comenzó con desregulación y liberalización del movimiento de capital en los mercados financieros en 1979 y el cual continúa hasta estos días.

2.4 EL NUEVO ORDEN ECONÓMICO INTERNACIONAL (18) (NOEI).

En la actualidad, el orden mundial se encuentra en una etapa de importante mutación. Y aunque este hecho no suponga en sí mismo un elemento novedoso, debe de ser observado cuidadosamente ya que por su mutabilidad; la trascendencia y en especial la rapidez de los cambios que se están produciendo en los últimos años, exigen mucha atención.

Es por ello que se ha considerado un apartado especial en este tema de investigación, haciendo referencia al concepto de NOEI y a su perspectiva histórica, por la magnitud de su papel y porque a esto se debe el que existan actualmente, perspectivas para firmas de TLC y de por sí, en lo que concierne a lo que es el NAFTA.

2.5 CONCEPTO DE NOEI:

Son los múltiples cambios a nivel mundial y los cuales se establece, deben estar basados en el pleno respeto, en primer lugar de la igualdad soberana de los Estados, principio que debe estar acompañado por el reconocimiento de la plena soberanía permanente de los Estados, sobre sus recursos naturales y todas sus actividades económicas.

Por lo demás el NOEI, debe entenderse como una totalidad, una concepción tendiente a revolucionar el accionar internacional, se trata así, de una demanda global que se ha ido concretando sucesivamente en aquellos campos en que las estructuras de dominación y dependencia, eran y son más importantes y esenciales.

Conceptualizados de esta forma los acontecimientos en la comunidad internacional, a lo largo del presente siglo, resulta preciso examinar los cambios históricos y los más recientemente acaecidos en la esfera mundial para tratar primero de determinar su naturaleza y para considerar su incidencia en el orden jurídico internacional.

2.6 PERSPECTIVA HISTÓRICA:

Principales acontecimientos sucedidos y que han dado un nuevo rumbo al NOEI:

a) El 6 y 7 de agosto de 1945, el lanzamiento de bombas atómicas sobre la ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

b) La firma el 26 de junio de 1945 de la Carta de San Francisco.

c) La conclusión de la Segunda Guerra Mundial.

d) El desencadenamiento del proceso de descolonización: Factor determinante en la conformación de la comunidad internacional contemporánea.

e) La caída del Muro de Berlín en 1989.

f) La disolución de Yugoslavia y la seguridad de la zona de influencia de Alemania en Europa Central.

g) El derrumbe del bloque soviético.

h) La desaparición del conflicto Este-Oeste.

En líneas generales, puede indicarse que la conclusión de las guerras mundiales abrió dos períodos caracterizados por la identificación de la paz y de la seguridad internacional, como principios de base del orden jurídico internacional.

Pero a pesar de puntualizar los acontecimientos anteriormente mencionados, y lo cual no resulta muy fácil, se concluye que la palabra incertidumbre sería la más conveniente para identificar el actual escenario internacional, debido a que se encuentra en transición en donde elementos residuales y estructurales del viejo orden aún permanecen, y los que todavía no se encuentran totalmente definidos. Pero se deja en claro que la expresión Nuevo Orden Mundial, no es nueva en la política internacional.

2.7 ANTECEDENTES DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO

La actividad comercial es tan antigua, ya que se inició por medio del cambio o trueque de bienes y servicios; más tarde por medio de un patrón de cambio o una mercancía que sirvió de medio de pago y paridad en las transacciones, en muchas partes fue por animales, piedras y objetos en los cuales el hombre antiguo depositaba su confianza; más tarde, al inventarse la moneda, el hombre se sirvió de ella, como denominador común para poder medir el valor de las cosas, en términos monetarios, los cuales eran de metal oro, en un principio y después de plata, debido a esto recurrió a los títulos de crédito para evitar los inconvenientes ofrecidos por la moneda.

Actualmente, el comercio internacional se ejecuta en los países desarrollados de una forma importante y decisiva, no así en los países subdesarrollados, que se manifiesta a partir del momento que se generaliza entre ellos una toma de conciencia, respecto a la necesidad de romper el círculo vicioso del subdesarrollo y de la dependencia externa en lo que a financiamiento se refiere.

La influencia del proceso de integración económica de Centroamérica, ha jugado un papel muy importante, pues creaba la atmósfera para darle una forma más apegada a los nuevos cambios que se venían gestando, pero que aún en la actualidad no se consigue un panorama claro de lo que es dicha integración.

La integración económica, en la década de los años cincuenta, se presenta en dos aspectos: el bilateralismo y multilateralismo. Ejemplo de ello, el Tratado Bilateral entre El Salvador y Nicaragua, en 1951, hasta la creación del Mercado Común en Nicaragua.

En 1918 se firmó un Tratado Bilateral de Libre Comercio entre El Salvador y Honduras, que garantizaba en un estatuto legal el tipo de relación económica de ambos países.

Las características de estos Tratados son similares y se basan en la conocida teoría de las desventajas aduaneras; que consiste en la imposición de principios diferentes, la creación de libre comercio entre dos países.

El primer Tratado multilateral de libre comercio e integración económica, se firmó en Tegucigalpa en 1958, al mismo tiempo que el comercio sobre el régimen de industrias centroamericanas de integración. Dicho Tratado entró en vigencia el 2 de junio de 1959, después de las ratificaciones legislativas de Guatemala, El Salvador y Nicaragua. (19)

El 27 de diciembre de 1984, se suscribió el Convenio sobre el Régimen Arancelario y Aduanero Centroamericano, entre los gobiernos de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, convencidos de que el proceso de integración económica es un instrumento eficaz para impulsar el desarrollo económico y social de los países centroamericanos y de que sus beneficios deben favorecer a todos los sectores de la población; teniendo en cuenta que existe amplio consenso en los países centroamericanos, sobre la necesidad de reajustar y orientar el proceso de integración económica, para convertirlo en un auténtico instrumento y factor del desarrollo económico de la región, conscientes, además, que las condiciones económicas y sociales de Centroamérica, han experimentado profundas transformaciones, que requieren de un nuevo esquema que permita a los países signatarios, adaptarse con la flexibilidad y oportunidad necesaria, a las circunstancias cambiantes; por lo tanto suscriben un convenio sobre el Régimen Arancelario y aduanero Centroamericano. (20)

En la década de los ochentas, fueron firmados los convenios para la cooperación entre El Salvador y Colombia, en las áreas económica, comercial, educativa, técnica, científica, cultural y de turismo, su ratificación se llevó a cabo el 25 y 26 de febrero de 1994. (21)

El 12 de febrero de 1994, se cumplió un año de firmado un acuerdo de libre comercio, suscrito entre Centroamérica, Colombia y Venezuela. Sin embargo un año después, aun quedaron puntos sin negociar, lo que impidió la entrada en vigencia del libre comercio con Sudamérica.

En el caso de México, se negoció de una forma multilateral, en el año de 1992, un Acuerdo de Libre Comercio con Centroamérica, pero con base en consultas bilaterales con cada país debido a diferencias económicas que prevalecen en la región. (22)

Durante casi tres décadas, tales países inspiraron sus políticas de desarrollo en un común denominador constituido por una profunda desconfianza al libre juego de las fuerzas del mercado, por una generalizada intervención estatal, prácticamente la mayoría de las esferas de la vida económica y por un modelo de sustitución de importaciones, altamente proteccionistas, como medio para promover el crecimiento hacia adentro. Aunque los países signatarios, obtuvieron progresos notables con la aplicación de estas políticas.

Hoy en día se piensa la puerta más acertada y posible de abrir hacia un TLC con Norteamérica, es a través de México, por supuesto si se logran Acuerdos con este país, lo cual dará paso a la inserción a un mercado mundial, que se espera traerá consigo múltiples beneficios tanto económicos como sociales, que son los fines fundamentales a la hora de suscribir Acuerdos.

En El Salvador, su objetivo es reducir el alto grado de dependencia de los recursos externos en forma de donación, alcanzando así un desarrollo dinámico de la base exportable y creando condiciones propicias para estimular la inversión extranjera en todas las áreas.

En consecuencia ambos países unilateralmente, implementaron reformas significativas a su política comercial, en agosto de 1986, México se integró al GATT, mientras que El Salvador en diciembre de 1990, desarrolló programas de estabilización y ajuste estructural con el apoyo del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Además pusieron en marcha políticas de promoción de exportaciones no tradicionales, de atracción de la inversión extranjera y de reducción del papel del Estado en la economía.

El resultado global, es que los regímenes de comercio exterior sean substancialmente liberalizados, transformando dos economías altamente proteccionistas, en dos economías en proceso gradual de liberalización en un corto período de tiempo. Esto ha traído importantes cambio, aunque de diferente envergadura, en ambas economías. La estructura de incentivos de precios ha sido reorientada y, distorsiones, anti exportadoras, eliminadas, mejorando la eficiencia microeconómica. Es decir que la base exportable se ha diversificado y las exportaciones van tomando un nuevo rumbo.

2.8 GENERALIDADES

El 12 de agosto de 1992, Canadá, México y los Estados Unidos, finalizaron negociaciones sobre el TLC. El Tratado, estaba sujeto a los procedimientos de aprobación interna en cada país y fue en los Estados Unidos, donde enfrentó mayor oposición, sin embargo, el Congreso de los Estados Unidos aprobó el TLC y entró en efecto el 1 de enero de 1994. El Tratado establece además, un Área de Libre Comercio entre Canadá, México y los Estados Unidos, consistente con el GATT.

Los objetivos generales del Tratado son eliminar las barreras al comercio; promover condiciones de competencia justa; aumentar las oportunidades de inversión; proporcionar cooperación adecuada para los derechos de propiedad intelectual; establecer procedimientos para la ejecución y aplicación del Tratado, para la resolución de disputas; proporcionar cooperación trilateral, regional y multilateral.

Algunas de las áreas cubiertas por el TLC son:

Una de las principales visiones del Tratado es eliminar por un período de transición, las tarifas aplicables a bienes provenientes de Canadá, México y los Estados Unidos. Para la mayoría de los bienes, las tarifas serán eliminadas ya sea inmediatamente o por etapas de cinco o diez años. Para los productos sensitivos, el período es de 15 años. En relación a textiles y ropa, los tres países eliminarán inmediatamente o por etapas por un período no mayor de diez años sus impuestos aduanales sobre textiles y ropa, manufacturados en Norteamérica, que se ajustan a las reglas de origen del TLC. Para la mayoría de los productos, la regla de origen es que los textiles y ropa, deben ser hechos con hilos provenientes de un país miembro del TLC, a fin de beneficiarse del Tratado. Además, los Estados Unidos, eliminarán inmediatamente las cuotas de importación de los bienes producidos en México y gradualmente irán eliminando las cuotas de textiles y ropa de México que no se ajusten a dichas reglas.

En el sector automotriz, el TLC eliminará barreras comerciales para automóviles y repuestos norteamericanos, también eliminará restricciones de inversión durante un período de transición de diez años. Sin embargo, algunas reglas de origen también se aplican a productos en este sector y los bienes automotrices deben contener un porcentaje específico de productos norteamericanos.

Otro sector cubierto por el TLC, es la energía y los petroquímicos básicos, incluye lo que es: gas, productos refinados, petroquímicos básicos, carbón, electricidad y energía nuclear. De acuerdo con el TLC, un país no puede imponer requerimientos de precios mínimos o máximos a la importación o exportación, además ningún país puede aplicar impuestos, derechos o cargos en la exportación de energía o petroquímicos básicos, a menos que tal impuesto, derecho o cargo sea aplicado a los bienes consumidos internamente. En lo que a inversiones se refiere el TLC, abre el sector de energía mexicano a empresas de los Estados Unidos y de Canadá.

Una de las áreas más discutidas y sensibles en el Tratado es la del sector agrícola:

Se estableció dentro del Tratado, compromisos bilaterales, separados para el comercio de productos agrícolas entre fronteras. Un compromiso entre Canadá y México, y el otro entre México y los Estados Unidos. Canadá y México eliminan todas las barreras tarifarias y no tarifarias aplicables al comercio agrícola, con la excepción de productos derivados de la leche, huevos y azúcar. Canadá también exonera a México de restricciones de importación de trigo, cebada y sus productos, carne y margarina.

El TLC abarca también el comercio de servicios que incluye un componente importante, que es el establecimiento de una regla de trato nacional, la que normalmente se aplica a bienes.

Según esta regla, cada país miembro del TLC, debe tratar a los proveedores de los servicios, provenientes de los países miembros del TLC en la misma forma que trata a sus propios proveedores. Hay excepciones, sin embargo, en el comercio de servicios, ya que estas reglas no se aplican a algunas áreas, incluyendo adquisición gubernamental, subsidios, servicios financieros y servicios relacionados con la energía. También constituyen excepción la mayoría de servicios aéreos, telecomunicaciones básicas, servicios sociales proporcionados por el gobierno y la industria marítima.

En relación a los servicios financieros, el TLC provee trato nacional a la banca, seguros y operaciones de seguridad así como a otros tipos de servicios financieros. México permitirá que empresas financieras de otros países miembros del TLC establezcan instituciones financieras en ese país, sujetas a los límites en acciones del mercado. Por el contrario, los Estados Unidos no cambiarán significativa mente sus reglamentos actuales, en lo que se refiere a la banca y empresas financieras.

Uno de los aspectos que es importante mencionar y que forma un elemento indispensable dentro del TLC, es que éste Tratado no crea un mercado común para el libre movimiento de mano de obra. Cada país permanece con el derecho de aplicar sus propias políticas de inmigración y proteger la seguridad de su frontera.

En lo que al ingreso temporal de comerciante se refiere, en el marco del Tratado se pueden distinguir las diferentes categorías:

- Visitantes comerciantes.
- Comerciantes e inversionistas
- Transferencias inter empresariales
- Algunas categorías de profesionales.

También el TLC incluye la eliminación de algunas barreras a la inversión, como por ejemplo, de acuerdo con el Tratado, Canadá, México y los Estados Unidos deben garantizar a los inversionistas del TLC el trato nacional, es decir, cada país debe tratar a los inversionistas miembros del TLC, igual que a sus propios inversionistas, además no deben de imponer requerimientos de actuación en las inversiones. (23)

Dentro del Tratado se incluyen también los derechos de propiedad intelectual los que se explicarán a grandes rasgos, por haber sido tomados en cuenta anteriormente. (24)

En el TLC se hace mención a características de salvaguarda, que permiten a los países miembros efectuar acciones para proteger sus industrias que pueden ser afectadas negativamente por el aumento de importaciones. Un país miembro del TLC puede suspender temporalmente la eliminación de un impuesto que se acordó con anterioridad o establecer la tarifa previa al Tratado si se considera que la industria interna está siendo amenazada, sin embargo, la acción de salvaguarda puede tomarse una sola vez y por un período máximo de tres años. Un país puede continuar con la acción de salvaguarda durante un cuarto año si el bien es extremadamente sensitivo.

