CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
BIBLIOTECA JUDICIAL "DR. RICARDO GALLARDO"


BIBLIOGRAFÍA DE TESIS

CLASIFICACION T
341.19
L789a
AÑO 1999.
INVENTARIO 012659 PAGINA(S) 79 h.
EJEMPLAR CM 28 cm.
AUTPPAL Lizama Rodas, Carla Patricia CARRERA Optar al grado de Lic. en Relaciones Internacionales,
AUTOR(ES) Carla Patricia Lizama Rodas TITULO Avances, obstáculos y perspectivas de la integración centroamericana
PAIS San Salvador, El Salva. UNIVERSIDAD Universidad de El Salvador
FECHA 18/08/2005
DESCRIPTORES
1. AMÉRICA CENTRAL - INTEGRACIÓN I. Jovel Aguilera, Roxana Lizet II. Título
MATERIA AMÉRICA CENTRAL - INTEGRACIÓN
TÍTULO Avances, obstáculos y perspectivas de la...
TOPOGRÁFICA Lizama Rodas, Carla Patricia
CONTENIDO Elementos que dieron origen a la conformación de la federación centroamericana, factores que obstruyeron el desarrollo de la federación centroamericana, implicaciones político institucional de la integración política centroamericana, implicaciones institucionales (SICA, PARLACEN)


Texto
UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR
FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES
ESCUELA DE RELACIONES INTERNACIONALES


AVANCES, OBSTÁCULOS y PERSPECTIVAS
DE LA INTEGRACIÓN CENTROAMERICANA


PRESENTADO POR:
CARLA PATRICIA LIZAMA RODAS
ROXANA LIZET JOVEL AGUILERA


PARA OPTAR AL GRADO DE:
LICENCIATURA EN RELACIONES INTERNACIONALES


JULIO 1,999


SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA


________________________________________


UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR

RECTOR
DR. JOSÉ BENJAMÍN LÓPEZ GUILLÉN

VICERRECTOR
LIC. SALVADOR CASTILLO ARÉVALO

SECRETARIO GENERAL
LIC. ENNIO ARTURO LUNA

FISCAL GENERAL
DR. JOSÉ HERNAN VARGAS CAÑAS


FACULTAS DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES

DECANO
DR. MACADEL PERLA

VICEDECANO
LIC. CARLOS CASTELLÓN

SECRETARIO
LIC. JOSÉ RODOLFO CASTRO


ESCUELA DE RELACIONES INTERNACIONALES

JEFE DE LA ESCUELA DE RELACIONES INTERNACIONALES

LIC. CARLOS GUSTAVO LUCHA

DIRECTOR DE SEMINARIO
LIC. JORGE ALBERTO ARANDA


_____________________________________________

AGRADECIMIENTOS

A MI Padre, Pastor, Hermano y Mejor Amigo JEHOVA, por brindarme la oportunidad de saborear este gran triunfo, porque nunca me dejó sola y en mis momentos de debilidad me levantó y me impulsó para salir siempre adelante victoriosa. Gracias Padre Amado.

A mi Papi Edgardo, por su apoyo moral y económico que nunca me hicieron falta y con un gran sacrificio de amor sirvió de inspiración siempre a mi superación hasta el final.

A mi Mami Arely, que con su apoyo moral y sus oraciones hacia el Altísimo me llevaron siempre al éxito y no me dejaron desfallecer. A mi hermano por su moral.

A mi Hijo Steven con todo mi amor, para que un día el retome mi ejemplo y logre coronar una carrera y disfrute el sabor del triunfo.

A mis Tíos, Nelson y Lety quienes me enseñaron a conocer a mi Padre amado y me ayudaron con sus oraciones y su apoyo moral a siempre mirar hacia delante y nunca mirar atrás.

A mi Compañera de Tesis, Peluchin por aguantar mis malos momentos y de desesperación.

A los Catedráticos y Amigos.

Carla Lizama.
_________________________________

AGRADECIMIENTOS

A Dios Todopoderoso por haberme dado la vida, por la oportunidad de concluir mi carrera y este trabaja.

A mi Mami, porque después de Dios todo se lo debo a ella. Por su amor y sacrificio le dedico este triunfo.

A mis Hermanos, por el apoyo que me brindaron a lo largo de mi carrera.

A mi Querida Compañera y Amiga, Carla, por el apoyo y respaldo que me brindo en los momentos más difíciles de esta tesis.


ROXANA JOVEL

_________________________________________________
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

I-ANTECEDENTES HISTÓRICOS

1. Elementos que dieron origen a la conformación de la federación centroamericana.

1.1. características de la federación

2. Factores que obstruyeron el desarrollo de la federación centroamericana

II. IMPLICACIONES POLÍTICO INSTITUCIONAL DE LA INTEGRACIÓN POLÍTICA CENTROAMERICANA.

1. Implicaciones institucionales. (SICA – PARLACEN)

III- FACTORES QUE INCIDEN EN EL PROCESO DE INTEGRACIÓN POLÍTICA CENTROAMERICANA, AVANCES OBTENIDOS DE 1997 A 1998 Y PERSPECTIVAS AL AÑO 2000

1. Factores que obstruyen y/o contribuyen al desarrollo del proceso de integración política.

2. El papel de las instituciones en el proceso de integración política centroamericano (SICA – PARLACEN)

3. Avances obtenidos en el proceso de integración política centroamericana de 1997 a 1998

4. Perspectiva para el año 200º.


CONCLUSIONES, RECOMENDACIONES Y ANEXOS

Conclusiones.

Recomendaciones.
_______________________________________________

INTRODUCCIÓN

A partir de los movimientos independentistas en Centroamérica, surge en el área la presencia del fenómeno unionista que se ve culminado con la creación de la República federal de Centroamérica (1824 – 1842) hay que destacar que si bien la creación de esta Federación es un hecho de mucha importancia, existen también situaciones que contrastaron y que eran desfavorables a la unión, tanto por la inestabilidad política de esta época también por el fracaso de este primar intento unionista (1)

Guatemala por su parte tenia relaciones comerciales con el virreinato de México, Honduras con el puerto de Omoa con la Habana, Nicaragua y Costa Rica por el lado de Panamá (Colombia), las cinco provincias con limites imprecisos pero aislados entre sí, no pudieron mantenerse en un pacto federal sin poseer la base económica para sustentarlo, estas afirmaciones pueden explicar en gran medida el fracaso del primer proyecto unionista centroamericano; pero al mismo tiempo si se estudia el fondo de la realidad política y coyuntural que se vivió en la región se puede concluir sobre las razones que motivaron y que podían viabilizar la unión en determinado momento al igual que de los diferentes obstáculos como podía ser una verdadera falta de consenso federal que a su vez pudo en determinado momento obstaculizar el proceso unionista en la Región.

Para 1842 – 1847 se dan siete diferentes iniciativas que por diversas razones solo se quedan en eso en iniciativa en 1858 Costa Rica propone una nueva federación. En 1860 iniciativas por la fuerza llevan a confrontaciones de El salvador y Honduras, con Guatemala y Nicaragua.

En 1876 se da una reunión o propuesta de Guatemala para unificar las políticas del exterior y de defensa, así como la integración de sistemas de transporte, comercio, educación y procedimientos legales.

En 1889 reuniones en San salvador y Managua conducen a la constitución de la república de Centroamérica, la cual queda inoperante el año siguiente, pero es en el año de 1895 en el marco del pacto de Amapola, que se reúne una asamblea constituyente que emite una constitución y crea los estados Unidos de Centroamérica. Disturbios en El salvador conducen a su disolución (ver anexo (1).

Al comienzo de la década de 1950 el reordenamiento político económico del mundo occidental la toma de
Consciencia de la insuficiencia del modelo agro exportados centroamericano crea la necesidad del desarrollo político de integración regional inspirados en los nuevos modelos de integración Europea y de influencia de la CEPAL, la convergencia de estos factores posibilita el inicio en el istmo centroamericano de un proceso de mas estrecha cooperación entre los países de la región que eventualmente conducen a una integración (2)

Ese proyecto de cooperación regional se enfoco inicialmente con una doble vertiente. La integración se vio pues; originalmente en Centroamérica como alternativa y opción para acelerar el desarrollo económico y social de los países individualmente y de la región en su conjunto: y desde una perspectiva política como vía para reencausar y orientar los esfuerzos tendientes a la unidad de los países del istmo.

Dos objetivos fundamentales han estado, pues, presentes en la concepción del programa centroamericano, uno económico y otro político.

La vertiente económica estuvo a cargo del comité de cooperación económica del istmo Centroamericano creado con el apoyo y dentro de la orientación de la CEPAL.

La vertiente política se encomendó a la ODECA, inspirada en la carta de las Naciones Unidas, de la OEA y del Consejo de Europa.

En esta misma década se dieron cuatro grandes crisis que obstaculizaron el proceso de integración Centroamericana: (3)

La primera es la crisis provocada por honduras a partir de 1965, al negociarse los detalles de implementación del convenio centroamericano de incentivos fiscales al desarrollo industrial firmado en julio de 1962. El nuevo gobierno hondureño adopto una actitud critica frente a la integración y enfrentando déficit en el comercio intraregional, se negó a depositar el convenio mientras no fueran modificados concediéndole a Honduras un trato preferencial.

La segunda crisis fue generada por Costa Rica encontrándose el nuevo gobierno con fuertes déficit adopto medidas para frenar la importación proveniente de cualquier país incluida los dos miembros del mercado común.

La tercera crisis tuvo como principal actor a Nicaragua en junio de 1968, el consejo económico aprobó finalmente una serie de controvertidas medias de emergencia, contenidas en el llamado protocolo de san José, para hacer frente a los déficit de cuenta corriente por todos los países centroamericanos, ante la dilación de los demás países, en depositar el protocolo, el gobierno nicaragüense de general Somoza impuso unilateralmente diversas medidas similares a los del protocolo y comenzó a poner trabas al comercio intraregional.

La cuarta es la crisis por la guerra de 1969 entre El salvador y Honduras. El conflicto armado acabo rompiendo ya criticó funcionamiento del mercado común.

Es a finales de 1980 y principios de los 90 que en Centroamérica se impulsa nuevamente un proyecto de integración, pero con relación a los objetivos esenciales que persigue difieren del proyecto anterior, sitúa como principal el lograr el fortalecimiento de la región. Como bloque para insertarlo en la economía internacional que trae consigo la necesidad de una integración (4)

Dentro del ámbito político el elemento crucial fue la institucionalización de las reuniones de los presidentes. Actualmente llamadas “cumbres de presidentes” (ver anexos 2)

Con el propósito de contribuir a la pacificación de la región, a la consolidación de la democracia y del estado de derecho. A medidas que se iba avanzando en el logro de ese propósito, dicha instancia comenzó a incorporar dentro de su agenda de trabajo otros temas de interés regional uno de los cuales fue el de integración política.

Es importante destacar que existen también otras instancias que fueron creadas con el propósito de impulsar el proceso de integración política centroamericana entre los cuales están:


SICA y PARLAMENTO CENTROAMERICANO

Los cuales han enfrentado diferentes obstáculos para cumplir sus objetivos, uno de los cuales y tal vez el más importante es la falta de cesión de poder hacia dichas instituciones, por parte de los Estados, dándoles así un carácter consultivo y no un carácter supranacional, haciéndolas como consecuencias infuncionales.

Otra situación importante que se destaca es que el proceso en si enfrenta diferente obstáculos como consecuencia infuncionales.

Otra situación importante que se destaca es que el proceso en si enfrenta diferentes obstáculos entre los cuales esta la falta de un real interés político por parte de los gobiernos de integrarse como región y por tanto no hay un claro efectivo seguimiento de los tratados o convenios quedando en avances declarativos solamente.

De ahí que la reactivación del proceso integracionista se haya iniciado formalmente luego de la VIII reunión de Presidentes centroamericanos celebrada en Guatemala en junio de 1990, pero es un julio de 1997 que se celebra la XIX cumbre de presidentes centroamericanos efectuada en Panamá en la que se ve la necesidad de introducir cambios sustanciales en Centroamérica (5)

Posteriormente se firma en Nicaragua un documento histórico denominado “declaración de Managua” en la cual se reafirma el deseo de la unión centroamericana con ese fin de designar un grupo de alto nivel que prepare las bases y condiciones para contribuir a la unión centroamericana.

El instrumento constitutivo establecerá sus etapas y plazos.

Esta declaración fue firmada el 2 de septiembre de 1997 en Nicaragua, pero hasta la fecha poco se ha avanzado en el proceso de integración en el marco político; pues actualmente este proceso se encuentra en un estado de reconceptualización. Para empezar existen distintas interpretaciones de los que es la integración política, es decir que cada uno de los Estados centroamericanos tiene su propia interpretación sobre los que es integración política y por lo tanto los esfuerzos que realizan lo hacen desde su punto de vista.

Pero a pesar de los elementos obstaculizadores existen elementos que contribuyen al avance del proceso como es la conciencia política por parte de algunos presidentes, la similitud de costumbres de los pueblos, etc.

Por otro lado en el ámbito constitucional de El salvador son necesarias ciertas reformas como consecuencia de una unión política regional, para armonizar con eficiencia objetivos comunes sin afectar los objetivos nacionales como por ejemplo el caso de la nueva ciudadanía centroamericana, la nueva ciudadanía común regional son puntos que se tratan en detalle más adelante.

A partir de una integración política surgen ciertas implicaciones para las instituciones (SICA PARLACEN) que deben enfrentar y a consecuencia sufrir reformas de acuerdo a la exigencia del proceso unionista. Habiendo señalado lo anterior surgen ciertas interrogantes:

¿Qué importancia tiene la integración para los países centroamericanos?

¿Qué implicaciones político institucionales involucra el proceso de integración para El Salvador?

¿Cuáles son los factores políticos que obstaculizan y/o contribuyen al proceso de integración política centroamericana y en que medida las instituciones creadas propician el proceso?


NOTAS DE PIE DE PÁGINA.

1. VALDÉS VALLE, Rene m. Política Internacional y Alianza Unionistas en Centroamérica (tesis para optar al grado de licenciatura en relaciones internacionales) universidad de El salvador.

2. VALDES. Ibídem. Pág. 8-20

3. MARISCAL BERASTEGUI, Nicolás, Intentos de restauración de la Integración Centroamericana.

(Tesis para optar al grado de Doctorado en ciencias políticas). Universidad Complutense de Madrid. 1981.

Obtenida en Universidad José Simeón Cañas.

4. Mariscal, Ibídem pág. 58

5. Declaración de Panamá II, 12 de julio de 1997.



______________________________________

CAPÍTULO I

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA INTEGRACIÓN CENTROAMERICANA

1. ELEMENTOS QUE DIERON ORIGEN A LA CONFORMACIÓN DE LA FEDERACIÓN CENTROAMERICANA Y SUS CARACTERÍSTICAS.

Antes de la conquista de América Central era un hacimiento de caciques, tribus, y algunos señoríos divididos por odios raciales.

Pronto empezó la organización político administrativa de la zona y el control de los conquistadores del gobierno metropolitano. En 1542 se crea la audiencia de los confines, primera unidad política centroamericana.

Luego se crea la capitanía General, cuyo mandato, muy largo al principio, se redujo después a cinco años con una ordenada serie de gobernantes, bajo los cuales prosperó el reino. A finales del siglo XVIII la situación era satisfactoria.

Con la libertad de comercio había barcos a Europa todos los meses. Hacia mediados del siglo XVIII el crecimiento de la demanda de productos agropecuarios como el tabaco, cacao, añil, y cueros en Europa occidental, propicio la integración, en el mercado mundial, de regiones de Hispanoamérica que hasta entonces había sido secundarias. Tal fue el caso de Centroamérica, donde el añil se convirtió en el producto motor de la economía, desde que aumentó su demanda por parte fue la especialización productiva de regional. La principal zona añilera se ubicó en la Alcaldía de San Salvador.

Nicaragua se convirtió en el principal abastecedor de ganado y, como resultado se produjo una notable expansión de esa actividad, que propicio la consolidación de haciendas ganaderas en el valle del Tempisque y en banda oriental del golfo de Nicoya hoy parte del territorio de Costa Rica.

Esta actividad también floreció en la región central de Guatemala. Habían importantes haciendas dedicadas al reportaje del ganado que era llevado desde Honduras, Nicaragua y Nicoya, par su posterior venta en Guatemala y El Salvador. Las haciendas del occidente de Guatemala se dedicaron a la producción de maíz, trigo y caña de azúcar para abastecer los centros urbanos. La región occidental se caracterizó, además por sus tejidos de lana y de algodón.

En cuanto a Honduras su principal actividad continúo siendo la minería de plata, que se concentraba en los alrededores de Tegucigalpa. En Costa Rica la especialización productiva no fue tan marcada como en otra partes de Centroamérica, la mayor parte de la población se concentraba en el valle central y se dedicaba a la agricultura y ganadería en pequeña escala. Solo en la segunda mitas del siglo XVIII se dio un despunte en el cultivo de tabaco.

En la segunda mitad del siglo XVIII Centroamérica experimentó un auge comercial sin precedente. Por primera vez en su historia los intercambios propiciaron una cierta integración de las regiones entre sí y del espacio centroamericano en su conjunto con el exterior. Los más favorecidos con la nueva situación fueron los comerciantes guatemaltecos, quienes poseían dinero en efectivo y mercancías que les permitieron financiar y controlar diversas actividades productivas.

Además, desde 1793 recibieron autorización de la corona para establecer el real consulado de Guatemala institución que se encargaría de velar por sus interese. A finales del siglo XVIII el contrabando floreció sobre todo en Honduras, Nicaragua y Costa Rica donde hasta las más altas autoridades resultaron favorecidos con el intercambio de productos locales como plata, añil, cacao, carey, carne de tortuga, esclavos, etc. Por productos de oriente europeo como telas, ropa, hierro, y loza. El contrabando suplió aquellos que eran difíciles de conseguir por otras vías sobre todo después del cese de la ferias comerciales de Portobelo en la década de 1740.