Por otro lado, el TLC será implementado a través de una Comisión de Comercio, integrada por ministros o funcionarios a nivel de gabinete de cada país y una Secretaría que atiende a la Comisión. Dentro de las responsabilidades de la Comisión está; la de resolver disputas, pero si la Comisión no puede solucionarlas serán dadas a conocer a un panel del TLC. El Tratado también incluye un apartado, para que cualquier otro país o grupo de países sean admitidos, dentro del TLC siempre que los países miembros, estén de acuerdo.

Todo lo anteriormente planteado, como un panorama general del TLC, es solamente eso, un bosquejo debido a que el Tratado es muy extenso pero en lo cual, se ha retomado lo más sobresaliente de él y sobre todo los puntos a los que hacen mayor referencia y pueden tener gran impacto dentro de éste y que debe dejarse plasmado para poder dar paso para continuar en los siguientes puntos.

2.9 LA NEGOCIACIÓN DEL TLC NORTEAMERICANO Y EL TRIÁNGULO NORTE DE CENTROAMÉRICA

El Triángulo Norte de Centroamérica o G-3:

Es un Acuerdo suscrito por los Presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, sobre la apertura del Sistema de Libre Comercio. Con el fin de fortalecer la integración de Centroamérica y de sus habitantes.

Dentro de los aspectos que se incluyen en el Acuerdo, comprenden:

- Facilidades de migración
- Control vehicular
- Aspectos sanitarios
- Facilidades aduanales
- Eliminación de cobros
- Eliminación total de control aduanero
- Facilidades para movimientos de capital
- Mejoramiento de vías de acceso

2.10 IMPLICACIONES DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO PARA CENTROAMÉRICA

La firma del TLC de Norteamérica, presenta oportunidades para Centroamérica, pero por otra parte, puede afectar negativamente las economías de Centroamérica y el Caribe. Lo anterior se trae a colación, debido a que por una parte el TLC, representa un acontecimiento histórico en las relaciones comerciales y que podría mejorar las condiciones de vida de los habitantes de los Estados Unidos, México y Canadá. Más sin embargo, en el caso específico de El Salvador y toda la región Centroamericana y el Caribe, particularmente por la desviación potencial de inversión y comercio en algunas áreas en donde se puede ser competitivo. (25)

De una forma negativa, el TLC puede afectar negativamente la economía de la región centroamericana por las siguientes razones:

1. Porque al insertarse Centroamérica en un TLC norteamericano, los países de esta región se ven frente a economías más desarrolladas y por lo tanto son más competitivas en ciertas áreas, tal es el caso de México, quien obtendrá mayor acceso al mercado de los Estados Unidos, a expensas del Caribe. Las exportaciones de Centroamérica y el Caribe, estarán en desventaja, específicamente en lo que se refiere a textiles y ropa.

2. En segundo lugar, como resultado del TLC, se canalizará mayor inversión hacia México.

3. Además, si Centroamérica exporta productos agrícolas así como textiles y ropa, estos pueden ser afectados negativamente por el TLC, por ejemplo: En el caso del azúcar, Centroamérica puede perder competitividad a mediano plazo, porque tendrá que competir con México en el mercado norteamericano. Otro problema que se visualiza es que la exportación azúcar centroamericana, pueda enfrentar mayores restricciones en el mercado mexicano, debido a la promesa de México de brindar protección a los niveles de los Estados Unidos.

En lo que respecta al sector de textiles y ropa que representa una cuarta parte de las exportaciones de la región a los Estados Unidos, también constituye un riesgo. El TLC, reducirá las tarifas arancelarias para México, en este sector, amenazando por lo tanto la competitividad de las exportaciones del Caribe y Centroamérica, ya que esta última puede perder, además, la oportunidad de inversión extranjera en este sector, puesto que México atraerá mayor inversión con el TLC.

Al eliminarse los impuestos y cuotas de importaciones de México, mejorará la competitividad de los costos relativos de productores mexicanos, en comparación de sus contrapartes en el Caribe y Centroamérica; particularmente en aquellos productos con un amplio componente de costo para su elaboración en el extranjero.

En relación a los productos agrícolas, que desde 1991 la región Centroamérica exportaba a los Estados Unidos, México ha obtenido significativas concesiones tarifarias para muchos productos bajo el TLC. A pesar de que Centroamérica tiene el potencial para producirlos, no los exporta en la actualidad, esto se debe a la aplicación arancelaria que poseen dichos productos en comparación a México.

En este marco, puede hacerse mención de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, ya que a pesar del hecho que este acuerdo es por tiempo indefinido y sobre todo que se trata de una concesión unilateral otorgada a Centroamérica por los Estados Unidos y no un compromiso internacional como lo es el caso del TLC. También el TLC, es mucho más amplio que el CBI, porque trata con barreras no tarifarias. Otro obstáculo a ello, es que México puede atraer mayor inversión, mantener y fortalecer su posición en el mercado estadounidense, después del TLC, en cuanto a productos agrícolas, depende de su habilidad en atraer inversión para mejorar sus exportaciones.

Posteriormente, se resaltará además en este apartado, lo que es la Cuenca del Caribe, ya que tendrá un fuerte impacto, a causa del TLC, mayor que cualquier otra región o país en América Latina, debido a su proximidad geográfica con Norteamérica y a la importancia de los nexos comerciales y de inversión existentes.

Pero, según entrevistas realizadas en la Dirección del Ministerio de Economía, no todo es negativo en lo que respecta a la inserción en el TLC norteamericano, también pueden obtenerse ventajas y para ello mencionaron varias oportunidades u opciones que no deben desperdiciarse y se habló además, de la posición que deben adoptar los países centroamericanos frente al TLC y a continuación se enuncian:

- Ganar la paridad bajo el TLC.
- Hacer cambios y mejoras en las políticas nacionales, para facilitar el acceso de la región al TLC.
- Negociar como una región.

En lo que respecta a la primera opción, la preocupación por su impacto potencial en la economía de Centroamérica, originó la preparación de un proyecto de ley por parte de los Estados Unidos, otorgando a los países de Centroamérica y de la Cuenca del Caribe, paridad con México. El propósito de la legislación es asegurar que la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, no sea afectada en forma adversa por la puesta en marcha del TLC de Norteamérica, y aplicar una vía rápida para aprobar Conveníos de Libre Comercio suscritos entre los Estados Unidos y algunos países de la Cuenca.

El objetivo de esta legislación, trata además de que en Centroamérica se señalen los efectos del TLC y que los países de la Cuenca del Caribe deben trabajar hacia la obtención de la paridad con México bajo el TLC.

En la segunda opción, se menciona como un paso que pueden dar los países centroamericanos, para hacer frente al TLC, realizando mejoras que faciliten el acceso de la región al Tratado, así como ser más competitiva en la economía mundial. Estas mejoras podrían realizarse en áreas tales como: política económica, infraestructura, leyes laborales, derechos de propiedad intelectual y medio ambiente. Que adquieren una urgencia renovada, mientras Centroamérica intenta incorporarse al bloque norteamericano de comercio, estos retos incluyen modernización tecnológica, infraestructura, productividad de la fuerza de trabajo y justa distribución de la riqueza.

Sobre lo relacionado a los derechos laborales, en una de las entrevistas realizadas, se mencionó que no deben tomarse en cuenta, para lo cual es muy importante aclarar que este punto, es uno de los más sensibles dentro de este Tratado, pero se respeta de todas maneras las opiniones aportadas.

Como tercera opción, se menciona que en la era post - TLC, es unirse y formar un frente común en las negociaciones. Se argumenta que además de adquirir la paridad bajo el TLC, Centroamérica necesita negociar como región, argumentando que sólo como una región integrada, Centroamérica podrá brindar un ambiente atractivo para la inversión, producción y competitividad necesaria para el siglo XXI. Dejando claro, que se enmarcan más que todo, en el aspecto que trata sobre inversión para los países Centroamericanos, ya que el sistema económico se sostendrá en ella y los atractivos que se puedan crear.

2.11 IMPLICACIONES DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO PARA LOS ESTADOS UNIDOS

El TLC de Norteamérica, elimina barreras al comercio y brinda oportunidades de inversión a Canadá, México y los Estados Unido, en este último los oponentes al TLC argumentan que este Tratado es una pérdida, ya que no se obtendrán mayores beneficios de ello. Pero por otra parte, los que si están de acuerdo con el Tratado, asumen que los beneficios del TLC, sobrepasarán los costos.

El efecto negativo que más resalta en las opiniones sobre el TLC, es que los trabajos y salarios en los Estados Unidos, están siendo amenazados si se toma en cuenta que los norteamericanos, no pueden competir con la mano de obra barata de México. También se considera que las compañías norteamericanas, trasladarán sus operaciones al otro lado de la frontera. A este fenómeno lo llaman, fenómeno "de succión", como si los negocios estadounidenses hubiesen trasladado sus plantas a México. Además se ha dicho que habrá aumento de salarios en México como resultado del Tratado, pero que disminuirán en los Estados Unidos.

Más que todo, se asume que los mayores beneficios del TLC, serán para los inversionistas estadounidenses en México y para algunos grupos de trabajadores con altos ingresos; quienes no recibirán mucho beneficio son las personas que tienen trabajos que requieren destrezas medianas o pequeñas en industrias, tales como automotrices, maquinaria, eléctrica, camiones, agricultura, ropa, procesamiento de alimentos, mobiliario, vidrio y cemento, juguetes y artículos deportivos.

Las negociaciones que se han dado en el marco del TLC, se refieren más que todo a temas como son: deuda, migración, infraestructura social, aplicación de la ley, liberalización política, corrupción, estándares de trabajo, derechos de los trabajadores, protección del medio ambiente y reducción de las barreras de comercio e inversión. En lo que se refiere a medio ambiente, existe oposición en algunos miembros del Congreso, porque mencionan que el libre comercio estimulará el crecimiento económico, causando por lo tanto daño al medio ambiente. Además, se dice que México se convertirá en un centro de contaminación debido a la falta de reglamentaciones ambientales adecuadas y a la falta también de su cumplimiento y que traerá consigo el aumento de la contaminación en las fronteras.

La contraparte que ve positiva la firma del Tratado, aseguran que el libre comercio beneficiará a los Estados Unidos, en el sentido de que creará nuevos empleos. Y que los beneficios sobrepasarán los costos, en la medida de que el pacto está inclinado a favorecer a los Estados Unidos.

En lo que es el sector servicios también se obtendrán beneficios, ya que aumentará el comercio en este sector entre los Estados Unidos y México. Mientras muchos afirman que el TLC beneficiará la economía de los Estados Unidos, algunos argumentan que el Tratado no tendrá impacto significativo, retando así la visión de que los Estados Unidos experimentarán grandes pérdidas de trabajo, pero lo cierto es que en lo que respecta a la pérdida de empleos, esto recae sobre la mano de obra no calificada.

La situación de los Estados Unidos, asume que no será afectada por la firma del TLC, ya que el comercio de éste con México, sólo representa un pequeño porcentaje del total de su comercio; y sobre todo porque México, es un país pequeño en comparación, para afectar su economía en forma significativa. Anteriormente México ya tenía abierto su mercado a los Estados Unidos y el TLC, solo representa una continuación de dicha tendencia. En la actualidad se observa que las barreras comerciales entre los países miembros del TLC ya son bastante bajas, el problema se torna muy difícil en relación a la libre movilidad de la mano de obra.

CONCLUSIÓN

El TLC de Norteamérica, elimina barreras al comercio, abre nuevas oportunidades de inversión y es el punto de punto de partida de acuerdos de comercio anteriores. Abarca al mercado mundial más grande en términos del número de personas y producción anual. En él se negociaron Tratados suplementarios que protegen el medio ambiente y los derechos de los trabajadores, y se hace la aclaración que ésta es la primera vez que tales temas complementan un Tratado de Comercio. El TLC involucra reciprocidad mientras que un país en vías de desarrollo, como México, hace concesiones a los Estados Unidos y Canadá. El Tratado es también significativo porque representa el fortalecimiento de las relaciones de los Estados Unidos con Latinoamérica y la posibilidad de estrechar lazos económicos y políticos entre las dos regiones.

En los Estados Unidos y sus implicaciones, se observa que el Tratado se enfrentó con la mayor oposición interna. Una gran parte del Congreso de los Estados Unidos opinó que temían que el TLC, representara la pérdida de empleos y una disminución de salarios para los ciudadanos norteamericanos, mientras que aquellos a favor argumentaron que los beneficios serían mayores que las pérdidas.

Por otro lado el TLC, ha originado muchas inquietudes a nivel centroamericano, mientras la región visualiza también dos partes frente a ello, una negativa y otra positiva, que ya se mencionó, pero que no puede dejar de hacerse referencia y es que por una parte el Tratado viene a impulsar la creación de un bloque regional de Libre Comercio, que enfrente los distintos retos a nivel internacional y lo cual representa una oportunidad para la región.

En otro sentido, se observan las consecuencias negativas que pueden traer el TLC, a los países de Centroamérica y el Caribe, puesto que estarán en desventaja comercial con respecto a México, especialmente con ciertos productos a los cuales, ya se hizo referencia y sobre todo la desviación de las inversiones extranjeras que buscarán la región mexicana a expensas de los países del Caribe.

Por tanto se concluye este capítulo, haciendo referencia a que si se llegase a formar parte de un TLC Norteamericano, se espera que dicho Tratado provea a la región de nuevas oportunidades de desarrollo, dándole importancia primordial al bienestar social, no sólo para los Estados Unidos y otros miembros del TLC, sino también para Centroamérica.
CITAS BIBLIOGRÁFICAS DEL CAPÍTULO II

(16) La naturaleza de la economía política. Gilpin, Robert. Separata, Pág. 19.
(17) El liberalismo ante el siglo XXI. Información en línea. http://www.ctv.es/USER/um/artopel.htm
(18) En adelante NOEI.
(19) Revistas Año 4, No. 175 de la Asociación de la Empresa Privada (ANEP). 1994.
(20) Secretaría Permanente del Tratado General de Integración Económica Centroamericana, 1985.
(21) ÍDEM cita anterior.
(22) Documento de Trabajo No. 34 de FUSADES, El Tratado de Libre Comercio, México-El Salvador.
(23) Requerimientos de niveles específicos de exportación o mínimos de producto interno.
(24) Ver página 14, Capítulo I, literal b.
(25) Inversiones que pueden captar los países centroamericanos, pero que en su lugar se irán a México.
CAPÍTULO III

3. 1989-1999: TRES GRANDES PROCESOS

Varias reuniones y seminarios a nivel de América Latina e internacional en 1990-91, perfilan un diagnóstico común sobre el carácter de la crisis, las tendencias dominantes y sus contra tendencias y un conjunto de propuestas alternativas sorprendentemente coincidentes, en un momento que aparecía dominado por la crisis de paradigmas, de teorías y de una visión alternativa de la sociedad y de la historia.

La profundidad y la rapidez de los cambios globales hacen de la década de los 90, una coyuntura estratégica, por estar definiéndose a corto plazo la correlación de fuerzas internacionales que dominarán el comienzo del siglo XXI.