En este mismo período el ciclo de expansión producción y comercio llega a su fin. Los precios del añil cayeron debido a la saturación del mercado internacional; el añil centroamericano no pudo soportar la competencia del producido en otras partes del mundo, en especial en la India.

En consecuencia, las exportaciones bajaron, al igual que las importaciones legales de mercancías europeas y los intercambios regionales se vieron seriamente disminuidos. La situación se agravó cuando las comunicaciones con la metrópoli fueron interrumpidas a causa del bloqueo continental impuesto por Inglaterra. Mientras España caía de manera inevitable, al rango de potencia de segunda categoría, los ingleses y los norteamericanos aprovecharon para evadir con su mercadería el mercado centroamericano. Los comerciantes guatemaltecos se vieron seriamente afectados, porque los provincianos prescindieron de su intermediación y trataron directamente con los ingleses. Otra de las consecuencias de la crisis fue el incremento de las relaciones mercantiles por los puertos del pacífico en especial con Panamá, convertida en importante centro de contrabando ingles. El oscuro panorama de una metrópoli decadente, así como la crisis del comercio legal y el auge del contrabando contribuyeron a que los sectores criollos empezaran a preguntarse acerca del sentido de seguir ligados a España. Por otro lado los centros de cultura en plena producción presentan una brillante generación de pensadores del fin de la colonia. Se inicia el periodismo con una gaceta que se publicó de 1729 a 1731 y de 1793 a 1796 precursora de los periódicos políticos del comienzo del siglo XIX de títulos característicos: El editor constitucional y El amigo de la patria. En 1795 se crea la Real Sociedad Económica De Amigos Del país. Con razón se ha dicho que “fue un fruto maduro y bien sano el que los funcionarios de Fernando VII transmitieron a los americanos sin poner mayores dificultades (1). La independencia de las colonias americanas de España debe ser analizada como parte de un largo proceso, cuyas raíces más profundas se encuentran en la situación colonial misma. No obstante, no fue sino en las primeras décadas del siglo XIX cuando las colonias pudieron romper los vínculos que las mantenían atadas a la metrópoli.

Ricardo Gallardo señala tres fechas básicas en los países centroamericanos; la del 18 de octubre de 1807 cuando los ejércitos de napoleón penetran la península Ibérica, la del 27 de noviembre de 1807 cuando la familia real portuguesa se refugia en el Brasil, y el 14 de agosto de 1808 cuando en Guatemala se recibió la noticia sin precedente en la historia, Napoleón había obtenido la abdicación de Carlos IV en Bayona de la corona de España a favor de Bonaparte o de la persona que este eligiese. La primera que el territorio de España podía ser conquistado y que esta se hallaba al borde de una guerra total que incluía también las Americas; el segundo que ante la inminencia del peligro la monarquía española solo podía salvarse recurriendo al exilio, que no sería en verdad un destierro verdadero, pues había que convertir que en circunstancias tan extremas el continente Americano constituyo su mejor refugio; y el tercero la apertura de la sucesión política del régimen español problema que no se sabía muy bien como debía soluciones, si actuando en sentido de la independencia absoluta de España o esperando tiempos mejores para resolver este arduo problema.

El capitán general de Guatemala don Antonio González Mollinedo y Sarabia, quien había tomado posesión de cargo el 28 de julio de 1801 convocó de urgencia a la primeras autoridades de la capitanía, que en medio de la mayor indignación declararon unánimemente que no reconocían ni reconocerían en tiempo alguno los actos de Bayona y que les consideraban como si fuesen “desnudos de toda autoridad y fuerza intrínseca y por violentos, ilegales y nulos por derecho” En esa misma Asamblea levantaron un acta en la cual protestaban y afirmaban su propósito de que no reconocerían ninguna autoridad extranjera, al mismo tiempo que renovaron el juramento de fidelidad a su soberano, Fernando VII.

En esas condiciones, la Junta Suprema de Sevilla declaró la guerra a Napoleón, de lo que se tuvo conocimiento en Guatemala el 5 de septiembre de 1808, y la capitanía se apresuró a poner en ejecución las inmediatas más urgentes, mandando cerrar los puertos del reino a todos los buques extranjeros (incluso si eran ingleses), secuestrando las propiedades de los franceses que allí residían y procediendo a su arresto. A pesar de la pobreza evidente en que se debatían las Providencia, se suplicó un edicto abriendo una suscripción bajo el título de “donativo patriótico y voluntario”, que produjo en pesos 1.066.996 con dos reales, cantidad que fue remitida integrante en añiles, en plata efectiva o en libranzas contra Holanda.

Era esta una suma importante, si se recuerda que el comercio general de todo el reino no llegaba anualmente a un millón de pesos y que el país necesitaba un situado de 200.000 pesos anuales para cubrir sus necesidades administrativas. Fuera de contribución que provenía de las familias de alta alcurnia. También contribuyeron las comunidades indígenas, entregando sus economías de muchos años.

En el manifiesto de la Junta de Sevilla del 17 de junio de 1808 se glorifica a los americanos y se les colocaba en una situación política y jurídica igual a la de los españoles. En Guatemala se estimaba que no era sólo España la que había entrado en guerra contra napoleón, sino que era la nación entera, es decir, España y sus dominios de ultramar. Desde el instante mismo en que se había proclamado la igualdad política de la Península con sus dominios, era un hecho indiscutible que había cesado el período colonial, que durante tres siglos había soportado Centroamérica. Era lógico, pues. Acceder a lo que la Junta de Sevilla solicitaba, con expresiones tan originales, y convenía aunar los patrimonios de los unos y de los otros, para sufragar, por medio de donativos espontáneos y reiterados, la causa de la independencia nacional.

En medio del beneplácito general y acompañado del regocijo popular, que se manifestó en grandes festividades, se celebró en Guatemala la jura de Fernando VII el 12 de diciembre de 1808.
Todavía acreció más el entusiasmo cuando se tuvo conocimiento en Guatemala el 30 de abril de 1809, de que por real Orden emitida en el Alcázar de Sevilla, el 22 de enero de ese mismo año, la Junta central había calificado los dominios que España poseía en Indias de “vastos y preciosos dominios” agregando que éstos no eran “propiamente colonias o factorías, como las de otras naciones, sino parte integrante de la Monarquía española”. En ese mismo documento su Majestad se sirvió declarar” que los referidos dominios deben tener representación nacional. . . y constituir parte de la Junta Central, gubernativa del reino, por medio de sus correspondientes diputados”.

Los habitantes del reino de Guatemala no tardaron en poner manos a la obra. No se amedrentaron, como los hicieron otras Provincias americanas, ante hecho de que el sistema electoral escogido fuese mixto en cuanto a su composición; complicado, según muchos, y casi fraudulento, según algunos. (2) Durante once meses los cabildos de Guatemala se afanaron, con una fe inquebrantable, en los nuevos destinos de la Patria grande. Mientras los centroamericanos se dedicaban a votar, hizo su aparición en el escenario político de América un nuevo elemento de discordia, que hubiese podido poner término a la armonía política que reinaba entre la Monarquía española y sus dominios: los emisarios de napoleón. Tan pronto como éstos hacen su entrada en el escenario americano son denunciados como espías e intrusos por las autoridades locales, como muy bien se sabe ahora por la correspondiente del encargado de negocios de España señor Onis en Filadelfia. Es un hecho históricamente comprobado, que en su afán de penetración y proselitismo, cuatro emisarios bonapartistas visitaron la provincia de San Vicente, el actual territorio de El Salvador.

A partir de estos hechos la historia política constitucional de Centroamérica diferirá de la de los demás países hispanoamericanos. A pesar que tenían representantes en las Corte de Cádiz exista una disparidad entre la representación peninsular y la americana, hecho que como un profundo abismo separaría cada vez más los unos de los otros, no pareció preocupar en demasía a los centroamericanos, que si bien formaron todas las representaciones que redactaron sus colegas de Ultramar, se sentían halagados por los seis votos que por primera vez tenían en las Cortes españoles. La guerra de independencia que se alumbraba ya en la América española, impidió que estas disposiciones de aspecto constitucional tuviesen la misma importancia y el mismo resultado positivo que obtuvieron en Centroamérica. Estado explica por qué los proyectos presentados a las Cortes de Cádiz por los hermanos Llano, como diputados suplentes del reino de Guatemala, produjeron la más honda repercusión cuando se tuvo conocimiento de ellos en Guatemala. Cuando se recibió en las Provincias de Guatemala, el 10 de septiembre de 1812 el texto de la constitución de Cádiz, fue acogido en medio de un delirio indescriptible, y así se procedió el día 24 a su jura, conforme lo prescribían las Corte. Más sorprendente aún si se quiere, fue el acto del presbítero José Matías Delgado, cura-vicario de San Salvador, que subió al púlpito para leer y comentar los artículos de la constitución de Cádiz en medio de las autoridades de la intendencia y de sus propios feligreses, que le contemplaban sorprendidos. El presbítero Delgado, de San Salvador, se esfuerza con palabras conciliadoras en calmar los ánimos del pueblo insubordinado, contra las autoridades españolas en el movimiento original de todos los que después tuvieron lugar en Centroamérica, el del 5 de noviembre de 1811.

Aparece pues, en la escena de la política centroamericana, durante los años que precedieron la independencia, el grupo de los patriotas “constitucionalistas”, cuyos representantes no sólo llegaron a ocupar altos cargos en la vida de Centroamérica independiente, sino que también aunaron y conjugaron sus esfuerzos por realizar la independencia, de España, en una forma pacífica y sin derramamiento de sangre. Es importante mencionar que los historiadores no explican por que estos patriotas estaban en constantes pugnas entre sí, y raras veces se los vio actuar en la más completa armonía, y concordia, como hubiera sido de desear, para el beneficio de la Federación, que ellos mismos fundaron. Es indiscutible que la mayoría de los próceres centroamericanos poseían un caudal de conocimientos apreciable y sin duda eran una minoría intelectual.

La situación estaba en su punto más critico y se visualizaba que una de las causas primeras de la degradación y miseria de Centro América eran leyes que tenían presente la distancia del Gobierno español para encarecer la subordinación a los funcionarios, y no había, en consideración a aquella misma distancia para castigar a los abusos cometidos por éstos, leyes que estableciendo el sistema injusto de Encomiendas hicieron renacer en el nuevo mundo, con nombre y forma distinta, el sistema feudal que había en el antiguo; leyes que estimulaban a conquistar nuevas tierras; y no tomaban igual interés en la población de las conquistas; leyes que han sido origen de la distribución poco justa de las tierras. . . etc. (3)

Otro elemento que se adhirió a tal situación y que influyó a favor del movimiento independentista fue la aprobación popular, así como el apoyo de los gremios de artesanos, por rudimentarios que estas entidades hayan podido ser, en las postrimerías de la Colonia, se manifestaron de una forma decidida un todo favorables a la independencia y a los acontecimientos que se desarrollaron en Guatemala en la mañana del 15 de septiembre de 1821. Por su parte las rebeliones de indígenas existieron antes y después de la independencia, y desarrollaron una labor de protesta y de disconformidad contra el régimen fiscal que les oprimía, que no conviene ser desdeñada. Sin duda, el elemento autóctono indígena llega a la independencia por medio o vías distintas de las que siguió el criollo. Mientras este último pide que se supriman los monopolios comerciales y el control económico, el primero lucha por la abolición del tributo, por el cese del repartimiento y por la abolición de las mitas. Mientras que los criollos buscan a través de la independencia la supresión de la tutela política, el elemento indígena, descontento, ansia la abolición de ciertas cargas fiscales.

Existe una sincronización y un paralelismo evidente entre los movimientos del uno y del otro, aunque no puede afirmarse que intervino connivencia alguna entre ellos, porque el mundo del indio y el mundo del no indio, del natural y del ladino, correspondían a dos naciones espiritualmente distintas.

Es un hecho indiscutible e históricamente comprobado, que el indio intervino, no en el acto mismo de la independencia, sino, como el criollo lo ansiaba, en la medida que él creía que este fenómeno político le traería una mejora en su situación económica y social. A pesar del silencio en que se tiene su actividad, es claro que él intervino, aunque lo hiciese en una forma muy particular, y diferente de la forma consciente y de tipo intelectual con que se preparó el criollo para realizar la magna empresa. La tendencia del indígena hacia la independencia fue, si se quiere, inconsciente y con seguridad en una forma desorganizada y esporádica, pero siempre en franca oposición, no contra la monarquía de Fernando VII, sino contra las cargas tributarias, de que se sentía una verdadera víctima.

Según Ricardo gallardo plantea que reinaba en Guatemala una efervescencia popular indescriptible (entre otros los indios), desde hacia varios días y que el diapasón de esas manifestaciones, hábilmente suscitadas y provocadas por los patriotas, iba cada día en aumento, pues estos últimos se proponían influenciar así los ánimos adversos del Capitán general, don Gabino Gainza, y del señor Larrave, primer alcalde de la ciudad (4).

Pero no es sino durante el segundo período de las Cortes, Centroamericana se siente ofendida por el principio de la desigualdad política, que continuaba primando en las Corte de Cádiz en lo referente a la representación americana, pues mientras la Península estaba representada a razón de un diputado por cada 60.000 habitantes, toda América no tenía más que 30 representantes.

Ante semejante desigualdad, el Ayuntamiento de Guatemala protestó por intermedio de este voz por el tumulto que sus palabras provocaron, a tal punto, que le fue impuesto silencio por el presidente, y al querer ausentarse de la Sala de sesiones, le fue impedido, todo lo cual conmovió profundamente a los americanos que estaban allí presentes.

El Diputado Sacaza no fue nunca más convocado a sesiones, pero tuvo bien al corriente de los que sucedida a los Ayuntamientos de Santa Ana, Quetzaltenango y Tegucigalpa. El 30 de enero de 1821 se leyó la comunicación de Sacaza en el Ayuntamiento de la ciudad de Guatemala, y como muy acertadamente se expresa “dejó de latir al unísono el corazón de Guatemala con el corazón de España, aflojándose en ese instante y para siempre los vínculos que hasta entonces los mantenían unidos” (5) Así se verificó la separación y la independencia moral de España por parte de Centro América. Queda demostrado que los pueblos de Centroamérica se iban a esforzar, a través de su independencia de España en aplicar los principios constitucionales que en un lapso breve de la Colonia, creyeron poder obtener del Código político de Cádiz de 1812 (6) Sin duda, podrá objetarse que tanto los partidos de Delgado en Centroamérica como los de Hidalgo y Morelos en Méjico, llegaron un día a proclamar ser independientes de España. Pero la equivalencia en los resultados no es mas que aparente, pues mientras que Méjico lo hizo por las armas, Centroamérica escogió la vía del entendimiento y de la concordia. La independencia de Méjico fue obra de militares mientras que la de Centroamérica fue realizada por una mayoría, casi abrumadora, de elementos civiles. En conclusión las luchas por la independencia en esta Capitanía.

General fueron siempre brotes aislados plazo; la ausencia de las masas en la obtención de tales propósitos, el estimulante ejemplo de las victorias alcanzadas en los otros dominios españoles especialmente México, y la debilidad de los intereses metropolitanos explican que el tránsito de la colonia a la República se hiciese pacifica y sorpresivamente, a través de una virtual declaración formal que dejó intacta incluso en la persona física del último Capitán General y primer jefe del Estado, la estructura administrativa y política de la colonia.(7)

Centroamérica, colonia de España primero y provincia del Imperio de México después, se elevó al rango de nación independiente ya adquirió así su propia personalidad internacional. La autosuficiencia no fue, por lo tanto, un rasgo colonial en Centroamérica la política española en sus dominios se orientaba, sin embargo, a transformar sus colonias en un sistema tolerablemente autosuficiente pero que al mismo tiempo fuera capaz de producir un excedente líquido de metales preciosos.

No se perfiló una economía comercial exportadora sino en forma débil y con altibajos a lo largo de tan extenso período y con un carácter absolutamente complementario. Estos rasgos se acentuaron cuando la segregación de España dejó abierta la posibilidad de entrar a la economía centroamericana a competir en el mercado mundial con productos escasos, de demanda oscilante y sin experiencia comercial o los antecedentes instituciones que hubiesen favorecido aquel intercambio. Además el rompimiento de los lazos políticos con España ahondó la crisis agraria y debilitó las finanzas locales dependientes económicamente de la metrópoli. La ausencia de una típica y extendida economía colonial no permitió la constitución de una estructura económica sólida ni favoreció el surgimiento de grupos sociales ligados a alguna actividad productiva importante. La versión española del mercantilismo, con su política de monopolio económico acabo con toda posibilidad de crecimiento económico; a esto deben sumarse los servicios prestados por el absolutismo político que solo se debilita a comienzos del siglo XIX. La sociedad colonial centroamericana fue en más de un momento apéndice administrativo de la Nueva España (México).
De ahí que inmediatamente después de alcanzada la independencia política de España los grupos conservadores dominantes incorporarán sin mayor oposición a Centroamérica al imperio mexicano de Iturbide. (8)

Hemos visto que confió la obra de la estructuración de sus instituciones a una asamblea nacional Constituyente. Esta Magna Asamblea, imprimió a las provincias unidad de Centroamérica. Una serie de transformaciones profundas de aspecto internacional, al organizar la Nación en república y cambiar el estatuto de las Providencias en el de Estados miembros de una Federación.

La Asamblea escogió el sistema federativo, como forma de agrupación interestatal, para crear el nuevo orden jurídico – social de la nación, por el cual la audiencia de Guatemala empezó a convertirse en República Federal de Centroamérica en 1823. (9)

El espectáculo político – social en Centroamérica, en 1824 en momentos en que sus dirigentes la constituían políticamente como federación, era el siguiente, si resumimos todo lo dicho interpretado y analizado atrás.

1. Obedeciendo a distintas razones geográficas e históricas, Centroamérica se hallaba dividida en cinco fuertes localismos provincialistas

2. También se hallaba dividida en dos facciones políticas que representaban una, el espíritu feudal

3. Colonial, las otra, el liberal, en general conservadora la primera y progresista la segunda

4. Existía de parte de los cuatro estados del sur, un sentimiento de envidia, recelo y desconfianza hacia Guatemala producido por la política que, como metrópoli, ejercicio esta última durante la colonia

5. Guatemala pos sus antecedentes históricos, su área territorial, sus grandes recursos naturales y su densidad demográfica, constituida el Estado más poderoso del istmo.

6. En Guatemala donde existían poderosas clases latifundistas aristocráticas, civiles y eclesiásticas, y donde no se habían logrado fortalecer y diferencias socialmente los grupos representativos de la riqueza numeraria y el credo liberal, por la audiencia de un voluminosos comercio exterior. Dominaba la fracción conservadora.

7. En los otros cuatro estados preponderaba la fracción progresista, no había operado, sino como producto del ansia, más o menos general, de los antiguos provincianos, por mejorar sus condiciones coloniales de vida, ansia que no encontraban en esos estados la oposición de grandes intereses creados.

De semejante situación, la lógica de los movimientos sociales más elemental, deriva por necesidad las siguientes conclusiones:

Guatemala estaba llamada por la fuerza natural de las cosas e independientemente de las ambiciones y los planes de sus dirigentes o demás seccione del istmo, a dominar o, cuando menos a dirigir el desarrollo político de la Nación organizada en régimen federal por consiguiente preponderando la fracción conservadora en Guatemala y esta en Centroamérica, la Federación iba a resultar controlada por aquella y en consecuencia, iba a quedar obligada a estancarse dentro de las antiguas formas coloniales, frustrándose así, las ansias progresistas de los estados del sur.(10)

Naturalmente la experimentación, la comprensión, el solo descubrimiento instintivo de ese Guatemala, primero y caso de fracasar en ese intento, a oponerse, por sobre cualquier ideal o proyecto de sus dirigentes, al entable regular y definitivo de la Federación, por su parte, el conservatismo guatemalteco, primero iba a intentar, valiéndose de la preponderancia de Guatemala, extender su hegemonía a todo el istmo y, después, si fallaba en ese propósito iba a oponerse del sur, que no había podido controlar.

1.2 CARACTERÍSTICAS DE LA FEDERACIÓN CENTROAMERICANA

La constitución de 1824 permitió el establecimiento simultáneo de dos poderes uno local es decir el estatal, y el otro regional y superior es decir el federal. Los primeros pasos de la nueva República fueron problemáticos por la persistencia de las diferencias y desconfianzas entre conservadores y liberales de los cuales diferenciaban los intereses individuales por la ambición hegemónica de los primeros y el localismo de los otros.

Caracterizada la Federación por la anarquía reflejada en la falta de definición del poder federal y de los poderes estatales. La constitución estableció un sistema federal en el cual la jurisdicción de cada estado quedó magnificada frente a un poder federal difuso e impotente, de esta manera la constitución, transó entre los intereses de los conservadores y liberales.

Otro punto importante a señalar de la Federación es su sistema fiscal que fue una prolongación de la colonia. Ni el gobierno federal ni el estatal contaron con una políticas económica eficaz, sino que se limitaron a adoptar una inagotable gama de decisiones, los cuales no pueden considerarse como política estatal desde el punto de vista económico. (11)

Podía observarse también una influencia norteamericana muy marcada y esto es evidente en la forma de gobierno de la República: popular representativo y federal (art. 8) conforme al principio federativo, cada uno de estos que componente la federación es libre e independiente en su gobierno en su administrador interior, correspondiéndole todo el poder que por la constitución no estuviese conferido a las autoridades federales. No es estableció ningún distrito federal pues el artículo 65 dejó ese punto para ser resuelto ulteriormente, gran error cometido por los legisladores de 1824 al extremo que muchas de las rivalidades que luego surgieron entre Guatemala por una parte, y los demás Estados de la federación por otra tuvieron su voz original en esta carencia legislativa.

Marcada también por una tradición federación por otra tuvieron su voz original en esta carencia legislativa.

Marcada también por una tradición española reflejada en la imposición de la religión católica que fue proclamada religión de Estado, con exclusión del ejercicio público de cualquier otra aunque en las reformas de 1835 se establece la libertad de cultos y se impone al gobierno la protección en la libertad de cultos y se impone al gobierno la protección en la libertas en los diversos cultos religiosos.

Los poderes nacionales estaban divididos en tres ramas:

A- El Poder Legislativo apartándose por completo del modelo norteamericano (art. 1 sección 1 de la Constitución de los Estados Unidos), la constitución Centroamericana hizo residir el poder legislativo de la Federación en un.

B- Congreso compuesto de representantes electos popularmente en razón de uno por cada 30.000 habitantes (art. 55). Al adoptar este sistema constitucional tan poco recomendable tratándose de regímenes federales, el legislador rompió el principio de la dualidad de cámaras e impidió por lo mismo que estuviesen debidamente representados los factores de unidad nacional y de autonomía de los Estados.

Algo muy curioso es la creación de una segunda cámara senatorial (título VI) compuesta de dos senadores por cada Estado que no formaban parte del poder legislativo pero, que intervenían en la función legislativa sancionado las leyes emanadas del congreso (art. 77 y 78). El vicepresidente de la República era presidente nato del senado y solo votaban en caso de empate (art. 94).

C- El Poder Ejecutivo lo ejercían el presidente de la república y, en su ausencia el vicepresidente, elegidos por el pueblo (art. 106 y 107).

Su período era de cuatro años y podían ser reelegidos una vez sin intervalos (art. 111), debían tener por lo menos 30 años de edad, haber sido siempre ciudadanos, ser de estado seglar y hallarse en el ejercicio de sus derechos.

La constitución también hace constar la obligación que le incumbe de consultar al senado, ya sea sobre las dudas y dificultades que ofrezca su ejecución (art. 114).

El Presidente no podía nombrar a los Ministros, Diplomáticos y Comandantes de Armas. Tesorero y jefes de renta si no se los proponía al senado; del mismo modo los jueces inferiores siempre se elegían a propuesta de la Suprema Corte de Justicia.

El Presidente estaba facultado para poner al Congreso amnistía e indultos (art. 118), dirigía toda la fuerza armada de la federación y mandar en persona el ejército con aprobación del Senado, en cuyo caso recaía el gobierno en el Vicepresidente (art. 119).

Un ejecutivo así organizado apenas podía teorías políticas de los radicales franceses, quienes rechazaban la división del poder público en tres ramas y solo admiten uno a cargo de una asamblea legislativa de quien el ejecutivo es un mero agente subordinado.

Es digno de encomio y constituye un precedente el precepto del art. 193, contenido en las disposiciones generales que declaran: “Los partidos políticos tendrán derecho a intervenir en la recepción de votos y en todos los actos de sufragio”.

D- El Poder Judicial conforme al art. 132, el poder judicial residía en la Suprema Corte de Justicia partes cada años, pudiendo sus miembros ser reelegidos.

En los artículos 136 a 140 se deduce una impresión muy clara que la función de que estaba investida la Suprema Corte de Justicia venía a ser la de un tribunal intermedio entre lo político y lo judicial. Pues si bien es verdad que conocía en tercera instancia en los juicios de los particulares también estaba envestida de un carácter de tribunal Supremo, que le permitía intervenir en la controversia de los Estados.

En la práctica la Suprema Corte no se inmiscuyó en estas controversias y ello es tanto más de lamentar, cuando que muchas veces hubiesen podido evitar las fricciones y desavenencias entre los diversos Estados, si se hubiese perfilado con prontitud y cuidado su misión intermediaria.

Otra característica de la Federación Centroamericana fue la nacionalidad única que surge después de tener a la vista todos los datos necesarios a la riqueza, situación, extensión y además circunstancias conexas de los pueblos del territorio antes llamado Reino de Guatemala.

2- FACTORES QUE OBSTRUYERON EL DESARROLLO DE LA FEDERACIÓN CENTROAMERICANA.

La Federación centroamericana fue el resultado de una total anarquía y la desorganización. Por eso la historia de la federación es dramática.

Demuestra claramente que los ideales políticos y sociales tienen que historizarse, pero para ello son indispensables las condiciones materiales que los deben sustentar. (12)

Entre los años de 1821-1823 el desarrollo histórico colonial de Honduras, El salvador, Nicaragua y Costa Rica produjo sociedades simples, sin grandes ni marcadas diferencias de intereses y sentimientos; y cierta unidad derivada del sentimiento adverso a Guatemala. Los cinco decenios posteriores a la ruptura de la dominación peninsular abarcan el período de la guerra civil y la anarquía. Coronel Urtecho considera que la anarquía y la dictadura son solo dos polos de la guerra civil que despedazó la federación. La independencia en Centroamérica no es consecuencia sino causa de esa guerra civil, se período puede ser comprendido por los esfuerzos frustrados para organizar la vida política de la región, conforme patrones institucionales y económicos distintos a los herederos de la colonia y como un proceso que señala la problemática formación de grupos sociales y sus intentos por establecer sus propias pautas de dominación. Preponderaba pues en ella la conciencia de localidad (formaba durante el coloniaje y avivada durante el período revolucionario) sobre las conciencias particulares de grupos o clases. Así sus divergencias políticas internas en los primeros tiempos de vida independiente, obedecieron sobre todo a las tendencias liberales. La primera era los que deseaban cambios y progreso para sus pueblos, se deban cuenta que la condición primera para ello era la relativa emancipación de la tutela de Guatemala, ejercida en su porque intuían en su adopción la cancelación de sus funciones y privilegios (ex funcionarios españoles, grupos ligados al mecanismo burocrático colonial y clero aristocratizante.

Marchaba a la cabeza de los liberales grupos consientes que era imprescindible, para el buen desarrollo de sus intereses y opiniones provinciales la adopción de formas liberales en la economía y en la política y como objetivo principal la liquidación de la potestad colonial de Guatemala.

Como la independencia solo alteró la fidelidad a la monarquía española, fue muy difícil legitimar el nuevo estado federal frente a la sociedad centroamericana. Y es así como Centroamérica se sumergió en guerras civiles constantes y destructivas por falta de legitimidad y fuerza, en otras regiones de América latina, las luchas por la independencia y el esfuerzo llevado a cabo para derrotar militarmente al poder español justificaron el predominio político y militar de los criollos; pero en Guatemala, el poder de los grandes comerciantes y terratenientes no sostuvo la legitimidad necesaria, por lo general dada por una victoria militar, ni tuvo una racionalidad de un nuevo orden. (13)

Otro factor importante son los sentimientos localistas, alimentados por la preeminencia de los guatemaltecos y por la proclamación de la independencia que conservó estructuras, leyes y funcionarios coloniales, que desataron una fuerza destructiva, haciendo imposible la República Federal. La presencia de funcionarios reales, convertidos ahora en autoridades de un orden republicano que ni buscaron ni desearon, provocó la discordia.

La crisis de unidad y provocada por la fugaz anexión a México desató con fuerza los resentimientos y multiplicó los conflictos internos. De allí que, después de 1823 declarada la total independencia de España de México y de cualquier otra potencia, tanto del antiguo como del nuevo mundo, el problema fuera de la definición de la nueva estrategia política es decir se volvió a la situación del 15 de septiembre de 1821. Centroamérica nació a la vida independiente como República Federal. La constitución de 1824 permitió el establecimiento simultáneo de dos poderes, uno local (el estatal) y el otro regional (el federal). Los primeros pasos de la República fueron problemáticos por la persistencia de la diferencias y desconfianzas entre los guatemaltecos y los provincianos por la ambición hegemónica de los primeros y el localismo de los otros.

La constitución federal fue resultado de una transacción entre el federalismo y el estatismo por un lado, y entre los guatemaltecos y provincianos por otro. Por eso, varios aspectos fundamentales quedaron definidos ambiguamente y, en la práctica plantearon problemas irresolubles. La constitución estableció un sistema federal en el cual la jurisdicción de cada estado quedó magnificada frente a un poder federal difuso e impotente. De esta manera la constitución transó entre intereses de guatemaltecos y de los provincianos. En estas condiciones, la gran dificultad del nuevo Estado centroamericano consistió en hacer funcionar armónicamente un poder federal y cinco voluntades estatales, que estaban en proceso de formación. En efecto, mientras el artículo establece que cada uno de los Estados que componen la Federación es libre e independiente en su gobierno y administración interior y les corresponde todo el poder que por la constitución no estuviera conferido a las autoridades federales, el artículo 69 atribuye al congreso federal amplias facultades para establecer las leyes y los códigos penales y comerciales que obligan a los estados (14)

Esta ambigüedad de poderes y jurisdicciones hizo crisis al plantear el financiamiento del presupuesto federal. Los ingresos debían salir de los estados, pero estos siempre estuvieron muy necesitados de dinero. A ello hay que agregar que tanto el gobierno federal como el estatal tenían poderes ejecutivos, legislativo y judicial. Fracasados los intentos liberales, tan bien intencionados como imprecisos para constituir una nación sobre bases federativas al estilo de la constitución norteamericana, el de poder dejado por el dominio español dio paso a una incesante lucha entre grupos terratenientes y comerciantes, caudillos militares y religiosos e incluso aventureros extranjeros.

Al adoptar el criterio de la representación proporcional (un diputado federal por cada 30 mil habitantes) la república de Guatemala controló la cámara de diputados, ya que obtuvo 18 representantes, mientras que a El Salvador le correspondieron 9, Honduras y Nicaragua 6 cada uno y a Costa Rica solo uno, Junto a la Cámara de diputados hubo un Senado Federal integrado por dos representantes de cada Estado.

Ante tal situación el mejor criterio orgánico disponible para organizar el Estado era el Federal, pero un Estado Federal descansa en gobiernos locales, adoptados a las necesidades y diversidades de cada región, es decir, opera apoyado en fuerzas internas múltiples y unitarias. En Centroamérica esto era precisamente lo que faltaba y es por eso que es razonable pensar que la constitución de 1824 inventó el estado soberano (15), pero fue una conclusión fatal que llevó a la anarquía y desorganización.

El estado Federal (16) es todo lo contrario a lo que había en Centroamérica: un territorio no definido con grandes vacíos en el Atlántico, un sistema de comunicación interno precario, mercados locales, pequeñas economías casi autosuficientes y atrasadas, localismos irreconciliables, viejos resentimientos y desconfianzas.

La dispersión regional reforzó la adscripción física y emocional a las pequeñas ciudades y a la zona próxima. El estado Federal debía unir un poder fragmentado y descentralizado.

En el caso de Centroamérica los provincialismos no eran una casualidad ni un fenómeno provocó por ambiciones personales o de grupo; hemos visto su nacimiento espontáneo en la colonia, y su lento y prolongado desarrollo, cada vez más orgánico y consiente. Hay que tomar en cuenta que centralismo no significa en aquellos momentos y aquellas circunstancias, solamente renuncia de la autonomía local pro parte de las ex provincias ya convertidas en Estados, sino en el fondo de las cosas, continuación de la sujeción política y social de Centroamérica a la antigua metrópoli colonial.

En Guatemala dominó la opinión centralista, mientras que las provincias eran casi unánimemente federalistas, lo cual era natural porque a Guatemala le convenía política y económicamente la centralización con base en Guatemala. Otro factor importante fue la aparente falta de condiciones favorables a la unión tanto de tipo coyuntural como estructural. Es más adicionalmente, se atribuye un factor disgregante o adverso a ciertos factores de origen externo como el imperialismo estadounidense. Estos presionaron diplomática y políticamente, para impedir el empeño unionista en la República (17) En ausencia de las condiciones favorables a la unión; Rodrigo Facio Brenes en su obra nos dice: “en el caso de Centroamérica. . . hay que recordar lo extenso del territorio, lo malo de las comunicaciones, lo escaso de la población y lo heterogéneo de los pobladores, lo diverso de las costumbres, el nulo intercambio de tipo económico, es decir, la falta e vínculos verdaderos y estatales” (18)

Estas afirmaciones en gran medida permiten explicar el fracaso histórico del proyecto nacional centroamericano pero al mismo tiempo y sobre todo si revisamos la realidad política coyuntural que por lo general ha prevalecido en la región, nos motivan a reflexionar sobre las razones que podrían haber permitido o viabilizado en determinados momentos, la adopción del mismo Por su parte Torres Rivas afirma:”. . . cualquier intento de explicación para la guerra civil y las dificultades de cristalización de una República Centroamericana en tal período tiene que considerar el aislamiento físico y económico producido en parte por accidentes geográficos a los que se sumaron errores o incapacidades de la administración para dar unidad de destino a toda una región solo centralizada por razones de exclusiva conveniencia administrativa.

Guatemala mantuvo vínculos comerciales con el virreinato con México, Honduras lo hacia por el puerto de Omoa con la Habana, Nicaragua y Costa Rica por el lado de Panamá (Colombia). Las cinco provincias con limites imprecisos pero aisladas entre sí no pudieron mantenerse dentro de un pacto federal sin tener la base económica indispensable para poder sustentarla (19).

Estas afirmaciones en gran medida permiten explicar el fracaso histórico del proyecto nacional centroamericano pero al mismo tiempo y sobre todo si revisamos la realidad política coyuntural que por lo general ha prevalecido en la región, nos motivan a reflexionar sobre las razones que podrían haber permitido o viabilizado en determinados momentos, la adopción del mismo compromiso formal de unión entre los distintos Estados y la instalaciones de esa instancia político gubernamental.