Aparentemente los cambios que se están dando en el mundo, se encuentran orientados hacia el progreso de la humanidad y a la mejoría de las condiciones de vida de la población en general. En este capítulo se reflexiona sobre algunas experiencias de transición que pueden ser útiles para el caso de El Salvador. La tesis del mismo, es que la transición no puede tener lugar, o no puede ser exitosa en general, si no confluyen simultáneamente la reconversión económica, la modernización del aparato productivo y la democratización del Estado.

El nuevo milenio caracterizado por un mundo en transformaciones profundas, rápidas y vertiginosas. En este contexto todo está cambiando, se vive en una época de cambios y transformaciones políticas, sociales y económicas gran importancia. Se modifica también la manera de ver y enfocar las cosas. Algunos procesos son positivos, otros no; pero indudablemente, tarde o temprano se tendrá que pasar por ello.

Los cambios ya en marcha, pueden tener consecuencias de la mayor envergadura para la humanidad a finales de siglo y principios del milenio. Indudablemente, estos cambios y transformaciones están orientados hacia el progreso de la humanidad y la mejoría de las condiciones de vida de la población en general.

3. 1. LA CRISIS ECONÓMICA Y POLÍTICA DEL SISTEMA SOCIALISTA

La profunda crisis de Europa del Este, ha tenido dramáticas repercusiones globales, iniciando una nueva fase histórica con el fin de la Guerra Fría. La evaluación de estos cambios desde el Tercer Mundo es muy compleja; primeramente porque se puede plantear la interrogante desde una perspectiva latinoamericana, que si realmente hubo socialismo en Europa del Este, es decir, socialismo entendido como sistema alternativo social, económico y político al sistema capitalista. Sino más bien se pensó que la ex URSS, se había vuelto como una alternativa militar frente a la amenaza nazi y después de su derrota, una alternativa militar frente a la amenaza de la guerra termonuclear.

La mayoría de los países de Europa del Este, nunca tuvieron un socialismo original, sino una alianza militar defensiva e impuesta en torno a la ex URSS. El impacto negativo de este estilo de socialismo militar estatista, fue grande en América Latina. El dogmatismo, verticalismo y estatismo de la experiencia del Este europeo afectó a todos los partidos comunistas y a la mayoría de la izquierda latinoamericana.

Por otro lado, el bloque socialista sirvió como un balance que permitía un espacio geopolítico y un contrapeso o apoyo para los cambios en el Sur.

El colapso de Europa del Este, supone una pérdida del paradigma de balance económico y geopolítico, pero a la vez un nuevo espacio ideológico y práctico para abrir nuevas experiencias, tanto políticas como económicas, en un mundo que tiende a buscar la superación de los conflictos a través de la negociación, el derecho internacional, nuevas normas de convivencia que profundicen la democracia en las relaciones globales tanto económicas como políticas.

El socialismo real o socialismo de Estado, que tuvo éxito en la extinción del poder feudal y en la creación de una base industrial importante, colapsó rotundamente ante la revolución tecnológica y la sociedad de consumo. La crisis de la democracia, es sin embargo la raíz política del colapso de esta experiencia de sociedad-Estado.

El futuro de la mayor parte de Europa del Este, se encaminó más que todo, hacia una latinoamericanización veloz, pudiendo convertirse en un área de recursos naturales y mano de obra barata, para el desarrollo de ésta. La ex URSS, enfrentó posiblemente mayores retos ante la amenaza de la desintegración de la federación y también de un golpe militar o formas de fascismo populista.

En los últimos años, Europa del Este absorbió la atención política y la mayor parte de recursos disponibles en toda Europa, afectando política y económicamente la atención que el Sur de este Continente ha requerido. El impacto, sin embargo de los cambios en Europa del Este, ha podido ser muy distinto para el Sur a mediano y largo plazo que lo que ha sido en el corto plazo. La relación directa entre el Sur y el ex Este transformado por la crisis a nivel de sus sociedades civiles, puede convertirse a mediano plazo en una de las fuentes de creatividad y complementariedad a nivel mundial.

En diciembre de 1991, era un hecho que la Unión Soviética se desintegraba en 15 países separados. El colapso se interpretó en Occidente, como una victoria de la libertad, como triunfo de la democracia sobre el totalitarismo y como evidencia de la superioridad del capitalismo sobre el socialismo. Lo cierto es que el final de la Guerra Fría, como se mencionó anteriormente, se debió a la crisis y deterioro del socialismo de la URSS y a sus contradicciones internas.

En Moscú, Leningrado y las principales ciudades de la URSS, se organizan protestas masivas y violentas. Los golpistas acuden a los militares con el objetivo de dar paso a sus represiones. Pero no se obtienen respuesta de inmediato por parte del ejército, pero éstos luego retiran su apoyo definitivamente a los golpistas. Para este entonces Gorbachov, mantiene el poder, pero después de las protestas de agosto, de este mismo año, es evidente que ya no pudo rescatarse ese sistema.

El 25 de diciembre de 1991, Gorbachov dimite. Para enero de 1992, la Unión Soviética dejó de existir. En su lugar, se da paso a una nueva entidad política, la Comunidad de Estados Independientes. Esta Comunidad, mantiene los lazos económicos y militares con Moscú y significó el fin proyecto socialista de la URSS. (26)

En la Europa oriental y en la ex URSS o Mancomunidad de Estados Independientes, o ex bloque socialista, se observó una transición cargada de dificultades y tensiones, producto del fracaso del anterior orden social, económico y político que se creyó armónico, imperturbable y cuasi ideal.

En 1985, en la URSS dio comienzo el programa de la Perestroika y la Glasnost, considerados como una nueva fase de desarrollo que buscaba la transformación de las obsoletas estructuras económicas y autoritarias heredadas del socialismo autoritario. Un año después, sus alcances fueron definidos en ocasión del XXVII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, en febrero-marzo de 1986 (27). La idea central era compaginar el desarrollo económico con el bienestar social y la democratización política y estatal del país.

Se pueden ubicar varias fases de la transición dentro del proceso de la Perestroika, pero, sin duda, la fase más importante es la del período 1988-1990, cuando se produjo la desintegración del bloque socialista oriental europeo, hasta llegar a agosto de 1991, cuando culminó la Perestroika y se inició el proceso que puede definirse como de post perestroika.

Este hecho a la vez, marcó el fin de la historia que empezó en 1917 y el fin de un proyecto histórico no capitalista. Se creó una nueva situación y un nuevo país, que emergió de las ruinas o perecido régimen.

Todo lo que se consideró que constituía el futuro luminoso de la humanidad con el socialismo emancipador y libertario ha desaparecido, y el que aún se cree que nunca llegó a constituirse; es la premisa fundamental para poder entender el proceso de la transición económica, política, social y sobre todo ideológica, en tanto valores e ideas universales que inician en la ex Comunidad Económica Independiente paneslávica, será una nueva realidad diametralmente distinta a la anterior.

Esta transición vertiginosa y semi pacífica, ya la había vivido Europa oriental entre 1989 y principios de 1990. En la URSS, se demoró casi dos años; pero el proceso de cambio, el futuro luminoso del mercado capitalista, comparativamente también en esta región se demoró varios años más. Pero por otra parte el fin del comunismo con la caída de la URSS, generó un espíritu de vencedores y vencidos, bajo el lema de que la situación serían más clara y más justa; cuando evidentemente no ha sido así.

Con el término de la Guerra Fría y del sistema bipolar, por el hecho de finalizar la lucha entre dos ideologías en pugna, capitalismo contra socialismo y viceversa, se pensó que las naciones encontrarían formas de cooperación y de entendimiento. Además de finalizar un sistema y un orden, existen una crisis de paradigmas que involucra, no sólo al relacionamiento mundial, sino también al ser humano en su contexto: social, político, laboral, económico, etc.

El caso del sistema bipolar por la disgregación de la URSS, trajo aparejado, por un lado el fenómeno de la globalización mundial, a la vez que la desaparición de la República Democrática alemana y su unificación con la República Federal en una sola Alemania.

Por tanto, otra consecuencia importante es que la desintegración de la URSS o la finalización del sistema bipolar, no llevaron al mundo a la paz y el bienestar, sino que evidenció las contradicciones del otro sistema en pugna, “el capitalismo de mercado”. Esto trae consigo, a que en la actual estratificación mundial del poder y sus tendencias muestran novedades, desde el momento en que las relaciones ya no son exclusivamente de Estado a Estado y de gobierno a gobierno, sino que intervienen crecientemente actores transnacionales, con un alto grado de incidencia en la generación de reglas, para la formación de un Nuevo Orden Económico.

Es en este contexto, que observa la necesidad de clarificar temas que tienen mucha relación en el ámbito económico, el cual se ha venido arrastrando a través de acontecimiento importantes como lo ha sido la crisis económica y política del sistema socialista hasta su desaparición, ya que esto dio paso a nuevas políticas que constituyen el accionar de un sistema basado en las fuerzas del mercado, como se mencionó antes, y que impulsa a las naciones a una integración económica, ya que se enfrentan a distintos bloques también económicos y a los que debe enfrentarse en forma integrada, como bloque competitivo con el cual pueda negociar Tratados y buscar beneficios mutuos y en este sentido incorporase al amplio mundo globalizado y buscar una nueva posición acorde con las nuevas tendencias del orden mundial.

3.2 ACUERDOS DE PAZ FIRMADOS EN CHAPULTEPEC, D. F. MÉXICO, EL 16 DE ENERO DE 1992, ENTRE EL GOBIERNO DE EL SALVADOR Y EL FRENTE FARABUNDO MARTÍ PARA LA LIBERACIÓN NACIONAL (GOES-FMLN).

La paz en El Salvador fue posible por la voluntad política de las partes en conflicto, quienes solicitaron la intervención del Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), el Dr. Javier Pérez de Cuéllar, quien fue el catalizador del proceso y que dispuso para su desempeño del apoyo de la Comunidad Internacional, expresado en las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; contó también con la cooperación brindada por los gobiernos de España, Colombia, México y Venezuela, a los que se denominó “Amigos del Secretario General” y dispuso de la ayuda de sus representantes diplomáticos acreditados en El Salvador y ante la ONU en Nueva York.

El acuerdo de Paz se firmó en México, en el Castillo de Chapultepec, D.F., el 16 de enero de 1992, lo que puso fin a la lucha civil entre salvadoreños, que duró casi doce años y le costó a El Salvador más de 75,000 vidas, un millón de exilados y millones de colones en pérdidas materiales.

El acuerdo se suscribió entre las delegaciones del Gobierno y del Frente, presenciándolo muchos jefes de Estado, y el nuevo Secretario de la ONU, el señor Boutrus Ghali, sucesor del Dr. Pérez de Cuéllar, éste a su vez, decidido a que la paz de El Salvador fuera su gran legado en su mandato, nombró a su representante y enviado especial al señor Álvaro de Soto, con instrucciones precisas y terminantes de que la paz se formulara antes de que terminara su gestión en 1992; al Dr. Pérez de Cuéllar, los presidentes Centroamericanos, le dan la entrada directa al proceso el 12 de diciembre de 1989, en la “Declaración de Coronado” al solicitarle a él que efectuara todas las acciones que fueran necesarias para la reanudación inmediata del diálogo entre el Gobierno y el FMLN y que se agilizara el funcionamiento efectivo del Grupo de Observadores Militares de la ONU para Centroamérica (ONUCA). Días después el FMLN y el Gobierno por separado le solicitan a él su intervención, para reanudar el diálogo entre las partes en conflicto.

El FMLN lanzó una fuerte ofensiva militar que convenció a la Comunidad Internacional y a las fuerzas en conflicto de que la única salida viable y factible al conflicto bélico se daría en la mesa de negociaciones. Así se inició en enero de 1990, cuatro meses de difíciles negociaciones entre las partes patrocinadas por el enviado especial, señor De Soto, que se concretizó en el anuncio del Secretario General.

Pérez de Cuéllar apoyado por el grupo “Amigos del Secretario General”, presiona al FMLN para flexibilizar sus posiciones y mantiene constantes conversaciones con Washington para que haga lo suyo con el Gobierno salvadoreño.

La estrategia dio los resultados deseados, ya que acordada la agenda de negociaciones, el Gobierno y el Frente deciden concederle al señor De Soto, un papel más dinámico para la agilización del diálogo.

En agosto de 1991, en una declaración sin precedentes el Secretario de Estado Norteamericano, y su homólogo Ruso, piden a Pérez de Cuellar que asuma directa y personalmente la mediación en el proceso de paz salvadoreño, para romper el “impasse” que se había suscitado en los dos temas más difíciles en las discusiones: “La Fuerza Armada y el cese del fuego”, un mes antes de la declaración conjunta en cuestión, y sin haberse producido el cese al fuego, se instaló la misión de observadores de la ONU para El Salvador (ONUSAL) con el fin de verificar los acuerdos sobre Derechos Humanos, suscritos en San José Costa Rica.

La misión provocó protestas en varios sectores salvadoreños, con la acusación de violar la soberanía nacional.

La misión provocó protestas en varios sectores salvadoreños, acusándola de violar la soberanía nacional.

En diciembre de 1991, las negociaciones retornan a Nueva York donde los insurgentes a cambio de deponer sus armas logran la reducción de la Fuerza Amada a la mitad de su número, y la inclusión del FMLN a la vida política después del cese de hostilidades. El cese al fuego se fijó para el 1 de febrero de 1992.

Justo antes de terminar el año de 1991 y de que concluyera el mandado de señor Pérez de Cuellar, los representantes de cada sector, firmaron el acuerdo, y el fin de la guerra se vislumbró.

Las partes reconocieron haber alcanzado un acuerdo sobre todos los aspectos que se encontraban pendientes y convinieron en establecer un cese del enfrentamiento armado del 10 de febrero al 31 de octubre de 1992.

Se anunció que el acuerdo final de paz sería firmado en la ciudad de México el 16 de enero de 1992.

Entre los acuerdos alcanzados en Chapultepec, figuran el relativo al cese del enfrentamiento armado, el de la nueva Policía Nacional Civil y el tema económico y social.

Con base a lo anterior, el 10 de enero de 1992, el Secretario General, Javier Pérez de Cuellar informó al Consejo de Seguridad de la ONU variar el mandado original de ONUSAL, aumentándolo con dos divisiones adicionales una de observadores Militares para verificar el cese al fuego, y acuerdos determinados de la Fuerza Armada; y otra de observadores policiales, que cooperarían con la Policía Nacional en el mantenimiento del orden público durante el período de transición, en el cual se procedería a crear a la nueva Policía Nacional Civil.

Los acuerdos del 16 de enero de 1992 pusieron fin a la guerra, y sus puntos fuertes fueron: La reforma y reducción de la Fuerza Armada, la inclusión de FMLN a la vida política Institucional, los cambios en el sistema judicial y electoral.

Los puntos más problemáticos durante todo el proceso de Paz fueron las reformas a la Fuerza Armada cuya misión institucional quedó reducida a la “Defensa de la soberanía y la integridad territorial en caso de amenaza externa”, se le suprimió a ella la facultad de actuar en la defensa del orden interno, lo que quedó a la autoridad civil. Una comisión especial se encargó de depurarla y se eliminaron batallones elites de su estructura, cuerpos de seguridad y la Dirección Nacional de Inteligencia.

El cese al fuego, como se ha dicho entró en vigencia a partir del 1º de febrero de 1992, fecha en que ambos bandos concentraron sus combatientes en determinadas áreas geográficas.

Quedó establecido que desde el 1º de mayo al 31 de octubre de 1992 las fuerzas insurgentes desmantelarían sus estructuras militares y destruirían su arsenal bélico, se reconoció además al FMLN como Partido Político, garantizándole a él seguridad para sus partidarios excombatientes.

El acuerdo de Chapultepec contempló una profunda reforma del sistema de justicia, sobre todo la formación y actualización de los funcionarios judiciales, se creó la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y la Reforma al Sistema Electoral. Además se creó la Comisión de la Verdad, con el propósito y la función de buscar y hacer pública la verdad en torno a los actos de violencia cometidos en El Salvador, durante la guerra civil; y se establecieron reformas constitucionales.

Los puntos débiles de los acuerdos de paz fueron los relacionados a los aspectos socio-económicos permaneciendo intactos las relaciones de propiedad y la reforma neoliberal.

Se acordó la entrega de tierra a excombatientes de ambos lados, pero se mantuvo el límite máximo para la propiedad rural establecido en la Constitución de 1983, Art. 105 Inc. 2º: “La propiedad rural no podrá exceder de 245 hectáreas pertenecientes a una misma persona natural o jurídica, a excepción de las Asociaciones Cooperativas o Comunales Campesinas”.

El alcance político de los acuerdos es impresionante: Se desmontan estructuras del sistema autoritario vigente durante el siglo XX.

El 11 de Junio de 1989, el presidente Cristiani de ARENA, asumió el poder político con un discurso moderado que no fue del agrado de algunos sectores radicales de derecha y de la izquierda, él no incitó a una guerra prolongada, no presentó una propuesta formal al FMLN, pero ofreció al menos el relanzamiento de “un diálogo permanente y serio”.

Las primeras reuniones encontraron obstáculo, con el accionar de sectores radicales de ambas partes y la poca voluntad política entre el Gobierno y el FMLN.

Tras la ofensiva de 1989, la guerrilla declaró a la ciudad de San Salvador como “zona de guerra” y los asesinatos políticos se vuelven frecuentes (Dr. José Antonio Rodríguez Porth, Edgar Chacón y otros). Pero en medio de tal conflicto surgen signos que en otro contexto serían esperanzadores.

El entonces Presidente Cristiani, luego de dos fracasos para integrar una comisión de paz logró integrarla, así el mandatario conformó una comisión peculiar: todos son abogados (a excepción del Coronel Martínez Varela y la posterior inclusión del General Mauricio Vargas), la comisión según palabras de Cristiani “tiene plenos poderes de decisión y representa al Gobierno de la República” tal comisión estuvo integrada por Oscar Santamaría, Ministro de Justicia, Abelardo Torres, ex Ministro de Economía, Rafael Hernán Contreras, Rector de la Universidad Nueva San Salvador y Presidente de la Corte de Cuentas, David Escobar Galindo, Escritor y Asesor de la Comisión de Límites de la Cancillería, y Juan Antonio Martínez Varela, Ministro de la Presidencia.

Los que participaron por el FMLN son: Shafik Handal, Joaquín Villalobos, Guadalupe Martínez, Nidia Díaz, Miguel Sáenz Varela, Mercedes del Carmen Letona, Salvador Samayoa y Roberto Cañas.

Los dos bandos compartieron un rasgo particular a lo largo del proceso: La desconfianza.

Otro signo favorable, es que a diferencia de la administración presidencial del Ingeniero Duarte, los partidos políticos asumieron un papel más activo de intermediación entre las partes.

El trabajo de las comisiones tuvo sus frutos: y para finales de agosto de 1998, las partes lograron por fin su primera reunión de diálogo.

La comisión gubernamental buscó un ambiente “reservado” que cambió los pueblos del interior por un escenario externo, dándose la primera negociación en México del 13 al 15 de septiembre de 1989.

Los resultados de ese encuentro fueron la creación de un marco conceptual, entre ellos: Las normas de procedimientos, y el compromiso de reunirse nuevamente en San José, Costa Rica, un mes después los resultados de esta reunión no fueron muy halagadores para la población inmersa en la violencia de la guerra.

A partir del 3 de octubre de 1989 el FMLN decidió retomar sus acciones de sabotaje, y en ese marco las comisiones se reunieron nuevamente el 16 de octubre del mismo año e introducen una novedad: invitan a un representante de la ONU y de la Organización de Estados Americanos (OEA) en calidad de testigos, ello no fue suficiente para sacar de sus trincheras a los dos bandos, el Gobierno exigió un cese al fuego a partir del 18 de octubre de 1989. Y el Frente presentó una variedad de propuestas, desde la depuración del ejército, reforma del calendario electoral y la Constitución de la República, hasta la restricción del sistema judicial, el resultado fue menos alentador que el anterior: las partes solo acordaron reunirse otro vez en Caracas, Venezuela reunión que nunca se dio, por lo que retornó al escenario de la guerra los atentados y asesinatos como consecuencia de la ruptura política. El FMLN la noche del 11 de noviembre de 1989, emprendió su mayor ofensiva militar de toda la historia de la guerra y esa misma noche, en cadena nacional obligada se amenazó a los sacerdotes Jesuitas de la Universidad Centroamericana (UCA) y a varios políticos de la oposición. Tropas del batallón Atlacatl asesinaron a 6 sacerdotes Jesuitas y a dos mujeres, destruyendo el centro Monseñor Romero. Los responsables de esos asesinatos fueron llevados a juicio y condenados: el Coronel Guillermo Alfredo Benavides y el Teniente Yussy René Mendoza; es la primera vez en la historia del país que oficiales del país son llevados a juicio y condenados, el resto de oficiales procesados fueron absueltos.

En enero de 1991, se reanudan las conversaciones pero el estancamiento es el factor dominante de ellos. La esperanza vuelve en abril de ese año cuando del 4 al 27 se logra negociar un paquete de reformas constitucionales, justo antes que termine el período de la Asamblea Legislativa, eso fue un triunfo de diálogo, y otro se dio en la sede la ONU en Nueva York a finales de septiembre. Ambos bandos coincidieron en depurar y reducir la fuerza armada, al igual que modificar su doctrina y su sistema educativo, conformar una nueva fuerza policial y un Comisión Nacional para la consolidación de la Paz.

Aún que los acuerdos no entraron a detalle, dejaron la puerta abierta para que del el 16 al 31 de noviembre de 1991 los negociadores perdieran su confección final. En este último encuentro, siempre en Nueva York, lo insurgentes, tal como se ha dicho, alcanzaron a cambio de la deposición de sus armas la reducción de la Fuerza Armada a la mitad de sus efectivos e inclusión del FMLN al espectro político, después del cese de hostilidades.

En la misma madrugada en que se firma los acuerdos de Nueva York las partes se comprometieron a dar su último paso a reunirse el 5 de enero de 1992 para negociar el calendario de ejecución y la modalidad de incorporación del Frente a la vida política institucional.

Gobierno y FMLN salvaron sus diferencias y se reúnen en el Castillo Chapultepec, México, el día jueves 16 de febrero de 1992, demostrando a todo el mundo que el conflicto armado había terminado.

3.3 EL PERÍODO DE POSTGUERRA SALVADOREÑA

Al finalizar la guerra, se observó un pacto implícito entre los sectores industrializantes y la insurgencia, por el cual se entregó la tierra, pero no el poder. El final del militarismo ha significado también el despojar a la oligarquía de su instrumento más poderoso para impedir el desarrollo económico y la transformación social y política del país.

En este marco del período de posguerra salvadoreña, se hace referencia a la política de reconstrucción nacional y los distintos aspectos que son el resultado de las concertaciones entre el GOES-FMLN, y en especial se ahondará más que todo en la reconstrucción del escenario económico por ser el aspecto central que conduce al desarrollo y sobre todo, porque la crisis económica está vinculada a la pasada guerra, de la misma manera que el surgimiento de la guerra lo estaba con el proceso económico anterior a ella. Por ello es tan importante medir los efectos de la guerra como medir los efectos de los procesos económicos.

En este período se dieron diversidad de programas sobre planes de reconstrucción que si hubieran llegado a realizarse, pudieron haberse convertido en factores reactivantes de la economía, pero siempre y cuando el modelo de mercado respondiese a las demandas derivadas de este presupuesto extraordinario.

En consecuencia, en este período se impuso un plan de construcción a un modelo económico orientado hacia el exterior que hubo de ser reformulado para conjugar el desarrollo hacia adentro con el crecimiento hacia afuera.

La reconstrucción económica: Dentro de esta diversidad de aspectos y reformas se encuentra la reformulación económica en el entorno descrito, por dos documentos importantes que fueron: La Agenda de las negociaciones, firmada en las Naciones Unidas por el gobierno y el FMLN, el tema económico-social y su foro de concertación, en el entorno de pacificación, más en concreto de desmilitarización, depuración y de reducción de la Fuerza Armada. Transición de una sociedad militarista a una sociedad civilista. No se trata sólo de mencionar que el valor de reemplazo o de la reparación de los bienes destruidos o dañados se calcula en 1.827 millones de dólares, y que el presupuesto y déficits fiscales se sobrecargaron con los gastos de la guerra. Se trata de reflexionar que la crisis económica salvadoreña, está íntimamente ligada con la guerra, de la misma manera que el surgimiento de la guerra estuvo íntimamente ligado al proceso económico anterior; que tan importante es medir los efectos de la guerra como medir los efectos de los procesos económicos anteriores.

De la misma manera que en la década pasada no se podía hacer la guerra y a la vez hacer economía, tampoco en la década presente será posible hacer la paz con una postguerra socialmente antieconómica. Esta realidad siempre presente hace necesaria la concertación sobre los efectos reales y previsibles del modelo iniciado.

No vale decir que el modelo ya se votó en las pasadas elecciones, porque los modelos están hechos para remodelarse.

El Plan de reconstrucción nacional, en este período de postguerra, se hace en un escenario de pobreza generalizada. Pero no cabe duda que su importancia estratégica radique tanto en su contribución al logro de la paz duradera como al desarrollo nacional. Si todos estos programas hubiesen llegado a realizarse por completo, se hubieran convertido en factores reactivantes de la economía, siempre que el modelo de mercado quiera responder a las demandas derivadas de este presupuesto extraordinario. Pero por el contrario se volvió a tener una economía dual, con el agravante de que este Plan de Reconstrucción no logra cubrir más allá de la cuarta o quinta parte de la población en estado de extrema o relativa pobreza.

La introducción del plan de reconstrucción, parece dar a entender que el mismo programa de estabilización y ajuste estructural haría el resto del trabajo, sobre la base de lo ya logrado hasta el momento. Esto permite asumir que, bajo un escenario de paz, la estrategia económica produciría mejores resultados. Conviene contrastar este panorama en el juego del mercado con la extensión geográfica y la amplitud económica de la reconstrucción a realizar. Más que de reconstrucción se trató en este plan, de la construcción a partir de cero, como puede mencionarse, en las áreas de salud, ayuda alimentaria, infraestructura básica, acueductos y alcantarillados, energía, telecomunicaciones, transporte, asistencia agropecuaria, medio ambiente y apoyo productivo.

En este contexto, tan amplio como los requerimientos económicos es la extensión geográfica o territorio objeto de estos programas.

Por tanto se puede decir que existen dos tipos de países; uno, el atendido por los servicios públicos y privados y el ancestralmente desatendido. El Salvador ha sido precisamente uno de los más desatendidos y que sirvió de escenario de la guerra civil de más de doce años, al mismo tiempo que existen problemas económicos, existen además problemas políticos y desastres de guerra, pues aquí se han realizado impunemente las mayores atrocidades contra un población inocente e indefensa, como lo prueban los testimonios preliminares de la masacre del Mozote y las que le sucedieron. La reconciliación nacional, el perdón y la amnistía exigen previamente la condenación de los hechos y de los principios en que se inspiraron. Esto significa que las consecuencias más graves de la guerra que ha llevado a legitimar, incluso judicialmente, unas estructuras de pasado totalitario. La reconstrucción de postguerra fue inviable sin una reconstrucción de los principios éticos más fundamentales.

En lo que son los aspectos socio-económicos: En este período ninguna de las partes (GOES-FMLN), dio mayor relevancia a estos aspectos, sino que por parte del FMLN, se concentró más que todo en aquellos aspectos que le parecieron más importantes como por ejemplo; en los relacionados con la desmilitarización de la sociedad. En cambio para Naciones Unidas si dio relevancia a estos elementos, de los Acuerdos de Paz. En donde se incluye en este aspecto lo que es el problema agrario y que no debe verse con poca importancia.

Las raíces históricas del problema agrario, según el informe del Secretario General de la ONU además lo convirtieron en una de las causas de la guerra y la alteración que ésta ha producido en el esquema tenencia de la tierra, ya que muchas propiedades quedaron abandonadas y decenas de miles de personas fueron desplazadas, algunas de las cuales ocuparon esas tierras abandonadas. Lo poco que se negoció sobre esto en Nueva York, el compromiso de respetar la situación de la tenencia de la tierra en las zonas de conflicto y de no desalojar a quienes se encuentren en posesión de dichas tierras, por un lado y por el otro, la obligación verificadora de las disposiciones relacionadas con este tema por parte de una comisión especial de COPAZ. Aparte de que dicha comisión fue instalada con una semana de retraso, el Secretario General advirtió que una de las dificultades encontradas en esta importante problemática, es que el Acuerdo de Paz no definía las zonas de conflicto.

Después de la firma de los Acuerdos de Paz, diversos grupos de campesinos, se apropiaron de tierras en varios departamentos, pero muchos de ellos fueron desalojados por los cuerpos de seguridad y en algunos casos, con apoyo de la Fuerza Armada y sin orden judicial. Estas medidas, según la ONU, generaron inseguridad e inquietud entre los excombatientes del FMLN, que esperaban concentrarse en los lugares designados.

El 15 de febrero de 1992, COPAZ, hizo un llamado a los campesinos y a los terratenientes para que permitieran el funcionamiento de los mecanismos de resolución de los conflictos previstos en los Acuerdos.

El pronunciamiento no tuvo mucho eco, las ocupaciones continuaron, así como los procedimientos judiciales, exigiendo la desocupación de las propiedades.

3.4 CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR

A los efectos del presente trabajo, es preciso entender qué es la Política Exterior y por tal, se entiende una estrategia o programa planificado de actividades llevado a cabo por quienes toman las decisiones de un Estado frente a otros Estados, u entidades gubernamentales internacionales, con el propósito de alcanzar objetivos y metas específicas definidos en términos de intereses nacionales.

Una política exterior específica emprendida por un estado, puede ser consecuencia de una iniciativa de él o bien un producto de reacción a las iniciativas emprendidas por otros estados.

La política exterior comprende un proceso dinámico de aplicación e interpretaciones relativamente fijas de los intereses nacionales, a los factores de situación del medio internacional que experimentan grandes fluctuaciones, para desarrollar un programa de actividades seguidos de los intentos requeridos para lograr la aplicación diplomática de las pautas de la política.