Al parecer el unionismo político nunca gozo de verdadero consenso general (falta de legitimidad). Fue sistemáticamente combatido y entorpecido por las pugnas entre las distintas fracciones de las clases dominantes locales, además, la señalada adversidad de los factores externos un ejemplo bastante notorio de esto se puede encontrar tempranamente cuando recién declarada la independencia de España, las providencias se vieron requeridas de pronunciarse a la propuesta anexión a México, bajo los términos del plan de Igualdad (20)

La guerra civil que llevó al fracaso a la República Federal de Centroamérica y la inestabilidad social y política que acompaña a todo el primer período post-independentista puede explicarse por una prematura independencia de España, en función de la ausencia de grupos sociales con la experiencia suficiente (inexperiencia de autodeterminación) y la voluntad de constituirse en nación y también que la fragmentación política sólo fue el reflejo de la formación económica impuesta por la administración española a la región Centroamericana.(21)

Los poderes disgregantes de orden interno se asentaban sobre el agudo localismo de las cinco provincias, estimulados por el clima independentista y por distintas concepciones políticas sobre la estructura institucional del nuevo Estado. Se enfrentaron así la pretendida hegemonía de Guatemala frente a las aspiraciones libertarias de las otras provincias. Facio indica que la Federación se desgarró como resultado del predominio de la fracción conservadora del país llamado, por la fuerza de las cosas, a encabezar la nación que se está fundando. (22)

Guatemala por sus antecedentes históricos, su área territorial, sus grandes recursos naturales y su densidad demográfica, constituida el estado más poderoso del istmo, y es esa la razón por la que los demás estados centroamericanos se pusieron inmediatamente en pugna con el gobierno federal radicado en Guatemala, intentando aquellos imponer el liberalismo en ésta, y Guatemala, el conservatismo en ellos. Los estados del sur obtuvieron de sus grandes luchas y sacrificios un éxito momentáneo, en cuanto fueron éxito disipo las esperanzas del conservatismo guatemalteco de dominar todo el istmo, y le mostró el peligro ante el que estaba de perder sus mismos privilegios dentro de Guatemala, mientras mantuviera el desafió al espíritu liberal.

Pero ese mismo éxito momentáneo en cuanto fue tan solo transitorio o pasajero, desanimo a los estados del Sur, que lo habían conseguido a costa de prolongar los esfuerzos y sacrificios en su propósito de liberalizar el istmo entero, y entonces aun en contra de los ideales de los grandes patriotas, tendieron mas al separatismo, al aislamiento, que pareciera al menos reposo y tranquilidad, y así se produjo la separación definitiva de la federación Centroamericana.

El fracaso de la política liberal federalista señala las dificultades de constituir el poder hegemónico que condujera y modificará las estructuras coloniales, mediante la resistencia de determinadas fuerzas apoyadas en las distintas fracciones políticas.

En Guatemala con el constante predominio político el conservatismo, hizo representar a dicha sección un papel reaccionario que no habría ni permitía fundamentar históricamente con la razón del progreso, su natural preeminencia sobre los otros estados. Y ese hecho contradictorio del liberalismo Centroamericano fue el que produjo totalmente el derrumbamiento de la joven Federación, porque ni Guatemala podía imponer su ideología y su voluntad conservadora, a los estados del sur, ni estos tenían poder suficiente ni mucho menos la cohesión necesaria, para operar la conformación social y definitiva de la poderosa y feudal Guatemala.(23)

Mientras en el interior de casi todos los estados las personas se atacaban durante, el gobierno federal, controlado por los serviles, se disponía a imponer el conservatismo en toda la nación. Se puso inmediatamente en pugna con los gobiernos liberales de Guatemala, Honduras y El salvador, lograron echar abajo por la fuerza a los dos primeros respectivamente, en 1826 y 1827 y procedimiento a integrar de inmediato las administraciones de uso del estado con elementos adictos al partido conservador, al mismo tiempo que iniciaba una larga era de lucha, de diversa suerte con el ultimo de dichos Estados. Nicaragua se consolida en guerra civil encendida sobre torpes rivalidades de campanario, y solo Costa Rica aislada en el extremo del istmo y con menos pronunciadas diferencias políticas interiores, se mantenían intactas.


A FINES DE 1827, EL General Morazán reconquistaba a Honduras para el liberalismo, y un año después batía a las fuerzas guatemaltecas en territorio salvadoreño. Entrando luego en San salvador y el 18 de abril de 1829, el vigoroso partido unionista al mando de las tropas hondureñas y salvadoreñas tomaban la ciudad de Guatemala, deponía a las autoridades federales Guatemaltecas, expulsando a los dirigentes militares, civiles y eclesiásticos del partido conservador, fundaba un nuevo orden político de carácter reformista, asumiendo la presidencia de la República en 1830, después de acabar algunos brotes serviles en Honduras y Nicaragua. El proceso normal de desarrollo del federalismo, consiste en una creciente integración, que, especializando sus órganos, regulando sus competencias y jerarquizando sus funciones, fortalezca las posibilidades de acción y de defensa de las unidades asociadas. La República Federal de Centro América que se organizó en 1824 bajo el sistema federativo no logró seguir este proceso normal de desarrollo, sino que, al contrario, a los pocos años de existencia se disoció en cinco Estados independientes en 1838 que aún luchan por restaurar la unidad perdida. Toda la historia de las repúblicas centroamericanas ha sido una lucha entre la unión y el separatismo. (24)

La comisión redactora de la Constitución, al escoger la forma federativa de gobierno para que rigiera en Centro América, declaró que se proponía imitar la de los Estados Unidos del Norte, con miras a presentar “el cuadro más grande de la armonía social”.

NOTAS DE PIE DE PÁGINA

1-Gallardo, Ricardo. Las constituciones de la República Federal. Pág. 44

2- Gallardo, Ricardo. La República Federal. De Centroamérica. Madrid, Instituto de estudios políticos, 1958, página 38.

3- Cardenal. Rodolfo. Manual de historia de Centroamérica, El Salvador, C. A. UCA. Editores Pág. 234-23

4- Gallardo, Ricardo. Opcit. Página 55

5- Gallardo, Ricardo. Opcit. Página 59

6- Gallardo, Ricardo. Opcit. Página 45

7- Gallardo, Ricardo. Opcit. Página 46

8- Gallardo, Ricardo. Opcit. Página 48

9- Torres Rivas, Edelberto. Interpretación del desarrollo social en C. A. Pág. 39

10- Cardenal Rodolfo. Manual de historia de Centroamérica. Páginas 234

11- Facio Brenes, Rodrigo. La Federación de C: A. Sus antecedentes, su vida y su disolución. Costa Rica. Instituto v centroamericano de administración pública Pág. 101

12- Cardenal R. Pág. 239

13- 12- Cardenal R. Pág. 233

14- Cardenal R. Pág. 233

15- Constitución de La República Federal de Centroamérica 1824

16- Estado Soberano: entendido por el que goza de total independencia interior y personalidad. Plena en las relaciones internacionales. Para Montagne Bernard la índole de estado Soberano lo determinan dos factores, uno positivo, el ejercicio de poder y otro negativo, la ausencia de intervención superior (colonia Estado semisoberano, metrópoli y soberanía.

17 Estado Federal: compuesto por varios estados que poseen un gobierno peculiar, legislación privativa en diversas materias y gran autonomía administrativa, pero con respeto a la unidad representativa internacional, ejecutiva, federal o nacional.

18- Torres Rivas, Edelberto. Opcit. Pág. 39

19- . Facio Brenes, Rodrigo. Opcit. Pág. 102

20- Torres Rivas, Edelberto. Opcit. Pág.

21- Herrarte, Alberto. La unión Centroamericana. (Tragedia y esperanza), ensayo político – social sobre la realidad de Centroamérica. 2 edición.

22- Torres Rivas, Opcit. Pág. 42

23- Torres Rivas, Opcit. Pág. 45

24- declaración del Congreso Federal reunido en San Salvador en 1838. Conviene advertir que 1838 no tiene más que un valor puramente pragmático y conceptual. En realidad, la Federación perduró todavía cuatro años más después de dicho decreto. 15 de septiembre de 1842.
CAPÍTULO II

IMPLICACIONES POLÍTICO INSTITUCIONALES DE LA INTEGRACIÓN POLÍTICA CENTROAMERICANA.

En la Evolución Histórica del Proceso le cabe a Centroamérica haber desarrollado el primer proceso de integración económica de la América Latina y el Caribe, el cual, en su primera etapa, llegó a ser considerado como un modelo mundial.

Desde inicios de la década de los cincuenta fue cuando los gobiernos centroamericanos ante: i) la crisis del patrón de desarrollo regional basado en la exportación de productos agropecuarios, ii) la reducida dimensión de sus mercados internos, iii) el pequeño margen de maniobra de sus países en el mercado internacional, y iv) los estrechos lazos vinculados a través de la vivienda de una historia compartida, decidieron iniciar un programa de integración económica, creando para ello, en 1950, el comité de cooperación Económica del Istmo Centroamericano. Cuyos planteamientos y trabajos coadyuvaron a la suscripción, en octubre de 1951, de la carta de la organización de Estados centroamericanos o Carta de san Salvador más conocida como OEA. Al amparo de esta estructura institucional regional y existiendo una firma voluntad política. Se logro avanzar rápidamente en materia económica, especialmente hacia la creación de un Mercado Común centroamericano, propiciándose entre 1952 y 1956 una verdadera red de acuerdo bilaterales de libre comercio entre los países cuyo desarrollo permitió en 1958 el Tratado Multilateral de Libre Comercio e Integración Centroamericano, consolidándose este movimiento con la suscripción, en 1960,. Económica centroamericana.

En este último instrumento se sentaron las bases para el Mercado Común Centroamericano, otorgasen los países, en forma recíproca, el libre comercio irrestricto para casi la totalidad de productos originarios de la región.

Los principales aspectos operativos para el mercado común centroamericano se delimitaran en el libre comercio, un arancel externo común, incentivos fiscales al desarrollo industrial.

Algunas políticas comprendidas en el programa de integración económica más importantes fueron:


1. Sector industrial

El proceso de industrialización en C. A. va dejando un saldo positivo a través de su desarrollo. La apertura del libre comercio ha sido elemento acelerador importante dentro del sector empresarial, el cual por su parte, ha respondido dinámicamente a las oportunidades ofrecidas.

Los medios que en el aspecto industrial se han tomado vinieron a suplir las carencias existentes y a fortalecer los esfuerzos iniciales a fin de cambiar la pauta de industrialización de la región.

Vigorizar la aplicación de la política industrial es de los problemas más urgentes que afrontó la integración económica porque en cuanto a disposiciones e instrumentos, se cuenta ya con algunos de muy avanzado pensamiento.

Desde sus inicios, se tuvo como objetivo la consecución de un desarrollo industrial coordinado en los países del área, a través de la canalización de los recursos hacia la industrialización la inversión extranjera en el sector industrial constituyendo estas 2, medidas que han orientado el desarrollo industrial del área.

2. Sector Agropecuario

Este juega un papel muy importante en el proceso integracionista centroamericano, tanto por ser la agricultura la actividad o más influye en el producto interno bruto, como por dedicarse a ella más del 50% de la población económicamente activa.

Dada la importancia de este sector en C. A. la actividad manufacturera pudo mantener sus tasas de crecimiento solamente si por esfuerzos conjuntos se logra aumentada la productividad y el poder de compra del sector mas grande, es decir, el de la agricultura y la ganadería.

A pesar de ser importancia en la economía C. A. este sector no recibió igual atención que otros; no obstante, se han iniciado acciones que están influyendo en el desarrollo agropecuario.

De 1958 – 1960, se adoptó una política proteccionista frente a terceros países, consiste en la fijación de tarifas uniformes elevadas para aquellos productos tradicionales de la región que fueron susceptibles de obtener en el área en condiciones económicas. Se inicia en 1960 una acción más concreta.

La política común en el sector agropecuario, es un mandato del tratado general; que obliga a los gobiernos a suscribir un protocolo para “regular el intercambio, coordinar las políticas de abastecimiento, y asegurar la más amplia cobertura de comercio”

3. Sector Comercial

Las medidas de políticas comercial adoptadas por los gobiernos en el ámbito regional persiguieron 2 finalidades principales:

a. Orientar de manera uniforme las importaciones según las medidas del desarrollo regional y

b. mantener la unidad interna del mercado común. Lo primero se logró con la unificación de los aranceles nacionales.


Lo primero se logro con la unificación de los aranceles nacionales a través de la tarifa uniforme y se mantuvo dentro del compromiso adquirido por las partes contratantes en el Art. VII del Convenio Centroamericano sobre Equiparación de gravámenes a la Importación, “de no suscribir con otras naciones nuevos convenios o concesiones arancelarias que sean contrarias al espíritu y objetivos (del mismo). Al suscribirse el Código Aduanero Uniforme Centroamericano se unificaron los trámites, procedimientos y operaciones aduaneras, y se consagró el principio de que ningún país miembro concederá a terceros facilidades más amplias que las allí convenidas.

Se establece, además que este tipo de acuerdos, lo mismo que la creación de zonas francas y puertos libres en el territorio del mercado común, habrán de celebrarse y decidirse conjuntamente por los cincos países.

El segundo objetivo ha lugar al comportamiento de no suscribir unilateralmente con otros países tratados o convenios contrarios a los principios, espíritu y objetivos de la integración económica.
Además, y por lo que hace a los acuerdos que dentro de esos límites celebren unilateralmente los gobiernos con terceros países, se mantuvo la excepción centroamericana a la cláusula de nación más favorecida para adoptar posición común y solidaria cuando alguno de los miembros celebrar convenios de productos o comercio, o incorporarse a nuevos organismos económicos internacionales.

4) Monetaria

En este campo se realizaron algunas actividades, se ha suscribió un convenio y se fundaron tres organismos, los cuales se han señalado en páginas anteriores. Las atribuciones de estos organismos y el contenido del Acuerdo para el establecimiento de la Unión Monetaria Centroamericana, forman el marco de la política monetaria centroamericana. No obstante, podemos señalar que el objeto primordial de la política monetaria integracionista está encaminada a la consecución de la Unión Monetaria del Área. Además, pueden señalarse algunos otros aspectos importantes considerados:

a) Que los Bancos centrales cooperación estrechamente para evitar especulaciones monetarias que puedan afectar los tipos de cambio y para mantener la convertibilidad de sus monedas nacionales sobre una base de libertad, uniformidad y estabilidad cambiaría.

b) Que de llegar a establecerse restricciones cuantitativas sobre las transferencias monetaria internacionales, se adoptarían medidas para que no afecten discriminatoriamente a los otros estados centroamericanos; y

c) Que, en caso de dificultades graves de balanza de pagos, el Consejo Ejecutivo y los bancos centrales recomendarían a los gobiernos soluciones compatibles con el sistema multilateral de libre comercio.

Como puede observarse, seguir una política monetaria uniforme traería múltiples ventajas en todas las actividades económicas coadyuvantes del desarrollo económico de la Región, facilitando en mucho el intercambio comercial.

5) Fiscal

Se realizan dos reuniones del Consejo Económico, con la participación de los Ministros de Hacienda y Bancos Centrales, con el objeto de coordinar la política hacendaría de la región.

En estas reuniones se dio mucha importancia al aspecto tributario, especialmente por el detrimento que sufrió la balanza de pagos debido a la disminución de ingresos fiscales, motivos por los incentivos otorgados a la producción y por la disminución de los ingresos que percibió el fisco en concepto de impuestos a la importación. Las medidas que se tomasen en estas reuniones tenían como objetivo primordial establecer lineamientos de carácter integral.


6) Infraestructura

El aumento rápido del comercio regional se debió especialmente a la sustitución de importaciones ocasionadas por amplitud del Mercado Común y el desarrollo industrial. Por otra parte, la dinámica económica del Área dependen, en gran medida, del éxito en los esfuerzos por desarrollar los recursos regionales, reduciendo costos y aprovechando al máximo las economías escala es innegable que para el futuro éxito del Mercado Común es necesario desarrollar una infraestructura con sentido regional, con lo cual se lograría un mejor aprovechamiento de los créditos y un mejor uso de los instrumentos integracionista, así como reducir los costos reales de la producción.

6. 1) Programa Regional de Carreteras

Antes de establecer el Mercado Común, la política de carreteras estaba orientada principalmente a servir a las necesidades nacionales exclusivamente, sin planificar la intercomunicación con los países vecinos. Al subcomité Centroamericano de Transportes, creado en 1958, se le recomendó considerar los problemas en esa materia. Fue con base en los estudios realizados durante la Primera Reunión de Ministros de economía y Obras Públicas de Centroamérica que, en Septiembre 1963, se aprobó un programa regional de carreteras. Se comprometieron a completar la construcción de 1362 kilómetros de carreteras repartidas de interés regional. Estas 13 rutas se encontraban en diferentes grados de proceso. Dicho programa tuvo su lugar dentro de la concepción del Plan Vial Centroamericano para el periodo 1965 – 1974. Además, se trato de establecer normas uniformes en el campo del diseño y construcción de carreteras y puentes.

Por otra parte, y con el objetivo de obtener mayor seguridad en el tránsito en las carreteras, se suscribió, en junio de 1958, el Acuerdo centroamericano sobre Señales Viales Uniformes.

Actualmente, la SIECA estuvo preparando las bases para un convenio que permita regular regionalmente los servicios del transporte de pasajeros y de carga, con el fin de obtener mayor regularidad en las operaciones y una baja en los costos.

También estuvo por crearse un Consejo Centroamericano de transporte y una Comisión regional de Directores de caminos.

6. 2) Sistema Centroamericano de Telecomunicaciones


Con el objeto de satisfacer las necesidades de mejoramiento de las telecomunicaciones nacionales se estuvo organizado una Empresa Centroamericana de Telecomunicaciones. Esta tendría a su cargo la construcción y operación de una arteria regional basándose en microondas, que comunicará directamente y con el resto del mundo los servicios nacionales de teléfonos y telégrafos. Se concibió una red integral a la que cada país se uniría en tal forma que los sistemas nacionales pudieran desarrollarse de manera integral. El Salvador, Honduras y Nicaragua, un tratado sobre telecomunicaciones, al cual se adhirió Costa Rica en enero de 1967.

6.3) Electrificación

El subcomité Centroamericano de electrificación verifica la evaluación de los recursos hidráulicos y la interconexión de sistemas entre varios países del área. Para lograr el desarrollo de la electrificación se ha llevo a cabo, por parte de expertos de la ONU, un estudio técnico económico de los sistemas centrales de Honduras y El salvador, aprobado en principio por los respectivos gobiernos.