Entre los pasos principales del proceso de formulación de la política exterior se incluyen:

1) Conversión de las consideraciones de los intereses nacionales en objetivos y metas específicos.

2) La determinación de los factores de situación nacional e internacional relacionados con los objetivos y las metas de la política.

3) Análisis de la capacidad del estado para lograr los resultados deseados, eficacia de su política.

4) Desarrollo de un plan o estrategia para utilizar la capacidad del estado para tratar los factores variables a fin de alcanzar los objetivos y metas.

5) Ejecución de las actividades requeridas.

6) Revisión y evaluación periódica del progreso obtenido para lograr los resultados deseados.

El proceso en cuestión rara vez avanza en forma lógica y cronológica, es frecuente que pueda llevarse a cabo en forma simultánea y en varios pasos, y los problemas fundamentales pueden revisarse cuando cambien las condiciones o circunstancias consideradas.

Como los factores situacionales cambian en constante flujo el proceso de formulación de la política se vuelve continúa. Aunque no es posible separar por completo la política nacional de la política exterior, ésta ha asumido un papel importante en los procesos de decisión que llevan a cabo casi todos los Estados.

En general los Estados más poderosos dedican más esfuerzos y recursos al desarrollo de su política exterior que los que pueden hacer Estados medianos o pequeños. Aunque a menudo se emplea en forma genérica para abarcar todos los programas extranjeros comprendidos por un Estado, el término “Política Exterior” puede aplicarse con más exactitud para describir una sola situación así como las actividades de un Estado para alcanzar un objetivo limitado.

En consecuencial un Estado debe requerir muchas políticas, identificar muchos objetivos y metas, preparar varias estrategias, valorar varios tipos de capacidad suyas e iniciar y valorar sus decisiones y actividades específicas; debe existir cierto equilibrio de coordinación entre las políticas, de modo que toda la planificación y las actividades queden comprendidas en la amplia estructura de las pautas de los intereses nacionales.

Para comprender mejor la política exterior, es fundamental definir qué se entiende por interés nacional, a tales efectos se considera a éste: como aquel objetivo fundamental y factor determinante final que sirve de guía a los decisores en un Estado, para trazar su política exterior.

El interés nacional de un estado es un concepto sumamente generalizado de aquellos elementos que constituyen sus necesidades más importantes. Entre esos elementos vitales se incluyen su propia conservación, la seguridad militar y su bienestar económico.

Como no existe un interés aislado que predomine en las funciones de creación de política de un gobierno, el concepto podría calificarse más exactamente en plural como “intereses nacionales”.

Cuando un estado fundamenta su política exterior solo en las bases de los intereses nacionales, sin preocuparse de los principios universales morales, puede decirse que sigue una política “práctica” en contraposición a la que se podría denominar “Idealista”.

Cada una de las naciones que conforma el sistema interestatal, reacciona recíprocamente con los demás miembros a medida que desarrolla sus políticas y verifica sus actividades diplomáticas en busca de sus intereses nacionales definidos.

Cuando esos intereses armonizan a menudo, los Estados actúan en conjunto para resolver sus problemas mutuos; sin embargo, cuando a sus intereses se contraponen; la competencia, rivalidad, las tensiones, temor y finalmente la guerra pueden ser el resultado de ellos.

Las técnicas desarrolladas por el sistema estatal para conciliar los conflictos de intereses nacionales incluyen a la diplomacia, el arreglo pacífico, el derecho internacional, las organizaciones regionales y las instituciones internacionales como las Naciones Unidas y sus dependencias. El problema principal en la creación de la política exterior, y también el de la diplomacia, consiste fundamentalmente en transformar el interés relativamente difuso y general de una nación en objetivos específicos, concretos y precisos, aunque los creadores de las decisiones se enfrentan a muchos factores variables en el medio internacional, ordinariamente el concepto de interés nacional sigue siendo el más constante y sirve de guía a los decisores en el proceso de formulación y evaluación de la política exterior.

Los fines que debe alcanzar la política exterior son formulaciones concretas, que derivan de la relación de los intereses nacionales con la situación internacional prevaleciente, y el poder de que dispone el estado para concretizar los objetivos y metas que se han formulado.

Los objetivos de la política exterior son el producto de un análisis de fines y medios. Lógicamente los fines que se pretenden deben determinar los medios escogidos para lograrlos y cuando hay muchos programas posibles de actividad, deberá adoptarse el que haga progresar más claramente los intereses nacionales, sin embargo prevalece una situación contraria y son los medios disponibles los que determinan los objetivos y metas trazados por un estado, del mismo modo que los acontecimientos varían el rumbo de la política. Aunque los objetivos concretos de la política exterior varían de un estado a otro, tienden a comprender metas tan abstractas como la propia conservación, la seguridad, el bienestar y el prestigio nacional, la protección y el fomento de su ideología y la búsqueda de su poder.

3.5 GESTIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR EN EL PLAN DE GOBIERNO DEL PRESIDENTE ALFREDO CRISTIANI

El Plan de Desarrollo Económico y Social 1989-1994, período de Gobierno del Presidente Cristiani, se centró más que todo en superar la crisis económica y social, causada en gran medida por la guerra, por la sustitución de políticas que hasta ese momento no eran las adecuadas para comenzar un nuevo curso orientado al restablecimiento del país, adversas condiciones externas que han afectado sus términos de intercambio y además, el terremoto de 1986.

Por otra parte, el Plan de Gobierno en dicho período giró en torno a dos objetivos globales.

1. Crear las condiciones para alcanzar un crecimiento económico sostenido.

2. Elevar el bienestar y calidad de vida de toda la población, especialmente la que vivía en extrema pobreza.

En donde ambos objetivos se plantean de una manera complementaria, ya que sin un desarrollo económico no es posible el desarrollo social.

La política exterior en este sentido y como estrategia del desarrollo económico, está orientada a superar la crisis en el corto plazo, elaborar una reforma de las estructuras económicas en el mediano plazo, para fortalecer los mecanismos de mercado y generar las condiciones mínimas y necesarias para el funcionamiento eficiente de la economía. En torno a ello se observa un interés marcado en la reducción de la ayuda externa a través de la implementación de métodos de estabilización económica, que se toman como base para reactivar la economía y superar el estancamiento en la producción y la inversión; lo que posibilitaría la generación de mayores volúmenes de empleo productivo y la mejoría en los salarios y condiciones laborales. De tal manera que se lograría una mayor y más diversificada oferta de bienes y servicios para el consumo interno y para la exportación. En lo que a la producción interna respecta, se elaborarían con el fin de que fueran producidos y comercializados en condiciones de mayor competencia, que permitiesen el acceso de todos los consumidores; y los segundos, en condiciones de eficiencia y competitividad en el mercado internacional.

La orientación económica, gira en torno a dos fines fundamentales:

1. El logro de una economía sana, fuerte, estable y competitiva que estimule el crecimiento.

2. La reducción y eliminación de la dependencia de la ayuda externa (donaciones) a través de una apertura al comercio externo, y modernización del aparato productivo creando las condiciones para que la economía y sus agentes pudiesen valerse y servirse de sus propios medios y capacidades.

Las políticas implementadas en este Plan fueron las siguientes:

- Política de precios
- Política comercial y de estabilización del sector externo
- Política Fiscal
- Política Monetaria y Crediticia
- Políticas del sistema financiero. (28)

Para tal caso se retorna lo que es la política comercial y de estabilización del sector externo, por ser la política que interesa para el presente análisis.

POLÍTICA COMERCIAL Y DE ESTABILIZACIÓN DEL SECTOR EXTERNO

El objetivo fundamental de la política comercial y de estabilización del sector externo, consiste, para el caso, en disminuir los desequilibrios comerciales y de servicios, tanto interno como externo; así como fomentar decididamente las exportaciones como paliativo para este fin.

En este contexto se encuentran inmersos otros objetivos, los cuales son:

- Beneficiar al consumidor a través de: la promoción de una industria y un comercio más competitivo; velar porque los pesos y calidades de los productos ofrecidos concuerden verdaderamente con lo ofertado, creando condiciones para mejorar los diferentes servicios de transporte de pasajeros y de carga.

- Combatir las prácticas ilegales de comercio y el contrabando, así como eliminar la competencia desleal de organismos oficiales o privados.

- Detener la tendencia creciente del déficit comercial y de servicios, limitar a niveles compatibles con los ingresos de transferencias privadas y los flujos de capital.

- Lograr una mayor apertura de la economía para que exista una efectiva diversificación y aumento de las exportaciones, un restablecimiento e incremento de la competitividad del aparato productivo nacional y una mayor transparencia en las operaciones comerciales con el exterior (Continuar con el proceso de adhesión al GATT).

- Lograr que el tipo de cambio refleje un valor desprovisto de distorsiones institucionales y especulativas, mantenga la estabilidad a través del tiempo y su ajuste hacia el nivel de equilibrio sea dictado por el mercado.

- Establecer las condiciones para aumentar la capacidad de generación de divisas a través de una política agresiva de promoción de exportaciones, tanto tradicionales como de no tradicionales, para favorecer la diversificación de la base exportable.

- Flexibilizar y agilizar el marco institucional de apoyo al comercio externo e incentivar el desarrollo y fomento de zonas francas. (29)

Dentro de esta política se encuentran las siguientes medidas:

1. Liberalizar las importaciones de las barreras no arancelarias y adecuar los precios internos y externos.

2. Adecuar los aranceles dentro de una rango del 5 por ciento y 50 por ciento.

3. Continuar con el proceso de adhesión al GATT.

4. Reducción gradual de la comercialización de productos por parte del Estado.

5. Elaboración de la Ley General de Transporte.

6. Garantizar el libre uso de las cuentas en dólares.

7. Establecer mecanismos que interrelacionen los mercados de tipo de cambio fijo y el bancario. El mercado oficial de divisas continuará bajo la supervisión del BCR.

8. El mercado bancario tendrá un régimen cambiario flexible y su tasa estará definida por el comportamiento del mercado libre.

9. Liquidación en el mercado bancario de divisas de los ingresos a todas las exportaciones.

10. Pago de todo tipo de importaciones a través del marcado bancario de divisas, con algunas excepciones, hasta completar los cupos que establezca el BCR.

11. Preparar la estrategia de acción para apoyar la política de reactivación del comercio regional y extra regional, así como la revisión de la Cámara de Compensación Centroamericana.

12. Diseño de un Plan de Acción, que incluya la readecuación del CENTREX (Centro de Exportaciones) y una revisión de la Ley de Fomento de la Exportación para fortalecer la infraestructura de apoyo a la actividad de exportación.

13. Otorgar un decidido apoyo crediticio por parte del BCR, a tasas de mercado, a las actividades de exportación.

14. Reducción gradual de los impuestos a las exportaciones y establecimiento de mecanismos automáticos de reintegros a descuentos tributarios por pagos e impuestos al comercio externo. (30)

POLÍTICAS PARA LA REORIENTACIÓN ECONÓMICA,
ÁREA DE COMERCIO EXTERIOR

Gráfica No. 1 (31)



A través del proceso de liberalización económica, apertura al comercio externo y una redefinición del rol del Estado, se espera crear las condiciones necesarias que incentiven a los agentes productivos y así estimular la economía para pasar de tasas de crecimiento reales promedio de 1.6%, en los últimos años la tasa promedio de alrededor de 5% en los años 1993-1994 (32). Estas tasas se acercan al ritmo dinámico de crecimiento real que caracterizó a la economía salvadoreña en la década de los años 60 y parte de los años 70.

A través de la apertura al comercio externo se espera crear, además, las condiciones económicas, financieras, comerciales y legales que faciliten la función exportadora y poder aplicarlas, en un período de 4 años y así contar con los recursos adicionales que serán necesarios para financiar las mayores importaciones esperadas por el incremento de la actividad económica.

En el Plan de desarrollo, también se encuentran tres áreas en las que se divide la política de dicho Plan, las cuales son:

1. Políticas de reducción de la dependencia de la ayuda externa.

2. Políticas financieras de estabilización y reorientación económica.

3. Reformas institucionales y legales para la reorientación de la economía. (33)

En lo que respecta a las políticas de reducción de la dependencia externa: La economía salvadoreña ha alcanzado un alto grado de dependencia, dicha ayuda se recibe en forma de donación. Sin embargo, ante los indicios que la ayuda se reducirá en forma significativa en el transcurso de esta gestión de gobierno, es de imperiosa necesidad, comenzar a planificar para obtener autónomamente mayores recursos y evitar un impacto negativo, como el de tener que ajustarse en un período corto a una nueva realidad.

Conceptualmente, un país debe vivir de acuerdo a lo que es capaz de producir. Si su nivel de gasto es mayor que lo que produce deberá utilizar sus ahorros, pedir prestado o recurrir a donaciones de países amigos o una combinación de éstas alternativas. Si el país cuenta con estos recursos en forma continua, deberá reducir su nivel de vida, crear condiciones para producir más, o una combinación de estas alternativas. Esta última es la situación de El Salvador. Por consiguiente, las políticas de reducción de la dependencia de la ayuda externa (donaciones) deben ejecutarse, para evitar un ajuste que no tenga gradualidad alguna. Estas políticas están agrupadas en cuatro áreas de acción que se presentan a continuación:

1. POLÍTICAS DE APERTURA AL COMERCIO EXTERNO

El aumento de las exportaciones es fundamental, tanto por sus profundos efectos multiplicadores en la economía como por su contribución a la estabilidad cambiaria. El beneficio resulta tanto del mayor ingreso que el país puede obtener por sus exportaciones, como del incremento de su capacidad para importar bienes de capital y tecnología modernos; lo que a su vez, le permite mejorar su productividad y competitividad.

Las políticas de apertura al comercio externo tienen como objetivos, alcanzar un desarrollo dinámico de la base exportable y crear las condiciones para estimular la inversión extranjera. Esto llevará a la ampliación de los mercados existentes, a la penetración de nuevos mercados y a la producción de más bienes y servicios, de mejor calidad.

Para alcanzar este objetivo, la estrategia de acción abarca cinco áreas de políticas, que se relacionan entre sí o actúan como complementos, las cuales son:

a) Política cambiaría: En el desarrollo del proceso de apertura, el tipo de cambio juega un papel preponderante como herramienta de estímulo a las exportaciones, al mismo tiempo que mejora la competitividad de los productos salvadoreños en los mercados internacionales. Consecuentemente, una política cambiaria realista y dinámica es fundamental para promover mayores y diversificadas exportaciones.

b) Establecimiento de un marco legal: Para ayudar a estimular el comercio externo, incorporar nueva tecnología y atraer la inversión extranjera como herramientas para dinamizar el sector externo de la economía, es necesario contar con una marco legal, que en su conjunto, permita al inversionista nacional y extranjero, conocer las condiciones bajo las cuales, trabajará de modo que obtenga un grado de confianza que sea suficiente para arriesgar su inversión en una función productiva en El Salvador. Si bien este marco legal debe de dar garantías a los inversionistas, también debe velar por la protección de los recursos y patrimonio nacionales.

Para establecer un marco legal acorde con el objetivo de abrir la economía, el Gobierno de El Salvador sometió a la Asamblea Legislativa, tres proyectos de Ley:

i) Ley de Reactivación de las Exportaciones

Esta Ley fue orientada para facilitar a los exportadores la utilización de los recursos en los cuales el país tiene ventajas comparativas. En donde como resultados de esta Ley, se obtengan el establecimiento de un marco jurídico que ayude a mantener y mejorar la competitividad de los productos nacionales, tanto en los mercados regionales como en los extra regionales. Esperándose de esta manera que el Gobierno coadyuve a establecer un mecanismo que permita la utilización adecuada de los recursos y que ponga al día a El Salvador con las prácticas modernas del comercio internacional.

ii) Ley del Régimen de Zonas Francas y Recintos fiscales

Las zonas francas se conciben como herramientas que facilitan las actividades económicas generadoras de empleo, inversión y bienestar económico. De acuerdo con la Constitución de la República, es función del Estado establecer los instrumentos legales necesarios que propicien la inversión, tanto nacional como extranjera.

iii) Ley de Fomento y Garantía de la Inversión Extranjera

El fomento de la inversión extranjera y la transferencia de tecnología, es un requisito fundamental para modernizar y hacer más eficiente y competitivo el aparato productivo salvadoreño. Más atractiva es aún la inversión extranjera en la medida que favorezca la generación de empleo y promueva el crecimiento y la diversificación de la economía. Para atraer al inversionista extranjero es indispensable garantizarle la seguridad jurídica que le dé una protección adecuada a sus inversiones, a través de disposiciones de aplicación general, que regulen y garanticen la inversión extranjera. Con la Ley de Fomento y Garantía de la Inversión Extranjera se da el primer paso en esta dirección, Sin embargo, el instrumento que le da la vida a la Ley y determina el marco de operaciones es su Reglamento. A través de este Reglamento, el Gobierno busca establecer las condiciones necesarias para fomentarla, favorecer al país de sus frutos en beneficio de todos los habitantes, velar por la buena utilización de los recursos y protección del patrimonio nacional.

c) Política Arancelaria: Tiene como objetivo facilitar la apertura de la economía y establecer los precios relativos, evitando protecciones discrecionales que distorsionan el comercio e incentivan actividades ineficientes, en perjuicio de los consumidores nacionales y de otras actividades económicas más productivas. Además, a través de un sistema de aranceles bajos y uniformes, se busca eliminar áreas de presión de sectores interesados, evitar los aforos discrecionales que incentivan la corrupción y eliminar un factor que estimula el contrabando. Después de una desgravación arancelaria y eliminación de exenciones para establecer un rango inicial de (5-50) por ciento en 1989.

d) Política de Capacitación Laboral: Su finalidad es la de preparar a los trabajadores salvadoreños para enfrentar los procesos de liberalización de la economía y de reconversión industrial. En el primer caso, esta política se observa como una herramienta para mejorar la productividad laboral y así estimular el crecimiento de los ingresos de los trabajadores.

e) Política de apoyo institucional: En este sentido, el Gobierno de El Salvador busca crear una conciencia exportadora en todos los niveles y en un contexto nacional. En este esfuerzo conjunto de gobierno-sector privado, es necesario eliminar todas las trabas que distorsionan o desincentivan la función exportadora y establecer una campaña de difusión y orientación de la actividad económica hacia el comercio externo.

2. POLÍTICAS DE CAPTACIÓN DE LAS REMESAS DE LOS EMIGRANTES

Los flujos de divisas provenientes de las remesas de los emigrantes se han constituido en la segunda fuente de ingresos del exterior después de las generadas por las exportaciones de café. Sin embargo, no ha existido una política que incentive a los salvadoreños que trabajan en el exterior a enviar mayores proporciones de sus ingresos a su país y domésticamente, no se han creado condiciones para promover el empleo productivo de dichas remesas. Esto último, ha estimulado el consumo en desventaja del ahorro, ha abastecido al mercado negro y se ha transformado en la principal fuente de salida de capitales.

3. POLÍTICAS DE FINANCIAMIENTO EXTERNO

El acceso de El Salvador al financiamiento externo ha sido muy limitado durante la última década, en gran medida a causa de políticas económicas erradas y al impacto político de la guerra. Además la ayuda masiva proporcionada por gobiernos amigos desincentivó todo esfuerzo mayor del gobierno para negociar recursos en el exterior.

La política de financiamiento externo busca obtener un mayor apoyo crediticio internacional de las instituciones multilaterales como un paso inicial para tener acceso a nuevos programas bilaterales y eventualmente, a la banca privada extranjera. También, mediante una liberalización de las operaciones de capital.

Dado los objetivos de política de financiamiento externo, el Gobierno en este período, realizó esfuerzos para establecer condiciones internas que permitiesen que El Salvador, mejorara su clasificación como sujeto de crédito a nivel internacional. Toda la política de endeudamiento se enmarcó dentro de las proyecciones económicas de medio y largo plazo para evitar concentraciones en el servicio de la deuda externa y desestabilizaciones económicas.

3.6 GESTIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR EN EL PLAN DE GOBIERNO DEL PRESIDENTE ARMANDO CALDERÓN SOL

El gran objetivo nacional del Plan, fue construir una “Gran Alianza Nacional”, con todos los sectores progresistas, a fin de consolidar el “Cambio en Democracia”, más grande en la historia de El Salvador; facilitar el desarrollo humano pleno, para que existiera equidad y evitar que el que nace pobre esté condenado a morir pobre; convertir a El Salvador en un país de oportunidades, con movilidad social; lograr la autonomía económica, enalteciendo el nacionalismo; fomentar el espíritu de reconciliación nacional, sobre la base del respeto y de la ley; y con fundamento en lo anterior, construir una paz social permanente.

Las áreas de acción del plan en cuestión, fueron cuatro:

1. PLAN DE ACCIÓN EN EL ÁREA POLÍTICA: Cuyos objetivos específicos fueron; construir una sociedad donde imperara la “Democracia Constitucional”, en todas sus expresiones; transformar la sociedad salvadoreña inculcando el verdadero significado de la democracia; formar una sólida ética administrativa en los servidores públicos; defender y proteger los intereses del país en el exterior y de los salvadoreños que viven en tierras lejanas; y establecer un auténtico Estado de Derecho.

2. PLAN DE FORTALECIMIENTO DEL ESTADO DE DERECHO Y DE LA SEGURIDAD PÚBLICA: Cuyos objetivos específicos fueron; asegurar el orden social y garantizar el efectivo goce de los derechos fundamentales de la persona; fortalecer el orden jurídico, para lograr un gobierno sujeto a las leyes y no a las personas; mejorar la administración de justicia, para que impere el Estado de Derecho, con igualdad para todos; y resguardar la paz y la seguridad pública.

PLAN DE DESARROLLO ECONÓMICO: Los objetivos específicos de este Plan fueron: que el crecimiento económico fuera real, fuerte sostenido indiscriminado y con equidad; consolidar el modelo de economía social de mercado; generar confianza en el sector privado, mediante la seguridad jurídica, la estabilidad de la economía, social y política, transformar el crecimiento en desarrollo económico; e incrementar la inversión pública en obras de infraestructura que contribuyan al desarrollo económico.

4. PLAN DE DESARROLLO SOCIAL: Con los objetivos del desarrollo integral del ser humano, mediante la creación de igualdad de oportunidades, para mejorar el nivel y la calidad de vida de El Salvador; continuar haciendo de El Salvador un país de propietarios; erradicar la extrema pobreza en forma progresiva, para terminar con la fatalidad de que el que nace pobre, esté condenado a morir pobre; lograr el desarrollo humano especialmente para la superación de la pobreza y convertir a El Salvador en un país de oportunidades con equidad.

A los efectos de este trabajo de graduación, se dará especial atención al Plan de Acción en el área política, cuyos subcomponentes de acciones y políticas fueron:

a) Desarrollo del Sistema Democrático.
b) Fomento de la participación ciudadana.
c) Desarrollo institucional y técnico de la Asamblea Legislativa.
d) Desarrollo integral de los gobiernos municipales.
e) Derechos Humanos.
f) Fortalecimiento ético de la administración pública.
g) Política Exterior: Plan de Relaciones Exteriores, capacitación y reestructuración del servicio exterior.

PLAN DE RELACIONES EXTERIORES

Este Plan incluye políticas y acciones agrupadas en tres áreas:

a) Política global de relaciones exteriores.
b) Relaciones exteriores, área política y social.
c) Relaciones exteriores, área económica.

a) Política global de Relaciones Exteriores

La política de relaciones exteriores de El Salvador, a partir de 1994, buscó primordialmente promover la imagen del país y ampliar la presencia salvadoreña en el concierto internacional; proteger y promover los intereses nacionales; asegurar la integración y cooperación entre los países centroamericanos, explorar otras posibilidades y esferas de cooperación y complementación, promoviendo nuevos vínculos con otros países; facilitar y propiciar la inversión extranjera, de acuerdo a las ventajas que tiene el país, para que dicha ayuda generara nuevas oportunidades y se convirtiera en un instrumento de desarrollo nacional; obtener y aprovechar los adelantos científicos y de transferencia de tecnología moderna apropiada, para ampliar las fronteras productivas.

Para desarrollar los objetivos de este subcomponente, las políticas y acciones adoptadas fueron:

- Consolidar el respaldo de la Comunidad Internacional a El Salvador y continuar con la defensa de la soberanía e integridad nacionales.

- Rechazar las medidas intervencionistas y el ejercicio pleno de la jurisdicción terrestre, aérea y marítima.

- Establecer relaciones con nuevos países, para ampliar el ámbito de acción, mediante una gestión especial hacia ellos.

- Ampliar relaciones con algunos países asiáticos, en consideración a la vitalidad técnica-financiera alcanzada, por ellos; y en los países de la CEE, hoy EU, por la importancia que tienen sus programas de cooperación, para el desarrollo social y productivo de El Salvador.

b) Relaciones Exteriores, Área Política y Social

En este subcomponente se buscó como objetivos, apoyar y proteger los intereses de los salvadoreños residentes en el exterior, considerando que ellos son los principales socios del desarrollo económico y social de El Salvador.

Las políticas y acciones, para lograr los objetivos en cuestión son los siguientes:

- Establecer una política de apoyo decidido a los compatriotas que viven en tierras lejanas, con el soporte de embajadas y consulados salvadoreños; en consecuencia, los consulados de El Salvador en los países o ciudades donde viven una gran cantidad de salvadoreños, serían fortalecidos, para que actuaran como verdaderos centros de estímulos a los connacionales, ampliando sus nexos con el país y creando oficinas de información comercial y de servicios para los salvadoreños.

- Realizar un programa de información para los compatriotas radicados en el exterior a través de gremiales, consulados y oficinas bancarias en el exterior, sobre fuentes de ahorro, proyecto y posibilidades de inversión en el país.

- Como gobierno, se buscó negociar la permanencia en el exterior de los salvadoreños que lo deseaban, mediante las gestiones de prórrogas de Tratados como el de Permanencia Temporal.

- Se efectuaron negociaciones para asegurar la estabilidad y respeto de los derechos migratorios de los salvadoreños, así como la adopción de políticas de gobiernos amigos, para brindarles estabilidad o posibilitar la extensión de su permanencia legal en donde se encontraran radicados.

- Se daría especial atención a la situación de los indocumentados, para que se respetaran sus derechos humanos fundamentales, priorizando la defensa de los derechos de los salvadoreños vulnerados en situación de tránsito.

- Establecimiento de una política divulgativa, sobre el proceso de paz, los avances en el respeto y defensa de los derechos humanos en El Salvador; la ampliación y fortalecimiento del sistema democrático alcanzado y el progreso económico y social que el país estaba logrando, como medio para adquirir mayor respeto por parte de la Comunidad Internacional.

- Se diseñaría una estrategia para la obtención de apoyo técnico y financiero para el programa de fortalecimiento de la participación ciudadana, como expresión de la democracia activa y dinámica.

- Desarrollar un plan especial de difusión sobre la situación socio-política de El Salvador, para atraer la inversión extranjera y programas de asistencia técnica y financiera contra la pobreza y en particular, con el plan de reconstrucción nacional, con un claro impacto sociopolítico.

c) Relaciones Exteriores, Área Económica

- Promoción de iniciativas que permitieran la apertura comercial y la ampliación de mercados externos, para los productos salvadoreños.

- Ayudar a la captación de la inversión externa y de nuevas tecnologías que permitieran ampliar las fronteras productivas.

- Estimular el desarrollo integral equitativo y convertir a El Salvador en un país de oportunidades, con esa finalidad se pensó crear organismos idóneos, establecer relaciones con nuevos países, optimizar los rendimientos de los acuerdos existentes y obtener las mejores condiciones en la suscripción de nuevos convenios, en la conformación de bloques o frentes comunes con otros países de similares intereses y ante terceros Estados o Foros Multinacionales.

Como políticas y acciones para el logro de los objetivos y estrategias referidos, se implementó:

- Diseñar y ejecutar un programa para ampliar los espacios económicos, especialmente en Centroamérica, reafirmando el apoyo al proceso de integración regional y la armonización de las políticas económicas de los países centroamericanos.

- Establecimiento de un programa prioritario de negociaciones sobre Zonas de Libre Comercio con otros países, especialmente con los del bloque del Tratado de Libre Comercio Norteamericano (NAFTA), a fin de ampliar los mercados y las oportunidades para los productores salvadoreños.

- Poner en marcha un plan de información sobre las condiciones sociales y políticas, con el propósito de atraer la inversión extranjera.

LOS AÑOS NOVENTA

El Salvador inició en medio de perspectivas prometedoras, la década de los años noventa pero se encamina en la actualidad, con pasos inestables hacia el nuevo milenio.

Tras la “Década Perdida” de los años ochenta, en los noventa fue una década en que poco se aprovechó, en términos de las oportunidades que se tuvieron para avanzar en la consolidación de una plataforma productiva de clase mundial y de una efectiva democracia política y social.

Después de haberse posicionado el país, como líder incontrovertible en la carrera del crecimiento económico en la región, en el primer quinquenio de los años 90’s (34), El Salvador ha venido decayendo en una preocupante situación de aletargamiento económico, quedando relegado a un modesto cuarto lugar entre los cinco países Centroamericanos, en la segunda mitad de la década. Con una tasa estimada de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real del 2.5% para 1999, el país estaría por debajo de la tasa promedio del 3% que el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha proyectado para la economía mundial, en un año en que el desempeño de ésta, no ha sido particularmente vigoroso. El problema fundamental no radica en la ocurrencia de un mal año económico por efectos de los fenómenos del “Niño”, del “Mitch” o de los bajos precios internacionales del café; más allá de esas catástrofes naturales hay otros posibles factores coyunturales o estructurales, que han determinado que el letargo se haya prolongado ya por cinco años, sin que se vea todavía un claro punto de cambio en el horizonte cercano, por más que algunas percepciones precipitadas de ciertas cifras económicas auguren un cambio de tendencia.