Además, figuran entre los demás planes de interconexión el de formar un sistema binacional en la zona fronteriza entre Panamá y Costa Rica, el de interconexión y desarrollo combinados de los sistemas Pacífico de Nicaragua y central de Costa Rica y el de interconexión entre Guatemala, El Salvador y Honduras.

Otros aspectos importantes en los programas conjuntos de electrificación fueron los relativos a la armonización de la política de tarifas y la uniformidad de las características técnicas de los sistemas eléctricos.

6.4) se estuvo desarrollando un proyecto regional de catastro que se esperaba estuviera completo en un plazo de 10 años. El proyecto tenía un costo aproximado de 30 millones de dólares.

6.5) Vivienda

El Comité de Cooperación Económica contó con un Subcomité de vivienda, edificación y planeamiento, para llevar a cabo los trabajos relacionados con este campo. Contribuyo al desarrollo de esa clase de actividades el BCIE, otorgando préstamos.

A pesar de la presunta fecundidad de sol conflictos y crisis para elevar el nivel de los intereses comunes no funcionó en el caso centroamericano. A lo largo de la década la dinámica del proceso de integración y factores externos a ella provocaron una serie de conflictos y contradicciones cuyo manejo creativo fue haciéndose crecientemente difícil, y al final imposible, para los órganos del tratado.

Diversos autores (Schmitter, Fagan, Bourne y Shaw) han estudiado varias crisis mayores de la integración centroamericana en la década de los 60, como momentos privilegiados capaces de develar su dinámica política. Aunque con algunas diferencias respecto a la delimitación de estas crisis, parecer que pueden resumirse en cuatro:

1. es la crisis provocada por Honduras a partir de 1965, al negociarse los detalles implementación del Convenio centroamericano de incentivos fiscales al desarrollo industrial, firmado en julio de 1962. El nuevo gobierno hondureño adopto una actitud critica frente a la integración y, enfrentando déficit en el comercio interregional, se negó a depositar el convenio mientras no fuera modificado concediéndosele a Honduras un trato preferencial. Su demanda, apoyada por la Asociación Hondureña de Industriales, iba avalada por el reconocimiento de la CEPAL de la desventajosa posición hondureña a la recomendación de que se le concediese un trato preferencial mayor del estipulado en el convenio.

Ante la renuencia de los de los demás gobiernos, Honduras presiono rehusando depositar el convenio y posteriormente boicoteando las reuniones de los Consejos Económico y Ejecutivo, lo que provoco su paralización.

En septiembre de 1966, se acabo firmando un Protocolo sobre trato preferencial a Honduras. Pero, los otros cuatro miembros difirieron su depósito, sobre todo El salvador, que no lo hizo hasta los primeros meses de 1969, bajo adicionales tensiones de la integración.

2. La segunda fue la crisis generada por Costa Rica al encontrarse el nuevo gobierno con fuertes déficit en la balanza comercial. A comienzos de 1967, el gobierno adopto medidas para frenar la

3. importación proveniente de cualquier país, incluida la de los miembros del Mercado Común.

La fuerte reacción de los demás países centroamericanos y de las autoridades regionales con un ultimátum a Costa Rica hizo que este `país retirase las medidas propuestas. Parece que Costa Rica había previsto desde un principio tal desenlace, pero que uso la creación de una crisis para traer la atención de los demás miembros sobre la gravedad de su situación y fortalecer su posición negociadora.

4. la tercera crisis tuvo como principal actor a Nicaragua.

En junio de 1968, el Consejo Económico aprobó por fin una serie de controvertidas medidas de emergencia, contenidas en el llamado Protocolo de San José, para hacer frente a los déficit de cuenta corriente que todos los países centroamericanos venían experimentando. Ante la dilación de los demás países en depositar el Protocolo, el gobierno nicaragüense del Gral. Somoza impuso unilateralmente diversas medidas similares a las del Protocolo y comenzó a poner trabas al comercio intraregional, sin embargo, no fue Nicaragua el único país que puso obstáculos al libre comercio. Otros también lo hicieron, generándose así una especie de reacción en cadena.

El Salvador y Guatemala depositaron entonces El Protocolo de San José, pero no Honduras ni Costa Rica. A finales del año, el gobierno de Somoza comenzó a boicotear las reuniones del Mercado Común mientras los demás miembros se negasen a depositar una serie de acuerdos. Nada consiguió, sin embargo, escalando su presión Nicaragua restableció a comienzos de 1969 una tarifa aduanera para los producidos de la región.

Los demás miembros reaccionaron entonces suspendiendo el libre comercio con Nicaragua. La acción del gobierno de El Salvador depositando cuatro acuerdos, entre los que estaba el Protocolo de Trato Preferencial a Honduras, provoco el deposito por parte de este último país de ese protocolo y del de San José.

Guatemala lo había hecho anteriormente, Costa Rica por razones políticas internas, todavía rehusó hacerlo. Nicaragua pareció dispuesta a modificar sus acciones y se acordó restablecer el libre comercio entre los cinco países.

La crisis pareció superada. En la practica sin embargo, Nicaragua siguió aplicando una tarifa discriminatoria que violaba el libre comercio y, por otra parte, el trato preferencial a Honduras nunca llego a operativizarse.

4. la cuarta y última crisis creada por la guerra de 1969 entre El salvador y Honduras. El conflicto armado acabo rompiendo el ya critico funcionamiento del Mercado Común. Un modus operando provisional para hacerlo funcionar bajo las nuevas circunstancias fue finalmente rechazado por El Salvador, lo que proporciono la oportunidad a Honduras para marginarse del esquema de integración centroamericana. Los órganos de esta quedaron paralizados con ello.

1- IMPLICACIONES POLÍTICO INSTITUCIONALES (SICA – PARLACEN)

Ya en la década de los 90 todo ha cambiado, ahora existen diferentes conceptos sobre la integración centroamericana utilizan la palabra integración, indiscriminadamente para abarcar todas las áreas y reformas de acción común, parece útil establecer un concepto de integración como método de acuerdo a las exigencias del presente trabajo. Integración como Método.

Aquellas formas de acción pública conjunta para gestionar la convergencia internacional que supone la definición, aplicación y control comunes de normas vinculantes, a diferencia de las diversas formas de cooperación intergubernamental. No se trata de una elección simple y global, no se plantea un contraste blanco y negro, y cualquier orden regional puede combinar tipos de sistemas jurídicos institucional para generar respuestas diversas a necesidades diferentes.

Por último, existen importante discrepancias entre los países y los actores respecto de:

A- Las formas y grados de integración “como métodos” que conviene adoptar

B- Las dimensiones políticas del proceso regional.

Se conoce que la instituciónalidad (1) no surgió como un sistema sin embargo, la actual institucionalidad centroamericana muestra un alto grado de complejidad, que deriva básicamente de la multitud de sus orígenes.

A excepción de los organismos de la ODECA establecida en los años cincuenta, que han sido reemplazados, el proceso de crecimiento institucional tuvo un carácter no centralizado y Acumulativo. El protocolo de Tegucigalpa de 1991, que entró en vigor en 1993 colocó gran parte de las existentes bajo el paraguas del SICA no se contemplo ninguna redefinición del sistema institucional en la practica aun más, el proceso de crear nuevos organismos continuo en los años siguientes.

Cabe subrayar que ya existe una amplia gama de organizaciones e instancias centroamericanas del sector privado y de organizaciones no gubernamentales que están realizando acciones de la mayor importancia en el proceso de integración regional real.

Sin embargo, se ha constatado un amplio apoyo para un mayor esfuerzo de promoción de organizaciones, foros e intercambio en el ámbito de las “fuerzas vivas”.

Entonces, mas que un asunto de números, se trata, por una parte, de establecer si las funciones que están cumpliendo las secretarias y organismos correspondientes a las necesidades y prioridades de hoy, además de examinar la eficiencia y la eficacia con las que se desempeñan estas funciones; por parte, se debe considerar cuales son las mejores maneras de coordinar las diferentes formas y foros de cooperación entre los países. En todo caso, la cuestión básica consiste en determinar si la actividad analizada, responde a una realidad regionales que los actores centroamericanos están dispuestos a apoyar.

En realidad, tanto la agenda como la institucionalidad centroamericana se caracteriza por un alto grado de diversidad.

A- Orígenes y naturaleza. En primer lugar las entidades tienen naturalezas heterogéneas que reflejan.

B- Orígenes muy diferentes.

C- Niveles de participación de los países. En segundo lugar el panorama se ha complicado todavía mas con la aparición de nuevos esquemas de integración entre subgrupos de países.

Reunión de Presidentes centroamericanos

Parlamento centroamericano

Algunas entidades creadas del marco de la transformación de la ODECA en el SICA en 1991 son:

Consejo de Ministros

Comité Consultivo

Secretaría General del Sistema de Integración centroamericana

Corte Centroamericana de Justicia
D- Relaciones con organizaciones no centroamericanas. Finalmente, varias entidades tienen relaciones formales institucionales con organizaciones no centroamericanas.

Algunas tienen una relación orgánica o casi orgánica con organizaciones interamericanas, como es el caso del Parlamento centroamericano con el Parlamento europeo.

Un problema institucional es sin duda lo que representa la cooperación e integración centroamericana en términos de absorción de recursos públicos. El presupuesto efectivo de muchos organismos regionales proviene en gran medida de fuentes extra-regionales. Mientras que algunas entidades importantes se autofinancian. Por otra parte es difícil estimar cuanto cuestan los viajes de los funcionarios en las reuniones con cargos a los presupuestos de sus respectivos gobiernos. Se desprende de muchas investigaciones realizadas que muchos departamentos no tienen un presupuesto definido para los misioneros, y algunos casos dependen del financiamiento externo para sus gastos. Por último, tampoco es fácil estimar los costos totales de las reuniones cumbres.

En rigor, un elevado número de organismos regionales no es en si mismo alarmante, ya que podría reflejarse un proceso de relaciones transnacionales y transgubernamentales que generan una red de interdependencias y por este medio, fomenta un tipo de integración social de la base hacia arriba. Así mismo podría significar una no centralización muy eficiente y eficaz en la ejecución de acciones de interés común.

En resumen, la existencia de un organismo regional no debería de ser cuestionada a raíz de percepciones coyunturales de la institucionalidad en su conjunto, pero tampoco se justifica por si misma, es decir, es legítimo y necesario indagar si los organismos regionales existentes (muchos de los cuales fueron creados en etapas anteriores) están cumpliendo hoy una función que efectivamente proporciona un valor adicional a los países dentro de la nueva agenda centroamericana, y/o si ofrecen la eficiencia capacidad de respuesta a las nuevas necesidades.

Esta formulación de la pregunta plantea interrogantes fundamentales referidos a la forma en que se debe entender una nueva agenda centroamericana y la manera de identificar las necesidades institucionales de esta agenda. Resulta problemática la definición de una nueva agenda centroamericana operativa basada en fuentes formales, precisamente por la abundancia de definiciones de objetivos y de agendas globales generadas en los últimos años.

El procedimiento para establecer la paz firme y duradera en Centroamérica de 1987 “Esquipulas II” (3) establece el punto de partida de la nueva agenda, en la medida que contribuye un compromiso histórico de crear en todos los países las condiciones políticas y sociales que aseguren la paz.

Con este propósito incluye, además de las medidas intermedias sobre la participación, una agenda común de reconciliación nacional, democratización, elecciones libres (4).

También enfatiza directamente la necesidad de la cooperación regional, en el clima de libertad que garantiza la democracia de los países Centroamericanos adoptarán los acuerdos que permitan celebrar el desarrollo para alcanzar sociedades más igualitarias y libres de la miseria.


El debate que se dio en los años siguientes respecto a las formas y alcances del “relanzamiento” de la integración centroamericana en los años noventa se vuelve en el protocolo de Tegucigalpa (5) a la carta de ODECA en el SICA e incorpora a Panamá.

Los múltiples tratados, acuerdos y mandatos presidenciales mencionados constituyen formalmente una “Nueva Agenda Centroamericana” establecida por las autoridades políticas de los países.

La primera pregunta que surgió fue si las autoridades contaban con una institucionalidad adecuada para ejecutar las tareas encomendadas. Así mismo, se reconoce que los problemas de ejecución no residen únicamente en el nivel centroamericano, sino también y quizá más profundamente en el nivel nacional de aplicación de los acuerdo y de apoyo al proceso regional en general.

Aún así parece importante ahondar el análisis en dos sentidos, el primero es que esta situación ponía de relieve los problemas que se presentan al postular una simple distinción instrumentalista entre el proceso de definición de una agenda por un lado, y responsabilidad de ejecutarla por el otro.

El hecho de que el principal órgano decisorio podía experimentar un tal desequilibrio entre sí mismo y un universo de las secretarías y organismos técnicos, era más bien otro reflejo de que la institucionalidad existe.

(que incluye la propia reunión de presidentes) no funcionaba adecuadamente ni en el nivel de definición ni en el nivel de la implementación.

La diversidad de posiciones reales entre los países se refleja claramente en los diferentes niveles de su participación en los distintos foros y esquemas, como por ejemplo en el ámbito político existe un tipo de diferenciación en la medida que el Parlamento Centroamericano no cuenta con la participación de Costa Rica, o en el ámbito económico Costa Rica también está excluido del CA 4.

Por otra parte la realización de objetivos, acciones particulares y otros aspectos de integración política requieren capacidades técnicas puntuales y eficientes por parte de los organismos comunes, dentro de redes de trabajo caracterizadas por la flexibilidad. Además hace falta, en algunos aspectos una capacidad institucional jurídica común fuerte que permita superar obstáculos resistentes a los objetivos plenamente compartidos por los gobiernos, garantizar la seguridad jurídica de los agentes políticos y formalizar la credibilidad de los compromisos mutuos (entre los gobiernos) y conjuntos (ante terceros) (6).

Otro punto clave es, que se requiere una capacidad común creativa para solucionar nuevos problemas, generar consensos, y asumir la gestión del cambio. Parece importante subrayar que un orden homogéneo unificado no representa necesariamente el enfoque ideal más eficaz para la constitucionalidad regional.

Un proceso diversificado puede resultar no sólo más adecuado en términos de los objetivos prácticamente. No existen prescriptitas o fórmulas simples con respecto a la identificación de capacidades institucionales idóneas. Es factible ofrecer algunas ideas útiles a quienes van a decidir en estas materias, intentando señalar en forma indicada la complejidad de los problemas que se afrontan en cada área si los gobiernos pretenden asegurar el logro de sus objetivos (7).

Ahora bien, lo más importante es que adecuación de un tipo o de otro no drive de los objetivos abstractos sino de las circunstancias concretas en cada caso.

Para ser un poco más específicos se establece a continuación las debilidades del SICA y el PARLACEN.


SISTEMA DE INTEGRACIÓN CENTROAMERICANA (SICA)

A pesar de los logros identificables (como por ejemplo la inclusión de la participación formal de la sociedad civil en el proceso de integración), (8) y aún teniendo en cuarteo que el sistema es relativamente.

Nuevo, puedo que comenzó a funcionar a penas en 1993, la conclusión de este trabajo es que el SICA como sistema padece de algunas debilidades.

Estos problemas por una parte, son los que han surgido debido a las fallas en la realización del esquema establecido, y por la otra los que obedecen a debilidades estructurales y conceptuales inherentes al sistema, y se comenta a continuación.

A. El dinamismo presidencial. Las reuniones presidenciales han sido, sin duda alguna, un factor clave en el renovado dinamismo del proceso de integración de Centroamérica, y han permitido lograr avances de significativa importancia para el desarrollo regional.

Sin embargo, existir cierto consenso respecto que este dinamismo condujo también a la adopción de una vasta cantidad de decisiones y mandatos en los últimos años, que han superado la capacidad de ejecución institucional de la región. Por otra parte análisis realizados sugieren que seria recomendable considerar las fortunas en que se podría fortalecer el proceso de dar prioridad y preparar las decisiones, incluyendo una mayor consulta con las entidades responsables de la ejecución. De hecho, los propios presidentes en la reunión que tuvieron en Septiembre de 1995. reconocieron la necesidad de racionalizar la agenda de acciones que había surgido de las cumbres, y también han disminuido el número de sus reuniones en los últimos años.

Al respecto, hay un elemento de base que convendría tomar en cuanta a la hora de abordar este tema del proceso institucional regional. . Existe una contradicción inherente al protocolo de Tegucigalpa entre la propia idea de un sistema institucional (mucho menos comunitario) y la realidad de un “presidencialismo colectivo”. Así el preámbulo define el sistema, como un mecanismo que dará seguimiento a todas las decisiones adoptadas en las reuniones de presidentes y coordinará su ejecución.

El protocolo fue firmado en un momento histórico en que las reuniones presidenciales gozaban de un dinamismo y unidad sin precedentes. Las entidades regionales se encontraban en una situación de baja credibilidad (ya sea por la debilidad técnica en el caso del SIECA, o bien por cuestionamiento político, en el caso del Parlamento centroamericano), de manera que la alternativa de un sistema institucional más comunitario se hacía sentir muy poco.

Por otra parte hay estudios que han confirmado que la idea de consagrar cumbres enteras a temas específicos (a veces debido en parte a un interés de obtener cooperación externa) y la han impedido durante mucho tiempo que este órgano supremo dedique el tiempo adecuado a revisar la naturaleza y evolución del sistema en su conjunto.

Cabe señalar que todavía falta claridad con relación a la fuerza jurídica de las decisiones presidenciales. El protocolo de Tegucigalpa establece que la reunión de presidentes adoptará directrices sobre la integración de la región y disposiciones necesarias para garantizar la coordinación y armonización de las actividades de los órganos e instituciones del área.

A. criterio personal la tendencia de fortalecer la Reunión de Presidentes como órgano con capacidad de decisión legislativa y en cumplimiento obligatorio de los compromisos que se tomasen en dichas reuniones fortalecerían e impulsarían el proceso de integración centroamericana.

De hecho, sin cambios mayores a la estructura institucional y en las capacidades de las entidades involucradas, es difícil juzgar que más se puede esperar al respecto.

B. gestión de la diversidad. En varios aspectos las maneras en que se busco establecer un sistema único y promover y/o imponer la unidad en el marco del sistema, no siempre ha estado a la altura de las múltiples diferencias y complejidades que caracteriza la realidad actual del istmo centroamericano.

La duda no se refiere al idealismo de insistir en una identidad centroamericana o de la afirmación contenida en el primar artículo del Protocolo de Tegucigalpa, sosteniendo que los países son una comunidad política, económica que aspira a la integración de Centroamérica y sus requerimientos jurídicos institucionales.

Se observa una tendencia en distintos campos ha entender lo regional como la suma de las partes nacionales, no como algo cualitativamente distinto. La palabra “integración” se utiliza con frecuencia de manera indiscriminada, sin distinguir entre la integración propiamente dicha, en el sentido de procesos que tienen como objeto la creación de espacios unificados sujetos a reglas comunes, y las diversas formas de cooperación, en el sentido de acuerdo estáticos y de contenido limitado. Así mismo, se nota una tendencia hacia propuestas para la unificación de criterios o normas, aún cuanto esto sea en la opinión de muchos innecesario.

Segundo, como ya se ha mencionado, el universo institucional que se coloco bajo el paraguas del mismo sistema único ya era muy diverso heterogeneidad se unificó sin mucho más que una visión de una Centroamérica integrada y de una declaración del principio de coordinación. En las palabras del artículo echo del Protocolo de Tegucigalpa:


“Los órganos e instituciones de integración gozarán de autonomía funcional, en el marco de una necesaria coherente coordinación inter sectorial que asegure la ejecución eficiente y el seguimiento constante de las decisiones emanadas de las reuniones de presidentes” otros artículos se remiten a la obligación de las instituciones de observar los propósitos y principios del Protocolo.

No hubo ningún cambio en la definición de los papeles de los diferentes organismos, no había habido claridad en la definición de autonomía funcional y se estableció la coordinación como una función no de los compromisos institucionales sino de la evolución de la voluntad colectiva de los presidentes. Como consecuencia, las bases de coordinación Inter. institucional adoptadas en 1993 se limitaron esencialmente a convocar semestralmente reuniones de los ejecutivos y asegurar comunicación entre los organismos regionales.

PARLAMENTO CENTROAMERICANO (PARLACEN)

El protocolo de Tegucigalpa nombre al parlamento Centroamericano como órgano de planteamiento, análisis y recomendación del SICA Estas funciones se basan en las provisiones de su tratado constitutivo, en el cual se atribuyen al Parlacen las tareas de servir de foro para el análisis de los asuntos políticos, económicos, sociales y culturales comunes y de seguridad del área centroamericana, impulsar y orientar los procesos de integración y Cooperación, representar acciones y presentar proyectos de tratado y convenios a los gobiernos centroamericanos.


De hecho, autoridades del Parlacen conocen que este órgano se encuentra insuficientemente comunicado con otras entidades del sistema.

No está definida su función sistemática ámbito regional, las entidades regionales están obligadas a consultarlo e informarlo. Tampoco hay una conciencias entre la agenda de trabajo del Parlacen y las correspondientes a las Asambleas y Congresos nacionales.

Sin la participación de Costa Rica por otra parte parecía cuestionable la viabilidad política del Parlacen en el marco de la institucionalidad centroamericana.

Los trabajos realizados en este estudio sugieren que el Parlacen es poco conocido e incluso ahora cuestionado en Centroamérica. Al respecto, se plantea con mucha frecuencia por que si no tiene funciones legislativas, debe sesionar durante todo el año y otorgar inmunidades a sus diputados.

Existe una impresión generalizada de que el Parlacen recibe un alto porcentaje de la transferencias públicas a la institucionalidad en la forma de aportaciones nacionales (9) Un país que participará en todos los organismos posibles que reciben cuotas debería pagar 3. 5 millones de dólares al año. Con una cuota de 1. 7 millones de dólares, el Parlacen absorbe casi la mitad de este monto.

En todo caso, la cuota anual al Parlacen superaría el monto total de las cuotas y aportes a la entidades regionales, a excepción de la Corte.

Esto no debería ser tomado como una justificación para cualquier cambio. Lo deseable sería no comenzar por la parte financiera, sino por determinar las diferentes funciones viables para una entidad parlamentaria Regional que valiera la pena financiar. Una opción, tal como la ha propuesto la comisión política del Parlacen sería reformar el protocolo de Tegucigalpa en el sentido de otorgar al Parlacen auténticos poderes de consulta y control (al estilo del Parlamento europeo) lo que podría en principio fortalecer su imagen política Y respaldo popular, así como justificar ante la población el gasto que realiza. Sin embargo, esta opción parece con una aceptación generalizada de los países.

Otras opciones partían de un cambio más profundo; es decir, abandonar la idea de diputados de tiempo completo y directamente ilegítimos, una propuesta de transformar el parlacen en un foro que aumenta la confianza y fortalezca los principios democráticos, además, de permitir la discusión periódica entre diputados nacionales alrededor de proyectos de convenios regionales (al estilo de la asamblea del consejo de Europa). Esto no sólo reduciría el gasto sino que podría reforzar la participación de las asambleas nacionales en el proceso de integración.

NOTAS DE PIE DE PÁGINA.

1. la terminología merece algunos comentarios introductorios. Tradicionalmente, en los círculos de la integración centroamericana se ha empleado el termino “Instituciones regionales” en referencia a entidades que son mas bien organismos regionales de cooperación funcional. Esta utilización del terminó puede dar lugar a confusiones en el contexto más amplio, por un lado estos organismos no son comparados con las instituciones de la unión europea, que efectivamente tienen funciones y poderes tales que se justifica su asimilación a rango de “instituciones políticas”. Las entidades centroamericanas que podrían llegar a tener funciones sistemáticas análogas a las de las instituciones comunitarias europeas (consejo de ministros, secretaría general, parlamento centroamericano, corte centroamericana de justicia) suelen denominarse “órganos” por otro lado se puede dar la impresión de una confusión conceptual entre instituciones y organizaciones. La palabra institucionalidad se destina para designar el conjunto de órganos, organismos e instancias regionales, puesto que refleja adecuadamente la idea de un sistema regional de organizaciones de la región.

2. El camino hacia una unificación política. En este otro extremo se sitúa el enfoque maximalista, en el que la agenda apunta a la unificación completa entre los países centroamericanos. Toda acción que contribuya a este fin, es en sí mismo deseable.

Esta posición no se basa solo en tradiciones unionistas, sino también en percepciones de la realidad actual; Por ejemplo, que la eliminación permanente de conflictos requiere la unión política que los países pequeños no tienen futuro internacional; que la única manera de catalizar y de potenciar la riqueza humana de Centroamérica es la integración social; o que las fronteras solo representan un punto de Corrupción, cabe aclarar que este es el concepto que se manejó en la cumbre de Managua en septiembre de 1997.

3. Firmado en Guatemala por los cinco presidentes el 7 de agosto de 1987

4. En el marco de este último compromiso los presidentes confirman que se celebraran elecciones para la integración del parlamento centroamericano, como expresión conjunta de los estados centroamericanos para encontrar la reconciliación y la paz duradera en sus pueblos.

5. Firmado el 4 de diciembre de 1991.

6. la renuncia a la acción unilateral puede juzgarse como una autonomía nacional. Sin embargo, igualmente puede fortalecer al gobierno nacional en la medida en que aumente la influencia igualmente puede fortalecer al gobierno nacional en la medida en que aumente la influencia externa (mediante la acción conjunta), credibilidad interna y externa (mediante un robustecimiento de los compromisos) y la autonomía interna (por ejemplo la negociación de fuerzas privadas contrarias a la competencia)

7. Las áreas de acción podrían caracterizarse aplicándoles los siguientes indicadores:

-Interdependencia: alcance de las interrelaciones e interacciones entre áreas y sectores, número y tipo de actores interesados y afectados.

- Dinamismo: grado en que se requieren nuevas decisiones y se generan nuevos problemas.

- Conflictividad: fuerza y concentración de oposición, grado de desacuerdo entre los gobiernos

- Riesgo de incumplimiento: grado de probabilidad de que los gobiernos no apliquen n no hagan cumplir los acuerdos ante presiones internas, tentación de oportunismo o problemas prácticos.

- Horizonte temporal: si es necesario mantener una acción común durante un largo período a pesar de los cambios nacionales y territoriales hasta que los beneficios se produzcan aun cuando en el enfoque más amplio también es cierto que un horizonte largo ayuda, ya que aumenta la probabilidad de cumplimiento mutuo por parte de los Estados.

- Dinamismo: grado en que se requieren nuevas decisiones y se generan nuevos problemas

- Conflictividad: fuerza y concentración de oposición, grado de desacuerdo entre los gobiernos

- Conflictividad: fuerza y concentración de oposición, grado de desacuerdo entre los gobiernos

-Riesgos de incumplimiento: grado de probabilidad de que los gobiernos no apliquen o no hagan cumplir los acuerdos ante presiones internas, tentación de oportunidades o problemas prácticos

-Horizonte temporal: si es necesario mantener una acción común durante un largo periodo a pesar de los cambios nacionales y territoriales hasta que los beneficios se produzcan, aun cuando en el enfoque mas amplio también es cierto que un horizonte largo ayuda ya que aumenta la probabilidad de cumplimiento mutuo por parte de los Estados.

Como regla general, se puede afirmar que cuanto más alto sena los indicadores más probable será que los países requieren algo mas que un esquema intergubernamental puro para asegurar la estabilidad del proceso.

8-Protocolo de Tegucigalpa de 1991, índica la creación de un comité consultivo

9-El presupuesto para 1997 es de 8.5 millones de dólares, que resultan de la suma de los aportes de cinco países. De este monto 1,624.000 corresponden a sueldos de diputados y 3,642,000 dólares a dietas y viáticos. Cabe subrayar que el monto recibido por cada diputado es mentor de lo que con frecuencia se supone. El sueldo básico mensual es de 1.500 dólares. Las dietas y ciáticos mensuales suman otros 2, 300 dólares. La suma de estos dos conceptos ascienden a 3, 800 dólares.


CAPITULO III

FACTORES QUE INCIDEN EN EL PROCESO DE INTEGRACIÓN POLÍTICA, LOS AVANCES OBTENIDOS DE 1997 A 1998 Y PERSPECTIVAS DE CARA AL 2000

La integración política como tal no ha sido algo que ha estado puesto sobre la mesa en la agenda centroamericana y su mayor expresión ha sido la institucionalidad del Parlamento centroamericano y la reciente Corte centroamericana de Justicia. Los mayores esfuerzos se dan alrededor de Esquipulas en 1986. En los casi 30 intentos de integración a partir de 1921 la integración política ha sido lo que más ha incitado a los países, pero cabe mencionar que en la actualidad el sello mayor lo tiene la parte económica. A continuación se presentan factores que influyen en el proceso ya sea en forma positiva o negativa.


1- ELEMENTOS QUE CONTRIBUYEN EN EL PROCESO DE INTEGRACIÓN

+Conciencia Política, por parte de algunos presidentes (1) que están consientes que el proceso es una imperante necesidad en el actual contexto globalizante y trae consigo muchas ventajas como el tener mayor representatividad a nivel internacional, como la libre circulación de personas y capital etc.

+Legitimidad del proceso de integración política centroamericana, porque actualmente se le da participación formal a la sociedad civil en tal proceso.

+El apoyo económico y político por parte del parlamento europeo hacia el parlamento centroamericano

+Se esta haciendo actualmente un estudio en Centroamérica que fue hecho en la Unión Europea y tuvo muchos éxito, donde se establecen los efectos negativos y los beneficios de no integrarse, fue hecho en Europa antes de 1992, pero para concretizar a la población de esos países. El estudio esta basado en entrevistas, análisis y creación de escenarios.


2- FACTORES POLÍTICOS QUE OBSTACULIZAN EL PROCESO

El historial de Centroamérica no ha sido muy bueno, han existido muchos problemas como la guerra entre El salvador y Honduras en 1969, también a finales de los setenta, golpe de estado en El salvador, o la revolución sandinista, conflicto militar en Guatemala y actualmente se presenta otros muchos obstáculos que debe enfrentar el proceso integracionista, entre los cuales podríamos mencionar.

+Mentalidad feudalista y diferencia de intereses personales de algunos gobernantes y es por eso que no quieren ceder parte de soberanía, para no perder y no poner en peligro sus intereses personales.

+La falta de información por eso el pueblo no ha hecho suya la idea de integrarse, esa aspiración de ser centroamericano y no salvadoreño, Guatemala entre otros, no saben o no están convencidos de lo rentable que es integrarse. Cuando se vuelven la unión y la integración política una cultura de manejo de todos, entonces los gobiernos van a verse presionados a tomas medidas concretas.

+Convicción por parte de algunos países de creer que con la integración se trasladan los males de un país a otro y que el avance que uno puede tener pueda significar un retraso si se une como es el caso de Costa Rica.

+El concepto que se maneja de consenso en la integración no favorece al mismo proceso, mas bien se podría hablar de unanimidad, que en lugar de hacer avanzar el proceso lo retrasa es decir si en determinado momento se debe tomar una decisión y 4 países están de acuerdo pero uno de ellos de dirección, no se está claro hacia donde va el proceso, ni que orientación llevan como por ejemplo no están claros si el proceso implica una simple unión o una confederación.

+Intereses individualistas por parte de algunos gobiernos como es el caso de Costa Rica, que plantea como requisito para integrarse la desaparición total del ejercicio de los demás países y que el tipo de democracia que poseen debe imperar en el territorio centroamericano porque ellos poseen la mejor democracia de la región (Costa Rica e un país que representa a muchos factores obstaculizadores en el proceso de integración política).


+Interpretaciones mezquinas, en Centroamérica no hay un ambiente muy cordial, existe un recelo por parte de algunos gobiernos como se podría mencionar el caso de El Salvador que es un gran impulsador del proceso los demás países ven proyecto como si El Salvador quisiera expandir su dominio.

+Desconfianza de entrar a ese nuevo campo desconocido de integración política porque se desconoce el cambio que pueda producir.

+Resistencia cultural por parte de Costa Rica por tener gran problema con la inmigración de parte de la población nicaragüense, consideran que se integran se aumentará ese problema.


3- EL PAPEL DE LAS INSTITUCIONES EN EL PROCESO DE INTEGRACIÓN POLÍTICA CENTROAMERICANA (SICA PARLACEN)

Todo proceso implica una serie de esfuerzos prologados y complicados, un proceso de pacificación y / o de integración es algo que no se logra de la noche a la mañana.

La constitución del Parlacen concebido como un foro de discusión política regional es algo que conllevó a mas largo plazo, a un proceso de integración tanto político como económico del área, en el proceso de creación y constitución del Parlacen como del Sica han intervenido una serie de variables y factores que poco a poco van configurando la estructura real y el funcionamiento de dichas instancias sobre la base inicial de las propuestas, estas se han venido discutiendo ampliamente, de tal forma que en el caso del Parlacen hasta el momento de llegar a una versión definitiva, el funcionamiento mismo del parlacen se vio condicionado por el comportamiento de los diferentes actores, tanto internos como externos y ha tenido incidencia en su nivel de efectividad en el tratamiento y la solución de los diferentes problemas que afecten a la región.

El papel de los factores internos como los partidos políticos, sindicatos, asociaciones gremiales, en fin grupos de presión tendrán un rol muy importante.

Las políticas integracionistas en Europa y otras naciones del mundo, revelan las ventajas de trabajar unidos en un solo bloque. Aislados, los países de Centroamérica difícilmente podrán tener presencia internacional significativa. Los países de la región centroamericana deben convencerse que la medida más viable para resolver la crisis es mediante la creación del Parlamento centroamericano como vehículo para llegar posteriormente a la integración política (2)

El SICA por su parte también es una instancia que fue creada como vehículo viabilizador del proceso de integración política y tiene como antecedente inmediato la ODECA (Organización de estados centroamericanos). A continuación se plantea como estaba la situación y bajo que necesidades y circunstancias en Centroamérica surgieron ambas instancias para conocer con que funciones nacieron y si realmente estas ejercen un papel impulsador al proceso actualmente.

El desmoronamiento de la sociedad centroamericana, tiene sus causas y orígenes desde la independencia misma de las provincias de Centroamérica del dominio colonial español, factores que a lo largo del tiempo se han venido agudizando, las crisis político social de Centroamérica es el resultado de un proceso histórico de un proceso de dominación en las que las oligarquías y los ejércitos de cada uno de los países, exceptuando a Costa Rica, asume el poder total para conformar un estado con un régimen político e institucional en beneficio de sus intereses de clase, la guerra entre Honduras y El salvador, la crisis que enfrentaba Guatemala y otras muchas causas agudizaron la crisis centroamericana.


Al finalizar la década de los setenta la crisis predominante que Centroamérica había venido experimentando en los últimos cincuenta años, llega a su límite.
El alto grado de militarización de la sociedad, la existencia de gobiernos represivos e ilegítimos, y sus acciones fraudulentas, así como la existencia de estructuras económicas excluyentes, concentradas, centralizadoras y marginalizadoras había llegado a su punto máximo de tolerancia, la sociedad civil y el pueblo en general ya no soportaba el estado de las cosas y todos los esfuerzos de las fuerzas democráticas y partidos políticos por encontrarle una salida a la crisis por medio civilizados y pacíficos se habían agotado. Los movimientos insurgentes habían tomado auge y en los casos de Nicaragua y El salvador había por un lado triunfado la revolución sandinista y llegado al poder el FSLN y por el otro se había dado el golpe de estado del general Carlos Humberto Romero presidente de El Salvador, ambos sucesos se producen en 1979. Pocos años después las diferentes fuerzas guerrilleras y partidos políticos de izquierda y otros movimientos de carácter democrático conforman el FMLN FDR y se declara la guerra político militar que dura alrededor de 12 años en El salvador. Al inicio de la década de los ochenta, toda la economía entra en una crisis total, debido en gran parte a la agudización de las contradicciones de carácter político, económico y social de la región.