Paradójicamente una de las posibles explicaciones de tal situación está relacionada con la primera oleada de las reformas estructurales que contribuyeron al auge económico que el país experimentó en el primer quinquenio de la década. La liberación comercial por sí misma, no garantiza una inserción exitosa en la competencia de los mercados internacionales.

Liberar la economía, eliminando controles cambiarios, impulsando desgravaciones arancelarias u otras medidas, en un país cuyo aparato productivo se encuentra tecnológicamente atrasado careciendo de los adecuados servicios de apoyo a la producción, constituye un riesgo económico para el país.

Sería sin embargo, un error concluir que las reformas estructurales son las responsables de que la economía salvadoreña, no solo no haya podido salir a disputar posiciones en los mercados internacionales, sino que incluso, haya cedido su propio mercado a las mercancías de los grandes exportadores. Sería negativo pretender dar marcha atrás a las reformas y comenzar con un nuevo experimento, con el tipo de propuestas que algunos sectores han venido proponiendo desde la firma de la paz.

Lo que El Salvador necesita es más mercado y más democracia real que sustituya al ficticio mercado y democracia, que lo mantienen en la actual posición económica y social.

Por tanto hay que avanzar en las reformas que quedaron pendientes para consolidar una plataforma competitiva de clase mundial, lo cual implica trabajar a fondo en resolver los desequilibrios macroeconómicos que están entrampando el crecimiento y sobretodo subsanar las deficiencias ingentes de capital físico y social. Para seguir adelante con las reformas pendientes, el país urge de un liderazgo efectivo, no puede darse el lujo de poner en riesgo las oportunidades para que el país pueda insertarse en el planeta globalizado del siglo 21.

BREVE RESEÑA DEL PERÍODO DE LA DÉCADA 1989-1999

El Salvador cierra el siglo, bajo la conducción política del partido Alianza Republicano Nacionalista (ARENA), la derecha se convierte en el sector que hegemoniza la incipiente transición democrática. Creado a finales de 1981, ARENA inicia un vertiginoso ascenso electoral a partir de 1988, cuando tiene 31 de los 60 Diputados, con que cuenta la Asamblea Legislativa de esa época. Un año después, Alfredo Cristiani, considerado como representante del sector moderado, graduado en los Estados Unidos, gana los comicios e inicia lo que se convertirá en la década de ARENA, desde que asume el mando Cristiani manifiesta su disposición al diálogo con las fuerzas insurgentes. En 1990, tras el quiebre de la ofensiva, el proceso se reinicia y se mantiene sin interrupción hasta que termina con la firma de la paz en el Castillo de Chapultepec, México en 1992.

Cristiani pasa a la historia como el presidente cuyo mandato puso fin a los doce años de guerra que tuvo el país.

En su período también se aplicó un programa de ajuste y reorientación económica que reprivatiza la banca, el comercio exterior y cambia la estructura tributaria del país al introducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA). La Reforma Educativa iniciada en su gestión es considerada como uno de los logros más destacados de la última década.

En esta administración, El Salvador experimentó una de sus transformaciones más importantes del presente siglo. Las reformas aplicadas por la misma, trasladan la hegemonía económica del sector agro exportador al sector financiero y de servicios; El Salvador abandona la economía agraria y termina convirtiéndose en una economía terciaria o de servicio.

En 1994, el segundo presidente arenero, Armando Calderón Sol, sucede a Cristiani en el poder político. Calderón Sol continúa con el cumplimiento de los Acuerdos de Paz y en 1995 aplica un paquete de medidas económicas destinadas a abrir la economía a la competencia internacional. El IVA es incrementado del 10 al 13%, y en el segundo semestre de ese mismo año, el país inicia un período de desaceleración económica, que no pudo superarse durante su mandato. El programa de privatizaciones continuó con la venta de la Administración Nacional de Telecomunicaciones (ANTEL), las distribuidoras eléctricas y la privatización del manejo de los fondos de retiro con la entrada en funcionamiento de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Durante el gobierno del Presidente Calderón Sol, se reconstruyó buena parte de las carreteras del país, incluida la del litoral, así como algunos puentes. Este período se caracterizó por la vigencia de las libertades individuales y por el respeto al derecho a la información.

3.7 ANÁLISIS DE LA GESTIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR DE EL SALVADOR EN LAS ADMINISTRACIONES PRESIDENCIALES, LICENCIADO ALFREDO CRISTIANI Y EL DOCTOR ARMANDO CALDERÓN SOL, EN EL MARCO DEL TLC NORTEAMERICANO, PERÍODO 1989-1999.

Las administraciones presidenciales en cuestión, son complementarias en el contexto del TLC de Norteamérica.

La política comercial del entonces Presidente Licenciado Alfredo Cristiani, sentó las bases para las futuras negociaciones de los Tratados de Libre Comercio, e inició el modelo económico de libre mercado en El Salvador, implementando medidas de estabilización macroeconómicas; como reducir la inflación monetaria, el déficit fiscal y desregulación de la economía. Propició las condiciones para incorporar la economía de El Salvador al comercio y a los mercados internacionales por la vía bilateral y multilateral. Al terminar la década de los ochenta, la economía mundial cambió radicalmente y principalmente por el aparecimiento del fenómeno de la globalización de la economía y el pensamiento neoliberal impulsado por los organismos financieros internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), sobre este contexto se implementaron las medidas económicas de la Administración Cristiani, ya relacionadas y su consecuente continuación en la Administración Calderón Sol.

El Salvador en la Administración Cristiani, experimentó una de sus transformaciones más importantes del siglo XX, las reformas aplicadas por tal administración, trasladaron la hegemonía económica del comercio agro exportador, a manos de los servicios financieros, el país dejó de ser una economía agraria y se convirtió en una economía terciaria o de servicios.

En el período de 1989 a 1992, los resultados de la política económica fueron positivos en materia de estabilización económica, pero negativos en el aspecto social, la pobreza incrementó del 55.2% en 1989 al 57.5% en 1992. Las reformas económicas más trascendentales de la Administración Cristiani, fueron la reprivatización del sistema financiero, la reforma fiscal con el Impuesto al Valor Agregado (IVA). En dicha administración se acentuó el modelo de desarrollo hacia fuera, se buscó una mayor apertura de la economía incrementando las exportaciones y se establecieron las condiciones para aumentar la capacidad generativa de divisas, a través de una política comercial promotora de exportaciones; tanto de productos tradicionales como no tradicionales. Se buscó flexibilizar y ampliar el marco institucional en apoyo al comercio externo y se fomentó la creación de las Zonas Francas. Para lograr los propósitos relacionados, se implementaron medidas tales como: liberalizar las importaciones de barreras no arancelarias, adecuar los aranceles, continuar con el proceso de adhesión al GATT (El Salvador se adhirió al GATT en 1991, pero no participó en ninguna de las reuniones de la Ronda Tokio, e ingresó a la OMC en 1995 en la Administración Calderón Sol) y reducir los impuestos a las exportaciones. Desde esta administración los países centroamericanos iniciaron el proceso negociador, para suscribir un TLC con México; en el marco a la inserción de Centroamérica en la economía mundial. No obstante, con el transcurso del tiempo la unidad de Centroamérica se fragmentó y tanto Costa Rica (35) como Nicaragua, se separaron para firmar tratados bilaterales con México, teniendo por base el Artículo 12 numeral 12 del Protocolo al Tratado General de Integración Económica (36), que establece que: “Los Estados parte, podrán negociar unilateralmente, acuerdo con terceros países…”, esto motivó declaraciones conjuntas de El Salvador, Honduras y Guatemala, para conformar el llamado Triángulo Norte de Centroamérica (TNC o G-3) y proseguir en bloque con las negociaciones del TLC con México. En el marco de la gestión de política comercial exterior de la administración Cristiani y frente al TLC con México, los presidentes de Centroamérica y México, se reunieron en Tuxtla Gutiérrez, México el 11 de enero de 1991; lo que significó un cambio trascendental en las relaciones de Centroamérica y México, reiteraron los mandatarios que la consolidación y el fortalecimiento de la integración centroamericana, es la base fundamental para el desarrollo potencial de la región y la condición esencial para su estabilidad. En tal reunión se acordó asumir el compromiso de implementar un acuerdo de complementación económica, compuesto de siete programas, dentro de los cuales se incluyó el denominado “Programa de Liberación Comercial”, con el propósito de alcanzar para diciembre de 1996 una Zona de Libre Comercio entre todos los países miembros, en las bases de dicho acuerdo se consideró, que las negociaciones de liberación comercial, debían tener en cuenta, las diferencias existentes en los niveles de desarrollo económico de los países participantes, además, se convino que el Programa en cuestión incluiría la eliminación total de las restricciones no arancelarias, este punto fue en las negociaciones uno de los más difíciles, por los reclamos de los exportadores salvadoreños a las barreras no arancelarias (transportes de las mercancías, requisitos legales y de calidad, registros de marcas, etc.) que imponía México.

Finalmente en las bases del acuerdo ya referido, se estableció que el proceso podía incluir negociaciones bilaterales, lo que incentivó a otros países como Costa Rica y Nicaragua, como ya se dijo, adelantarse en el proceso, situación que dañó a la unidad Centroamericana al restarle fuerza a la capacidad negociadora colectiva de Centroamérica. Debido a que el proceso de negociación perdió su fuerza y como se dijo, principalmente, por la crisis financiera mejicana, los presidentes de los países involucrados, se reunieron nuevamente en Tuxtla Gutiérrez en 1996, para formular su mandato de reiniciar las pláticas negociadoras. Es a partir de este nuevo intento, que el proceso para llegar a suscribir el TLC con México se dinamizó en la administración Calderón Sol.

La Administración del presidente Calderón Sol, continuó desarrollando la política económica de su predecesor el Presidente Cristiani, pero con medidas más concretas, con el propósito de incrementar los accesos a los mercados internacionales y para darle cumplimiento a los compromisos asumidos en la OMC (Organización Mundial del Comercio), relativos a la desgravación arancelaria para liberalizar el comercio internacional, e incremento a su vez, el proceso de integración económica en Centroamérica.

Se diseñó un programa para ampliar los espacios económicos, priorizando las negociaciones sobre Zonas de Libre Comercio con otros países, especialmente con los del bloque del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA), a fin de ampliar los mercados y las oportunidades para los productores salvadoreños, habiéndose suscrito TLC con la República Dominicana y Chile.

Se puso en marcha un plan informativo sobre las condiciones económicas y políticas, con el propósito de atraer inversión extranjera.

Las negociaciones para lograr un TLC con México, iniciaron en 1994, un año después fueron interrumpidas por la crisis financiera mejicana, por lo que tales negociaciones se reanudaron en 1996 y hasta la fecha aún no se ha suscrito, habiéndolo negociado en forma multilateral; Honduras, Guatemala y El Salvador, lo que se denomina Triángulo Norte o CA-3

CONCLUSIONES

1. Desde 1989 los Planes de Desarrollo Económico-Social de las gestiones presidenciales del Licenciado Cristiani y del Dr. Calderón Sol, tuvieron el objetivo de crear una economía eficiente y diversificada, impulsada por el crecimiento de las exportaciones para adaptarse a las circunstancias cambiantes del mercado local e internacional, atraer inversiones extranjeras e intentos de colocar al país en el mercado mundial en forma competitiva.

2. El programa de estabilización y ajuste implementado en el período 1989-1994, que corresponde a la Administración del presidente Cristiani, impulsó la reforma comercial que permitió la reducción de aranceles, barreras no arancelarias y eliminación de controles de precios, impuestos a la exportación, controles cambiarios y depósitos aplicados a la importación, se abolieron monopolios estatales que manejaban el comercio exportador y empresas estatales, que controlaban la comercialización de productos agrícolas. El Salvador dejó de tener como base económica, la agro exportación, sustituyéndola por el sector terciario o de servicios bancarios financieros se reformó la estructura tributaria basándose en pocos impuestos de tasas bajas y de base amplia, se sustituyó el impuesto de timbres, por el Impuesto al Valor Agregado (IVA), se eliminó el impuesto al patrimonio y el de donaciones y sucesiones, entre otros. En dicho período, El Salvador concretó su adhesión al GATT, se ejecutó un agresivo programa de privatizaciones, vendiéndose el Hotel Presidente, los activos del Instituto Regulador de Abastecimientos (IRA), más del 70% de la Zona Franca de San Bartolo y la venta al sector privado de los bancos y asociaciones financieras nacionalizados en la gestión Presidencial del Ingeniero José Napoleón Duarte.

3. En 1994 durante la gestión del Presidente Armando Calderón Sol, se tuvo como objetivo fundamental, profundizar las reformas económicas impulsadas, desde 1989 por su predecesor el Licenciado Alfredo Cristiani, con el propósito de asegurar altas tasas de crecimiento y de conservar el equilibrio macroeconómico. La visión de éste gobierno, consistió en acelerar el crecimiento económico, para volverlo sostenible y acumulativo, elevando el nivel global de la economía. Ello partió del reconocimiento de que el retorno de la paz, firmada en 1992 en la Administración Cristiani, y la nueva realidad económica internacional proveían grandes oportunidades para el desarrollo futuro del país.

4. Las áreas claves del programa de gobierno de la Administración Calderón Sol fueron: La privatización de servicios públicos, el otorgamiento de concesiones y la descentralización. Se privatizaron ANTEL y cuatro distribuidoras eléctricas, se reformó el Sistema de Pensiones, cuyos fondos se dieron en administración a empresas privadas de gestión, o sea las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP’s), se buscó concesionar a empresas privadas la administración de puestos, aeropuertos y carreteras; así como abrir a la participación del sector privado, la provisión de servicios de agua, salud y educación, prestados por el Estado.

5. Los Planes de Desarrollo Económico y Social de las Administraciones del Presidente Cristiani y Calderón Sol, son complementarios en su estrategia general de desarrollo económico y responden al modelo Neoliberal de economía de mercado.

6. En lo que a la política exterior en el período de la Administración Cristiani respecta, se concluye que no hubo mayor apertura en lo que a comercio exterior se refiere, pero si El Salvador se adhirió al GATT en 1991 y luego a la OMC en 1995 comenzándose a negociar el Nafta en 1993. Esto obedece a un cambio en la política comercial del país, ya que antes de 1989 en El Salvador, la economía se basó en el desarrollo hacia adentro, en donde el proteccionismo era la forma adoptada para garantizar la productividad nacional. Luego con la nueva política del entonces Presidente Cristiani, quien en su Plan de Desarrollo Económico, desecha el modelo de sustitución de importaciones y le da más importancia a las exportaciones, en donde el agro se va abandonando paulatinamente.

7. En el período de la Administración del Presidente Cristiani, se dieron cambios fundamentales en su política exterior: La modificación de las leyes aplicadas al comercio exterior, a través de un decreto emitido, la implementación de un Programa de desgravación arancelaria, que no fue efectivo sino hasta tres años después del inicio de su período presidencial.

8. En el período del Presidente Calderón Sol, se dio un incremento en la apertura del comercio exterior, en comparación al período de gestión Presidencial del Licenciado Cristiani.