A la agudización de la crisis contribuye enormemente también la injerencia norteamericana, la cual siempre ha estado presente en Centroamérica. La realidad histórica de este intervencionismo, por una causa u otra, es decir comunista o no, pero por el sólo echo de afectar los interese de esta gran potencia, ha servido de justificación para la constante metida de manos de los Estados Unidos y para que el sentimiento anti imperialista, anti intervencionista se acentué.

La injerencia norteamericana se convierte en una de las causas agravantes y prolongantes del conflicto salvadoreño al introducirlo y subordinarlo al eje Este Oeste, pues proporciona más asistencia militar, más ayuda en armas para destruir a la población salvadoreña y nicaragüense que ayuda para resolver el problema estructural. De esta forma la región pierde más que nunca la soberanía nacional y la capacidad de autodeterminación, aparte que plantea el problema en términos equivocados. La presunción de Reagan de resolver el conflicto centroamericano, especialmente el salvadoreño y el nicaragüense por la vía militar, lo alarga y endurece y se constituye con ello en uno de los obstáculos más grandes para la negociación política por la vía del diálogo y la negociación, en este marco surge CONTADORA como una iniciativa latinoamericana para solucionar el conflicto centroamericano, que pretendía contrarrestar la injerencia norteamericana que cada día se acentuaba más y que se materializaba con la presencia de los asesores en El salvador, las maniobras militares de Honduras, el minado de los puertos y financiando de los “contras” en Nicaragua, etc. . .

El grupo de CONTADORA se fundió los días 8 y 9 de enero de 1983 en la isla del mismo nombre en Panamá y estuvo integrado por México, Venezuela, Colombia y Panamá.

Desde su fundación estados Unidos maniobró políticamente para boicotear el accionar de este grupo, condicionado y manipulado a los diferentes gobiernos centroamericanos.
Estos países especialmente El salvador, Honduras y Costa Rica se prestaron para el mencionado boicot, utilizando medidas dilatorias, no firmando las actas revisadas, etc.…

Múltiples y complejos fueron los esfuerzos de CONTADORA, y aunque estos no fructificaron como se esperaba sirvieron de base para el Parlamento centroamericano.

Entonces surge la necesidad de crear un instrumento que a través del diálogo y la democracia tratara de continuar de inmediato los esfuerzos de paz de Contadora en un marco, menos ambicioso, más concreto y tangible y más propio, más centroamericano.

Es así como el licenciado Marco Vinicio Cerezo, en un discurso de toma de posesión del cargo de Presidente Guatemala, en 1968, propuso a la OEA la constitución de un Parlamento centroamericano como un foro permanente de diálogo y negociación política en Centroamérica.

Haciendo suya la idea del presidente de Guatemala en la declaración de esquipulas en 1986, los Presidentes de los cinco Estados centroamericanos, decidieron crear el Parlamento centroamericano y para tal efecto encargaron a los vicepresidentes la integración de una comisión preparatoria del Parlamento centroamericano, a la que le correspondería preparar el proyecto del respectivo tratado constitutivo.

Se encargo a Guatemala la elaboración del primer documento sobre el Parlamento. El 7 de agosto de 1987, se celebró en Guatemala la histórica reunión cumbre de presidentes centroamericanos, Esquipulas II, el la que se aprobó el procedimiento para establecer la paz firme y duradera en Centroamérica cuyo punto 4 establece que los presidentes centroamericanos instruyan a la comisión preparatoria del Parlamento centroamericano en el sentido que se concluya su labor y proceda a entregar el respectivo proyecto de tratado.

Los vicepresidentes y designados a la presidencia de los países centroamericanos en su carácter de junta directiva, de la comisión preparatoria del Parlamento se reunieron en Guatemala en octubre de 1987, un día después se realizó la segunda reunión de la comisión preparatoria del citado Parlamento, aprobándose en esa reunión el texto final del tratado, con la denominación de “tratado constitutivo del Parlamento centroamericano y otras instancias políticas” el contenido del tratado es un preámbulo y 8 capítulos, y pretender entrar en detalles sobre el mismo, en el preámbulo del documento se afirma en términos generales la soberanía e integridad de los Estados y el derecho de todas las naciones a determinase libremente y sin injerencias externas de ninguna clase, además, afirma que el establecimiento del Parlamento permitirá que los países del área centroamericana discutan y Decidan los asuntos políticos, además, establece que le corresponderá evaluar el avance de los programas de los diferentes organismos de integración centroamericana, conocer su informe anual, las medidas y acciones que para la ejecución de sus decisiones hayan adoptado cada uno durante el año del informe así como la proyección de sus respectivos programas de trabajo.

El Parlamento tienen una de sus funciones el fumar observaciones y recomendar al respecto. Se citan el preámbulo y el contenido del quinto capitulo porque en ellos se refleja de alguna manera la naturaleza y el carácter integracionista, que renace en esta nueva etapa, basándose en el viejo ideal ha acariciado el espíritu de muchos centroamericanos.

De igual forma, ese sustento ideológico que desde un principio caracterizó al mismo proceso de creación del Parlamento y que se plantea en el preámbulo señalado, genera la desconfianza de los Estados Unidos, quien avala el proyecto pero no con mucha simpatía.

Este nuevo contexto vendría a ser el aspecto favorable que los diferencia sustancialmente de los anteriores intentos integracionistas que no fructifican en casi nada. Se podría hacer una retrospectiva muy larga de intentos integracionistas que sientan las bases para el surgimiento del Parlamento data desde la época de la República Federal de Centroamérica, pero se considera que los antecedentes más cercanos e importantes que pueden encontrarse es cuando se reúnen los presidentes de Guatemala, El salvador y proponen un plan de federación progresivo en 1946 y se firmó el pacto de unión de los Estados confederados centroamericanos.

Habiéndose y establecido el Parlamento centroamericano en la declaración de Esquipulas en 1986. con los comicios electorales generales, realizados en El salvador y Honduras en 1989 y posteriormente en Guatemala en 1990 fueron electos popularmente los 20 diputados de cada país al Parlamento centroamericano. Por otra parte la elaboración de un tratado sobre seguridad regional, fue una iniciativa que surgió en un momento en que aún se mantenían los efectos de la violencia interna en varios países de la región y situaciones controversiales en las relaciones entre los estados vecinos. El tratado que se visualizaba, en aquel entonces tenía una connotación estrictamente militar.

Con la firma del protocolo de Tegucigalpa el 13 de diciembre importancia, al crearse el SICA, que tiene como uno de sus propósitos el de concretar el nuevo modelo de seguridad regional de connotaciones profundas humanistas y teniendo por objetivo fundamental la realización de la integración de Centroamérica, para sustituirla como región de paz, libertad, democracia y desarrollo (4).

Esta transición fue expresada también ante la comunidad de naciones por la reunión de presidentes centroamericanos al señalar, en ocasión de la cuarta cumbre de jefes de Estado y de gobierno, celebrada en Cartagena de Indias, el 14 y 15 de junio de 1994 que Centroamérica superó la crisis surgida en la propia región, pero que fue exacerbada por la confrontación de la guerra fría y nueva estructura institucional más acorde a las nuevas exigencias de Centroamérica (5) y fue así como se tomo la decisión de formar la secretaria general publica, así las siete secretarias que se encontraban dispersas se establecerán como una sola sede en San Salvador y está en proceso de restauración, por ejemplo en SIECA.

Cabe decir que ellos tendrán tanta capacidad de incidir como respaldo puedan tener por parte de los gobiernos, de acuerdo a la confianza que los gobiernos depositen hacia dichas instituciones. Los presidentes centroamericanos han acordado que para compactar la institucionalización conviene tener presente que el diseño institucional debe distinguir de manera clara entra organismos de la integración propiamente dicha sujetos a reglas comunes, y aquellos de simple cooperación de contenido limitado. En ese sentido se deben organizar los siguientes espacios de competencia regional:

Parlamento centroamericano: el parlamento actual producto de elecciones populares en los países, es un órgano deliberativo y recomendatorio, carece de facultades supranacionales y por ende de capacidad legislativa, responde a la etapa actual el protocolo integracionista, en el que predomina el carácter intergubernamental sobre el comunitario.

Resulta entonces necesario revisar su instrumento constitutivo y adecuar sus atribuciones y aspectos organizativos a un proceso más Inter. dependiente y vínculatorio, como el que ahora se pretende con una nueva agenda regional, las determinación política de llegar en el más corto plazo, a la unión de los estados. Por sus mismas funciones asignadas no es una instancia que impulse realmente el proceso, el simple parlamentarismo no es suficiente, es necesario avanzar hacia acciones vínculatorias, de distinto orden, de acuerdo a la marcha global del proceso.

La secretaría general es el órgano técnico administrativo más importante del sistema y en ella deberían centralizarse las mas relevantes funciones relacionadas con la ejecución de los mandos contenidos en los convenios de integración y las decisiones de los presidentes ministeriales. Esta centralización debe organizarse de tal modo que en ella encuentren una expresión sustantiva. Con autonomía funcional, todas las áreas que constituyen la agenda y planes de acción en Centroamérica y que por si solas requieren una institucionalidad sólida, eficiente y oportuna. (A criterio muy personal, la evaluación del aporte de los organismos regionales y de la institucionalidad regional en su conjunto a la agenda de desarrollo de los países debe realizarse sin prejuicios, en particular, el objetivo no debería apuntar a una simple reducción de los organismos, apoyándose en la afirmación que son muchos y muy costosos)

Es imperativo aclarar que no es que el SICA ya este desfasado sino las instituciones del Sistema de Integración están completamente obsoletas, y son decorativas y esta situación implica muchos gastos para tan poco resultado. El Salvador es el único país que va al día con las cuotas, por tanto, es el único país con la capacidad para poder asumir el compromiso de una secretaría unificada y esta es una recomendación del BID y el BM.

Esta situación de reforma conlleva al replanteamiento de las estrategias del Sistema de Integración. Como es el caso de la SIECA conjuntamente con la secretaria general del SICA están trabajando en la auditoría, pidiendo cuantas, fiscalizando el manejo de los fondos, los proyectos que han implementado, haciendo recorte de personal. etc.

Se esta proyectando que se de un mayor involucramiento a la sociedad civil de hecho ya es de conocimiento de todos que ya están participando dentro del SICA, reconoce como COMITÉ CONSULTIVO, en el cual están representados sectores primados, ONG, organizaciones sin fines de lucro que promueven acciones de desarrollo a nivel centroamericano, etc.

Por otra parte en cuanto al Parlacen creemos que el principal obstáculo al que se enfrenta el parlacen no es llanamente su desfase sino más bien es de índole jurídico, político, puesto que desde su instalación se encontró con un marco jurídico eminentemente deliberativo y propósito, pero carente de fuerza entre otras cosas, es decir, con un campo de acción estrecho y muy limitado, a este problema situado en el mismo tratado constitutivo hay que agregarle la poca o nula voluntad política de los funcionarios y las elites económicas, políticas conservadoras de la región en dotarlo a través de sus representantes de un instrumento de mayor eficacia, si se le diera más importancia al Parlamento seria un buen elemento viabilizador del proceso de integración como lo es el Parlamento Europeo.

4. AVANCES OBTENIDOS EN EL PROCESO DE INTEGRACIÓN CENTROAMERICANA DE 1997 - 1998

Existen muchos tratados entre los gobiernos que hasta cierto punto contribuyen al proceso de integración política a nivel formal, pero solo quedan como avances declarativos ya que no se llevan a cabo en la realidad. Los que se consideran más importantes son:


1. DECLARACIÓN DE SAN JOSÉ (San José, Costa Rica, 8 de mayo de 1997)

A pensar que esta declaración no se hace mención del termino de integración política estipula la formulación de acciones políticas comunes y conjunta, tiene objetivos comunes como:

-integración económica y libre comercio

-dialogo sobre migración y el tráfico ilícito de migrantes

-desarrollo de políticas ambientales

-compromiso de modernizar tratados de extradición

-combatir el consumo y trafico de drogas

-lavado de dinero

-la narcoactividad en todas sus manifestaciones

-promover la ratificación de la convención Interamericana contra la corrupción entre otros

Con relación al tema del medio ambiente no existen políticas comunes entra los países que forman el istmo centroamericano, sin embargo, cada país trata de combatir el problema del medio ambiente individualmente teniendo cada uno su propia ley.

Creemos necesario que los presidentes de los 5 estados que involucran la integración centroamericana deberían de tomar en cuenta los siguientes puntos para formulación de una política ambiental regional:

La conservación y el uso racional del medio ambiente requiere de una verdadera voluntad política por parte de los Estados centroamericanos

-El área urbana debería ser considerada como un ecosistema total y debe garantizarse por tanto su aprovechamiento y uso racional

-Debe concientizarse una efectiva relación entre la situación ambiental nacional y regional para garantizar los recursos naturales

-Debería manejarse el elemento preventivo porque existen daños irreparables

-Debería existir una verdadera vinculación de las políticas económicas y sociales con los de manejo racional de los recursos

-La formación de un marco legal e integral que permita normar las bases ambientales del desarrollo regional

-Debería de establecerse un programa de educación ambiental y concientización ciudadana regional

-Todo desarrollo sustentable debe tomar en cuenta la protección del medio ambiente

A pesar de existir esta declaración de San José no se han implementado acciones integradas al respecto a sabiendas que es un problema global y que afecta indistintamente si un país es pobre o rico y que afecta a todos por igual y aunque bien es cierto que los efectos son más letales en los países pobres de alguna manera este proceso también se revierte a los países desarrollados.

El salvador pro su parte posee su propia ley sobre el medio ambiente al igual que los demás países con muy pocos resultados positivos.

En cuanto al compromiso que estipula este tratado sobre modernizar tratados de extradición no se visualiza ningún avance después de esta declaración.

Por otro lado se habla de combatir en bloque el trafico y consumo de drogas, que es un tema remoto del Convenio Constitutivo de la Comisión Centroamericana Permanente para la erradicación de la producción, trafico, consumo y uso de sustancias psicotrópicos (CCP) que fue ratificado por los 5 países del istmo incluyendo Panamá, pero al igual que esta declaración no se observo nunca coordinación de esfuerzos a pesar que en esa ocasión crearon agencias para combatir los delitos de drogas con los legislativos de la región no hubo y no hay una fiel cooperación para atender de manera institucional permanente integral los diferentes aspectos relacionados con dicho problema y sus consecuencias en la región centroamericana.

Centroamérica debe indiscutiblemente unificar leyes para evitar este flagelo, a través de sanciones penales y acuerdos para extraditar narcotraficantes, porque es claro que Centroamérica esta conciente que se ha convertido en un puente para el narcotráfico, que tiene su principal mercado en estados Unidos, nación que esta apoyando programas antidrogas y proporcionando información a los gobiernos latinoamericanos acerca de los movimientos de los narcotraficantes.

Si no se suman esfuerzos no se estaría resolviendo el problema adecuadamente.

Por otro lado se plantea preocupación sobre el crimen organizado, y una clara manifestación de este es el lavado de dinero. Centroamérica se convierte en una región idónea para este tipo de crimen por ser una gran región que no contaba con ningún tipo de legislación para regularlo, en este marco esta declaración pretende fomentar leyes en los distintos países del istmo para detener este tipo de crimen. A nivel regional no ha existido cooperación conjunta para lograr resultados sustanciales.

Pero al igual que las otras declaraciones no generan cambios o acciones reales todo queda en aspiraciones.


2. DECLARACIÓN DE PANAMÁ (Panamá, 12 de julio de 1997)

En esta declaración se habla de los cambios en la agenda de integración y de sus órganos e instituciones, acordaron crear un marco institucional que nos integre mas y mejor sin menoscabar la autonomía y normativa constitucional de los Estados, respetando las diferencias de cada país.

Es también aquí que se habla por primera vez de las reformas institucionales estas reformas se refieren en primer lugar al Parlamento centroamericano que constituye un patrimonio irremplazable que debe ser fortalecido y potenciado como un órgano principal del proceso de integración regional. Con ese fin es necesario adoptar su funcionamiento a las nuevas condiciones del sistema regional e internacional que ha sufrido una profunda transformación en la última década. Las reformas del Parlacen tienen el siguiente objetivo:

A. mejorar la coordinación con los demás órganos e instituciones del SICA, con el fin de lograr mas coherencia y eficiencia, buscando armonía en sus acciones enmarcadas en la agenda única centroamericana.

B. Homologar a la elección de diputados del Parlacen a la elección de diputados nacionales.

C. Aprobación del presupuesto por los Estados parte.

D. Mantener únicamente los privilegios e inmunidades establecidos en el acuerdo sede.


CORTE CENTROAMERICANA DE JUSTICIA

Es el órgano judicial principal y permanente del Sistema de Integración Centroamericana y fortalecerla es una necesidad para la reforma a fin de garantizar la seguridad jurídica del proceso de integración.

A. Se habla de darle carácter regional a su competencia

B. Su presupuesto también estará incluido en el presupuesto general del SICA.

C. Fortalecer el papel de la Corte en ámbitos con el arbitraje comercial

D. Se reduce el número de magistrados a un titular y un suplente por país, etc.

Las reformas institucionales plantean además una secretaría general unificada que debe garantizar un funcionamiento efectivo de las diferentes instituciones de la integración regional lo que dará mayor coherencia y unidad al sistema. La sede de esta secretaria unificada será en San Salvador la cual garantiza el soporte especializado a los diversos foros sectoriales de integración y cooperación sectorial.

Se considera que las reformas deben garantizar la seguridad jurídica del nuevo sistema institucional de integración. La integración y sus reformas deben entenderse como un proceso gradual de ejecución progresiva, flexible y con visión a futuro.