9. Uno de los obstáculos más grandes para la firma del NAFTA, ha sido que las relaciones comerciales con los Estados Unidos, se ha dado solamente a través de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe y que el Congreso del mismo país lo rechaza. Por otra parte para los Estados Unidos su socio comercial siempre ha sido en gran medida, Canadá y últimamente con México en lo que respecta a la contratación de mano de obra, en donde El Salvador se encuentra en desventaja, debido a que la mano de obra mejicana es más barata.

10. Se concluye además, que la firma de Tratado de Libre Comercio con Norte América no es posible, por el momento, ya que no se ha podido llegar a un acuerdo con resultados que satisfagan las expectativas para los países miembros del mismo y El Salvador, y a la fecha ni siquiera existe firma del Órgano Ejecutivo, según entrevistas realizadas en el Ministerio de Economía.

11. En lo que respecta al área monetaria y financiera, el BCR (Banco Central de Reserva), liberalizó todas las tasas de interés activas y pasivas y eliminó la garantía del redescuento, para fortalecer al sector financiero del país.

12. El Plan de Desarrollo en el período 1989-1994, constituyó un cambio radical en la filosofía de la conducción de la nación, ya que pasa de un sistema dirigista e interventor a un sistema de economía de mercado, esto significa, que el sector privado se convierte en el motor principal del desarrollo económico y social del país.

13. Desde 1989, el objetivo de las autoridades salvadoreñas ha sido, crear una economía eficiente y diversificada, impulsada por el crecimiento de las exportaciones.

14. La política comercial como estrategia en estos dos períodos de gobierno, se fundamenta en un programa de desgravación arancelaria, que tiene como propósito reducir los costos domésticos de producción, contribuir a la modernización del aparato productivo y convertir al país en un lugar competitivo.

15. En El Salvador en los sectores agrícola, industrial y de servicios, han estado sometidos a un proceso de ajuste, en esa medida se ha ido desmantelando el antiguo régimen proteccionista controlado por el Estado y han ido cobrando importancia las fuerzas del mercado.

16. En la década anterior al período en cuestión, en El Salvador uno de los sectores que recibió protección fue el industrial, debido a la política de desarrollo hacia adentro buscando sustituir las importaciones.

17. El Salvador ha logrado un avance importante en términos de libertades económicas, pero no en términos de competitividad global y desarrollo humano.

18. A raíz de las conclusiones anteriores se puede decir que, los dos cambios más importantes que se observan en la década 1989-99, son por un lado:

- La aplicación del programa de reformas económicas, iniciado en la gestión del Licenciado Cristiani y continuado por el Doctor Calderón Sol.

- Por otro lado, la firma de los Acuerdos de Paz, en enero de 1992, lo que propició la estabilidad política, condición necesaria para el desenvolvimiento de la actividad económica.

RECOMENDACIONES

1. Debe evitarse que la globalización, sea un factor de inestabilidad política y malestar social, en los países menos avanzados económicamente y buscar como objetivo que dichos países participen de los beneficios de la globalización, requiriéndose para ello, una economía mundial más coherente y una estructura financiera que impida flujos de capital excesivamente especulativos y desestabilizadores, así mismo crear para aquellos, una mayor apertura de mercados en los países industrializados, mayor acceso de todos a las nuevas tecnologías productivas.

2. Las instituciones internacionales actuales, dominadas por los países industrializados deben preocuparse por los problemas sociales y medioambientales, por los derechos humanos y la diversidad cultural, lo que no se aprecia en sus normas y actitudes actuales, ya que es lamentable que una gran parte de la población mundial estén excluidas de los beneficios de la globalización, cuya culpabilidad, en parte se atribuye a que el desarrollo, lo detienen las barreras que los países industrializados mantienen aún, ante las exportaciones de los que están en vías de desarrollo.

3. Aunque la globalización, no es enemiga del desarrollo los países que están en mejor posición económica, deben de ayudar más para evitar los problemas que aquella produce en la sociedad, lo que es de interés para ellos mismos, ya que así no se corre el riesgo de ocasionar una reacción negativa que pueda anular todos los beneficios de la globalización.

4. La integración de los países en vías de desarrollo como El Salvador, en la economía mundial, debe ser cualitativa y el problema del acceso de estos países, al crédito que ha producido la volatilidad financiera que tanto les ha perjudicado en las últimas crisis, debe solucionarse en forma inmediata; siendo necesario abrir los mercados a las exportaciones del tercer mundo, los cuales deben diversificar sus economías y renovarse tecnológicamente,

5. La globalización, aunque no es un fenómeno ideológico, sino un hecho natural e inevitable; requiere una mejor gestión internacional y más justa, para lo cual la OMC, debe aprobar una iniciativa para permitir un acceso libre a los mercados de los países oficialmente calificados, como menos avanzados, que tan sólo representan el 0.5% del mercado mundial.

6. Los gobiernos de las potencias económicas que están en principio a favor del libre comercio, deben tener voluntad política, para enfrentarse a quienes en sus propios países, abogan por soluciones proteccionistas e impiden la apertura mundial del comercio.

7. El Salvador, debe propiciar e incentivar de inmediato en el sector privado productivo, un programa de reconversión industrial, que le permita a los sectores que lo integran, el acceso a nuevas formas técnico-científicas de producción, para hacerlos más competitivos en el contexto de libre comercio internacional.

8. Que el desarrollo social, tenga la prioridad y el fomento real que se requiere para superar la pobreza y la falta de salud y educación, en que vive más del 60% de la población centroamericana, para ir más allá de las declaraciones y buenas intenciones, plasmadas en los tratados de integración, que resultan de Cumbres Presidenciales centroamericanas.

9. Se requiere, para que el país combata efectivamente la pobreza, un crecimiento económico promedio que supere el 3%, que en los últimos 40 años se ha presentado, a efecto que la población pueda sentir los beneficios derivados del incremento del PIB.

10. Para alcanzar el crecimiento económico recomendado, se requiere trabajar en lo siguiente: Modernizar el aparato estatal, aumentar las exportaciones y desarrollar la infraestructura. En lo concerniente a la modernización estatal, se estima que no es posible progresar mucho con un Estado ineficiente; por lo que un Estado pequeño pero fuerte, es fundamental para desarrollar las tareas que él tiene asignadas. Respecto a las exportaciones: Si éstas no aumentan sustancialmente en un futuro inmediato, la economía entrará en un proceso de recesión, con un eminente peligro a la economía nacional. En el área de infraestructura: se recomiendan inversiones en la apertura de carreteras, puertos, terminales de carga internacional, entre otras.

11. Se recomienda además, avanzar en lo que respecta a la seguridad ciudadana, para contribuir a la certidumbre y seguridad jurídica, indispensables para atraer inversión extranjera. Así mismo, debe mejorarse la cobertura de educación, en carreras eminentemente técnicas, para que se especialice la mano de obra nacional, ya que aunque es abundante en nuestro país, no está calificada técnicamente.

12. Se requiere elaborar una política estratégica nacional de negociaciones internacionales, ya que la improvisación es lo que ha definido el esquema de negociaciones comerciales de El Salvador, a pesar de que se ha tenido tres Administraciones Presidenciales, desde que se iniciaron negociaciones de Tratados de Libre Comercio (TLC). Para elaborar la estrategia en cuestión, debe existir un diálogo entre los diferentes sectores económicos de la sociedad, para anticipar balances en el sentido de analizar; qué se va a ganar o perder, en términos de flujos de comercio y poder medir el grado de complementariedad o de competitividad, que se puede tener con las estructuras productivas de terceros países. Es necesario también, un mayor esfuerzo del servicio exterior de parte de los países centroamericanos, para superar ipso facto los obstáculos que impiden la conformación real de la Unión Centroamericana, fundamentado en la premisa de que actuar como bloque en los proceso de negociación internacional, es muy superior y mejor a cualquier beneficio obtenido en forma unilateral e individual. A este respecto es muy conveniente e inteligente, avanzar gradualmente en el proceso de integración, por ejemplo; la conformación de un verdadero Mercado Común Centroamericano o la Unión Monetaria, de los países centroamericanos, esto serían los proyectos más viables y factibles; antes de aspirar de una sola vez, a una Unión Política que por las circunstancias actuales, no goza del ambiente político positivo para ello.

13. Las gremiales empresariales deben conformar alianzas estratégicas, para competir con éxito con las empresas extranjeras y poder así, penetrar con mayor capacidad, los mercados internacionales.

14. Un TLC con los Estados Unidos por el momento no es factible, aunque deseable para el país, por lo que se recomienda, esforzarse en ampliar y mejorar las preferencias, que dicho país ofrece a la región en su programa, Iniciativa de la Cuenca del Caribe (CCI) (37) y además, otra opción en la que se pueden obtener beneficios similares al NAFTA es la incorporación al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), a iniciativa de los Estados Unidos de Norteamérica.

15. La economía de El Salvador es muy pequeña, en el contexto del comercio internacional y no tiene las posibilidades de aprovechar los beneficios de las economías de escala, por lo que se recomienda para su desarrollo: Un alto grado de apertura e integración a la economía mundial y como somos una economía abundante en mano de obra no calificada y con elevados niveles de subutilización (desempleo y subempleo), se reitera que los objetivos a perseguir con la apertura comercial deberían ser, en su orden: atracción de inversión extranjera, ampliación y diversificación productiva.

16. Para alcanzar los objetivos relacionados, la estrategia teórica podría ser: Apertura unilateral, perfeccionamiento del Mercado Común Centroamericano, bloque centroamericano para negociar con terceros países, negociación bilateral e intensificar acuerdos comerciales de carácter preferencial.

17. Antes de iniciar una negociación comercial con un país o bloque, se analice y se compare, al menos, la factibilidad de acceso al mismo, su potencial de compra-ventas y el riesgo de las operaciones comerciales que representa, ya que por simple lógica comercial se debe comenzar con países que son conocidos o favorables para las empresas nacionales.
CITAS BIBLIOGRÁFICAS DEL CAPÍTULO III

(26) La Prensa Gráfica, Suplemento Enfoques del Siglo. Viernes 29 de octubre de 1999. Págs. 24 y 25.
(27) Ibis, cita anterior.
(28) Plan de Desarrollo Económico y Social 1989-1994, página 20.
(29) Ibídem. Página 14.
(30) Ibídem. Página 14.
(31) Plan de Desarrollo Económico y Social 1989-1994, Pág. 28.
(32) Esta medida, según el Plan de desarrollo Social 1989-1994, se llevaría a cabo en el mediano plazo.
(33) Ibmd, cita 32.
(34) Administración Presidencial del Licenciado Alfredo Cristiani (Período 1989-1994) Gobierno ARENA.
(35) Su TLC con México, se haya vigente desde el 1º de enero de 1995. Dentro de la Administración Calderón Sol.
(36) Conocido por Protocolo de Guatemala, fue suscrito en la ciudad de Guatemala el 29 de octubre de 1993, durante la Administración Cristiani. Constituye un Tratado marco que contiene los objetivos fundamentales del proceso para llegar a la consolidación de la Unión Económica en C. A.
(37) Representantes del sector privado nacional estiman, que de darse la ampliación del ICC, por parte de los Estados Unidos, se generaría para el país más de 150 mil empleos en los tres años siguientes a partir de su aprobación. Así mismo las inversiones en sectores industriales, como la maquila se incrementaría. Actualmente este sector representa, 175 mil empleos, en más de 100 empresas maquileras instaladas en Zonas Francas.
___________________________________

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

LIBROS

ARRIOLA, Joaquín y otros. GLOBALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA. El Salvador, 1995. Editorial Equipo Maíz.

CHACHOLIADES, Meltiades. “Economía Internacional”. México 1988, Editorial Calypso, S. A.

GIDEON, Sjoberg, NETT, ROGER. Metodología de la Investigación Social. Editorial Trillas. México D. F. 1980.

GREENWOOD, Ernest. Metodología de la Investigación Social. Editorial Paídos. Primera Edición, Vol. 14. Argentina, 1973.

HERNÁNDEZ, SAMPIERI, Roberto y otros. Metodología de la Investigación. Mc Graw-Hill. México, D. F. 1997.

PADUA, Jorge. Técnicas de investigación Aplicadas a las Ciencias Sociales. México, D. F. El Colegio de México / Fondo de Cultura Económica.

MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN Y COORDINACIÓN DEL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL. PLAN DE DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL, 1989-1994.

PARTIDO ALIANZA REPUBLICANA NACIONALISTA. PLAN DE GOBIERNO. Período de gestión del presidente Armando Calderón Sol, 1994-1999.

ROJAS SORIANO, Raúl (1982). GUÍA PARA REALIZAR INVESTIGACIONES SOCIALES. México, D. F. UNAM. Séptima edición.

HEMEROGRÁFICAS

REVISTAS

FUSADES. Documento de Trabajo No. 34. El Tratado de Libre Comercio. México-El Salvador, agosto de 1993.

SAGASTI, Francisco R., Arévalo, Gregorio. AMÉRICA LATINA EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL FRACTURADO. Revista de Comercio Exterior, Perspectivas y Estrategias. Diciembre de 1992.

DOCUMENTOS

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN ECONÓMICA - Universidad de El Salvador. No. 48. EL SALVADOR, COYUNTURA ECONÓMICA. Boletín informativo y análisis económico. Mayo-Junio, 1993.

PERIÓDICOS

La Prensa Gráfica de El Salvador.

- Lunes 21 de octubre de 1999. "Comunidad Andina definirá posición ante ALCA". Página 48. Economía.

- Viernes 29 de octubre de 1999. "Enfoques del Siglo". "Año cero", "El derrumbe de la URSS". Páginas 10, 24 y 25.

- Sábado 30 de octubre de 1999. "Iniciativa de ampliación a través de Centroamérica, atrapados en juegos de poder". Economía. Página 31.

- Jueves 4 de noviembre de 1999. Año 2, No. 83. “Tras la caída del Muro”. Páginas 3 - 7 B.

- Viernes 5 de noviembre de 1999. Opinión, "El regreso de la izquierda". Página 31.

- Viernes 26 de noviembre de 1999. "Enfoques del Siglo". "La democracia empieza a gatear", "Las elecciones del siglo". Páginas 4, 5 y 6.

DICCIONARIOS

HERNÁNDEZ VELA SALGADO, Edmundo. DICCIONARIO DE POLÍTICA INTERNACIONAL. México 1996. ed. Editado. Porrúa, S. A. 4ª Edición.

PLANO, Jack C. Y OLTON, Roy. DICCIONARIO DE RELACIONES INTERNACIONALES. México D. F., 1983, Editorial LIMUSA, S. A. 1ª ed. 2ª Reimpresión.

INFORMACIÓN EN LÍNEA

http:/www.iigov.org/pnud/bibliote/bib10015.htm. Los nuevos temas de la Agenda de Integración.
http://www.nafta.net/tlc20.htm. Última versión: 21/10/95.
Comentarios: naftanet@nafta.net.
http://www.derechoslaborales.com
El liberalismo ante el siglo XXI. Información en línea. http://www.ctv.es/USER/um/artopel.htm.