Las reformas tienen que ser visionarias sin desatender las condiciones objetivas en las que se ejecutara, y serán positivas siempre y cuando al ser ejecutadas las instituciones experimenten una real funcionalidad y los gobiernos les sedan poder y a mediado o largo plazo tengan un verdadero poder de ejecución.


Las reformas beneficiaran a dichas instituciones siempre y cuando no se visualice solo el factor económico sino se visualicen en función de darles vida y realmente sean agentes viabilizadotes del proceso, y realmente es necesario que experimenten reformas pero estas deben estar acompañadas de objetivos claros por parte de los presidentes, objetivos de un real interés de unirse y no sea solamente para reducir ese gasto publico.

En los acuerdos que tienen que ver con la integración centroamericana siempre van surgiendo brechas que ponen en riesgo al proceso mismo por ejemplo en esta declaración se habla de reformas al sistema de integración, se plantea redimir roles, modernizar las instituciones. Es en esta declaración donde se toma el acuerdo de unificar los secretarios en una sola cede geográfica o física, que estaría en El Salvador esto significa que la mayor parte de las instituciones de la integración se trasladarían a nuestro país convirtiéndose este en una especie de Bruselas de Centroamérica tomando un perfil de verdadero líder en el proceso de integración.

Este mismo hecho ocasiona que Guatemala se opusiera a la firma de esta declaración, pero firmando hasta el último momento. Por otra parte Guatemala también rompe con los acuerdos del C. A. 4 justificando de alguna manera que facilita el paso para los inmigrantes ilegales a los Estados Unidos.

Existe una tesis para explicar esta actitud y es que la presión de Estados Unidos esta de por medio para poner freno al problema de los inmigrantes salvadoreños y nicaragüenses, pudiera haber un tipo de arreglo o compromiso perdiendo de vista que el problema no se arregla con medidas de esta naturaleza, es una cuestión que tiene que ver con el carácter globalizado de las economías y que la única medida posible para minimizarlo es a través de medidas conjuntas.

Entonces no parece ser justificación mas cuando las cifras indican que el mayor número de inmigrantes de C. A. para Estados Unidos son guatemaltecos afirma Dagoberto Torres.

Creemos que el problema del SIECA ha estado de por medio, si analizamos que esta secretaria ha estado pro 30 años en Guatemala y con las nuevas reformas institucionales tendrían su sede en El Salvador perdiendo así el punto clave de la integración donde radica el poder económico.

3. DECLARACIÓN DE MANAGUA (2 de septiembre de 1997, Managua, Nicaragua)

Esta declaración plantea la necesidad de unirse para trabajar en bloque, en comunidad en materia política, económica, social y cultural, para enfrentar exitosamente el desafió que representa la globalización, estableciendo que existe una verdadera voluntad política, con consecuencia se pretende también, el desarrollo sostenible, plantea la necesidad de la reforma, modernización y fortalecimiento del SICA.

Hay un elemento importante que se destaca, y es la participación de la sociedad civil en el proceso y manifiesta el desarrollo regional, armónico de las instituciones. La declaración finaliza acordando iniciar el proceso de constitución gradual y progresivo.

Pero no es mas que un anuncio de su decisión de alcanzar la unión centroamericana, no precisa puntos concretos que implicarían pasos para avanzar en una unión política pero si reconoce que el SICA no es actualmente el elemento más idóneo que impulsa el proceso, mas bien reafirma que débil y que necesita cambios en su estructura, pero no establece que si a partir de reformas se les de poder.

Los presidentes hablan de integración política pero no es claro si todos tienen el mismo concepto de dicho precepto, además no plantea claramente hacia donde va orientado el proceso si se visualiza como federación, confederación o una simple unión, no se observan fechas específicas con plazos concretos.

Cabe mencionar que como base de un eficaz unionismo es muy bueno, tiene bases muy bien estructuradas pero recordaremos que solo es un papel.


4. TRATADO CONSTITUTIVO DE LA UNIÓN CENTROAMERICANA (Guatemala, septiembre de 1998)

Este tratado define la estructura institucional de la unión centroamericana y vincula a los órganos e instituciones de integración para asegurar la ejecución eficiente y el seguimiento constante de las decisiones, resoluciones y decretos surgidos de los órganos de la unión, según las competencias y procedimientos institucionales pertinentes que lo desarrollen. Por su parte los Estados miembros se obligan a abstenerse de adoptar medidas unilaterales en contra de la institucionalidad que ponga en peligro la conducción del proceso de la unió, además el tratado establece el procedimiento de consulta para armonizar las posiciones entre los Estados miembros y los órganos de la unión.

Este tratado establece en su art. 16 la consecución de los fines de la unión centroamericana los siguientes órganos principales:

-Reunión de presidentes

-Consejo de ministros

-Parlamento centroamericano

-Comité ejecutivo

-Corte centroamericana de justicia

-Contraloría centroamericana de cuentas Teniendo objetivos:


-políticos, económicos, seguridad, relaciones internacionales

Es un instrumento que resalta las características comunitarias y la necesidad imprescindible de la cooperación de los estados miembros.

Establece claramente los objetivos o metas que tiene el Parlamento centroamericano para cumplir a mediano o largo plazo en forma gradual, no muy ambicioso y creemos muy real, no establece cambios constitucionales muy pronunciados y son imprescindibles para el éxito del proceso, pero como no ha sido ratificado por los presidentes centroamericanos.

Es muy difícil la aceptación y más que todo el cumplimiento real por parte de los estados, la estructura del tratado plantea que se alternaran equitativamente la participación de los órganos gubernamentales y comunitarios y este es un punto fundamental que la coordinación eficiente entre lo estatal y lo regional.

El tratado tienen como objetivo principal e impulso del proceso que quedaría enmarcado en un orden, que si no del todo supranacional, creando la instancia que permiten de alguna manera la autonomía y la auto sustentación del proceso mediante mecanismos propicios claros y definidos.


4. PERSPECTIVAS DE LA INTEGRACIÓN POLÍTICA CENTROAMERICANA PARA EL AÑO 2000


Existen muy pocas perspectivas a corto plazo por parte de los gobiernos y de las instituciones encargadas de consolidar el proceso. Los gobiernos visualizan para el año 2000:

-Consolidar las 7 secretarias separadas en una sola secretaría general unificada

-La ratificación y entrada en vigor de las reformas planteadas por los gobiernos al SICA PARLACEN

Por parte del parlacen existen ciertas iniciativas a corto plazo:

-La aprobación del tratado único, si es aprobado dicho tratado y le otorgan nuevas atribuciones el mismo parlamento ratifica la propuesta denominada “tratado constitutivo de la unión centroamericana” que se pretende iniciar a corto plazo teniendo presente que es un proceso gradual de no ser aprobado el tratado único esperan que los presidentes centroamericanos aprueben el tratado constitutivo a corto plazo.

-El Parlamento espera también que se finalice el estudio denominado “el costo de no integrarse” que esta siendo realizado por el Parlamento Europeo.

-Diputados del Parlamento instaron al nuevo Presidente de la República impulsar el estancado proceso de integración de Centroamérica. El Parlamento Sigfrido reyes señaló que el motivo de preocupación es que el Presidente no haya hecho alguna alusión concreta sobre la forma en que su gobierno continuará, junto a los Presidentes la integración, El proceso de integración está cruzando por un período bastante particular y se necesita un nuevo impulso. Por su parte el mandatario salvadoreño cuenta con una agenda donde se plantea la discusión de temas relacionados con la búsqueda de competitividad regional y propondrá la construcción de una super carretera que conecta todos los países de la región.

En el marco de la estrategia “centroamericana en el Siglo XXI “Flores, y su equipo de trabajo expondrán las iniciativas que tiene El Salvador en materia económica, entre éstas está la ya mencionada carretera, que atravesará las principales ciudades y puertos del istmo, será una autopista que ayudará comercialmente a todos los países y que redundará en la reducción de costos del transporte de carga.

La obra de infraestructura se emprendería con una inversión conjunta regional. A eso habrá que sumar la idea de una interconexión electrónica de las aduanas de los países de la región, que vendría a solventar los problemas imperantes que tienen que ver con los obstáculos en materia comercial.

La intención es fortalecer la integración del área a través de programas concretos que vayan orientados a impulsar la competitividad y productividad de la misma.

Otro de los aspectos a discutir es el fortalecimiento financiero regional, materia donde El salvador ha tomado liderazgo. Plantea también un conjunto desde programas regionales estratégicos, para la superación de grandes obstáculos a la productividad empresarial en 4 dimensiones claves que afectan el clima de negocios como lo son:

Microeconomía, Ambiental, Institucional y Macroeconomía. Esta agenda será expuesta a sus homólogos de Centroamérica, la Presidencia Electa de Panamá y el Presidente de ecuador.

Como se puede apreciar las perspectivas que se plantean en la agenda del Presidente Flores, van encaminadas a fortalecer la integración en el sentido económico y carece de iniciativas en el ámbito político.

Para pasar de la propuesta a la acción se requiere de la participación del sector público y privado, de la contribución de la ciudadanía y de un esfuerzo conjunto de los Gobiernos Centroamericanos.

CITAS DE PIE DE PÁGINA

I. Los presidentes que más han impulsado el proceso de unión centroamericana han sido:

Armando Calderón Sol (mandatario de El salvador)

Reina (mandatario de Honduras)
2. Torres Peña, Dagoberto Alcides y Cabrera, Manual Dagoberto. “El parlamento centroamericano como alternativa de solución a la crisis estructural de Centroamérica y la viabilidad para su consolidación. Tesis para optar a la licenciatura de Relaciones Internacionales. 1994. Pág. 80

3. la Corte centroamericana de Justicia lo ha constatado al expresar que:

“El protocolo de Tegucigalpa de 1991 es en la actualidad el tratado constitutivo de la integración centroamericana y por tanto el de mayor jerarquía y la base fundamental de cualquier otra normativa centroamericana sean estos, tratados, convenios, protocolos, acuerdos y otros actos jurídicos vinculatorios anteriores o posteriores a la entrada en vigencia del protocolo de Tegucigalpa. . . tanto los instrumentos complementarios como los actos derivados del protocolo de Tegucigalpa, tiene una relación normativa de dependencia del mismo). (opinión consultiva entidad por la Corte centroamericana de Justicia referente a la consulta presentada por el Dr. Roberto Herrera Cáceres, secretario general del SICA, sobre la situación jurídica del protocolo de Tegucigalpa, con respecto a instrumentos jurídicos anteriores y actos posteriores. Managua, Nicaragua, 24 de mayo de 1995)

4. Artículo 3 literales a, b, c, d, h, i, j, del protocolo de Tegucigalpa.

5. Todo esto esta establecido en el documento llamado “lineamientos `para el fortalecimiento y racionalización de la institucionalidad regional. Panamá, 12 de julio de 1997.

CONCLUSIONES, RECOMENDACIONES Y ANEXOS

CONCLUSIONES

-Las realidades económicas, negativas por cierto, obligan a aunar esfuerzos. Ningún país de Centroamérica por si solo, tiene la capacidad de negociación política para enfrentar las pretensiones de los demás sujetos del orden económico internacional ni menos las de las grandes potencias, entre ellas Estados Unidos, en cuya área de influencia nos encontramos. El parlamento esta llamado a ser el motor de este renovado proceso de integración.

-El Parlamento Centroamericano y la Secretaría de Integración Centroamericana fueron creados como instituciones fueron creado como instituciones regionales necesarios para dar respuesta colectiva a la crisis y diversos conflictos que vivía Centroamérica, marcando así una nueva etapa en el proceso de integración política regional, pero la coyuntura específica donde surgió la iniciativa dista mucho de los actualmente representan el PARLACEN y el SICA.

-Entendemos que en Centroamérica no hay país que sea autosuficiente; el desarrollo político, social, económico, cultural, etc. De cada uno de estos países esta sujeta al grado de integración política que se logre.

-Existe en la región países que de una u otra obstaculizan el proceso de integración política el problema central lo constituye Costa Rica, que no hace mas que minar los mecanismos autónomos y propios de la región Centroamericana, pues históricamente se ha caracterizado por estar al margen, con un acentuado escepticismo y fuera del escenario de la integración.

-EL SICA por su parte tienen una serie e inconvenientes, uno de ellos es su embrollada estructura institucional, lo que seguramente propicia conflictos de competencia laboral los cuales podrán afectar a la integración económica la cual es y seguirá siendo la parte sustancial y más viable del sistema.

-Las incompatibilidades políticas y económicas entre los países de la región son evidentes y esto dificulta su integración social, política y económica; pero a pesar de esto debe buscarse un mínimo de armonía y consenso y para ello se necesita involucrar en forma eficiente el SICA y el Parlacen como motores del proceso.

-Las disposiciones constitucionales vigentes de El salvador no constituyen un mayor obstáculo para el avance de la integración política.

-Los tratados y convenios no representan elementos que constituyen en forma determinante para el avance significativo de la integración política debió a que solamente son avances de carácter declarativo, aunque son la base formal del proceso en realidad no son cumplidos por los mismos presidentes.

-La integración en Centroamérica se visualiza en dos áreas una económica y la otra política siendo la más favorecida el área económica ya que impulsar el desarrollo de la región y su nivel competitivo en el contexto mundial se ha convertido en prioridad y la modernización económica los gobiernos centroamericanos encuentran puntos de convergencia.

Un ejemplo es el mejoramiento de la infraestructura que conectara al istmo, la eliminación de barreras comerciales de la región, el fortalecimiento del sistema financiero en materia de supervisión y prevención de problemas potenciales etc.

Por lo tanto en el ámbito político, existen todavía obstáculos difíciles de solventar pues no se reconoce que esta es quizás el área mas importante para lograr que C. A. piense y actúe como un bloqueo tanto económico como políticamente para que pueda surgir al mundo y es el desarrollo ulterior de la integración como tal, creemos que esta es su ultima oportunidad.


RECOMENDACIONES

-Los presidentes centroamericanos deben ceder soberanía a las instituciones que fueron creadas para propiciar la unión de tal manera que ellas representen realmente el motor que impulse y lleve en pie el proceso de integración y no sean más inoperantes.

-Los intereses propios de la región se deben ubicar por encima de los intereses nacionales de los países del istmo.

-EL SICA y el PARLACEN deben buscar mecanismos más agresivos que concreticen y fortalezcan la implementación de proyectos que promuevan la cooperación internacional a favor de la integración.

-S la orientación del proceso de consolidación del PARLACEN es bien desarrollada, cada día puede ir consolidándose una institución que aun con sus actuales vacíos y riesgos, se constituya en el mayor signo de esperanza en el largo camino que implica la unión centroamericana.

Se debe concretizar a toda la población acerca de los beneficios que se legitimaría realmente y la misma población presionara a los presidentes a cumplir los tratados y realizar el proceso.

-Debe reformarse la manera de toma de decisiones entre los presidentes y el proceso caminara con pasos más ágiles y no quedaría estancado por el desacuerdo de un mandatario.

-Los Estados centroamericanos deben tomar como patrón de integración la Federación centroamericana de 1894 para visualizar los elementos que obstaculizaron y que son rescatables para esta coyuntura y no caer en los mismos errores. Un ejemplo podría ser la diferencia de intereses de 1824 y la diferencia de intereses de la actual unión.

-De acuerdo a la nuevas exigencias regionales e internacionales, se recomienda la ejecución del documento desarrollado por el Parlamento. Un tratado para regular el proceso de integración política centroamericana, que establece una guía hacia donde debe ir el proceso, plantea posibles soluciones de región, pero exige como consecuencia unas pequeñas reformas a la constitución de El salvador, aunque este tratado aún está en negociación es el único que plantea puntos específicos y muy importantes que implica la unión política y expresa el punto de vista del parlamento en cuanto a fortalecer e impulsar el proceso.

Los puntos específicos a retomar son:

-Derecho al voto en las elecciones municipales y de diputados al parlamento centroamericano.
Todo ciudadano centroamericano que resida en un Estado parte de la unión, distinto a su Estado de origen podrá ejercer el voto y ser electo en las elecciones para autoridades municipales y para diputados al parlamento centroamericano en las mismas condiciones que los nacionales del estado en donde resida.

El derecho de participar en las elecciones para autoridades municipales la constitución no solo contempla como derecho de todo centroamericano, si no que es derecho de los ciudadanos salvadoreños (Art. 72)

Por otro lado en cuanto a la elección de los diputados del parlamento en elecciones populares si está contemplado pero no se da en términos reales.

-Derecho a la protección diplomática y consular
Establece que todo centroamericano cuyo Estado de origen no esté representado en un tercer Estado tiene derecho a protección por parte de las autoridades diplomáticas y consulares de cualquier Estado miembros de la unión en el territorio de dicho tercer estado.

Este punto no es contemplado en la constitución, y no es derecho de todo centroamericano la protección consular salvadoreña, si no solo para los ciudadanos.

-Derecho a la información
Todo centroamericano puede dirigir verbalmente o por escrito sus solicitudes de información a cualquier órgano e institución de la unión sobre cualquier tema asunto o materia de la misma, que le sea pertinente.

Igualmente se establece la obligatoriedad de dicho órgano o institución de dar pronta respuesta por escrito, a tal solicitud.

Este punto no está contemplado en la constitución salvadoreña.

-Derecho de petición.

Todo centroamericano, tiene derecho a presentar verbalmente o por escrito al parlamento centroamericano peticiones en torno a cualquier actividad ejercida por las autoridades de la unión que le afecte directamente.

Igualmente se establece la obligatoriedad de dicho órgano de dar pronta respuesta, a tales peticiones.

Este punto no esta contemplado en la constitución.

En el artículo 18 se establece derecho a dirigir peticiones por escrito a las autoridades pero no a órganos o instituciones de la unión centroamericana si no solo gubernamentales.

-Derecho de Participación.

Todo centroamericano tienen derecho a participar en las consultas que los órganos de la unión realicen antes de tomar decisiones trascendentales o importantes en el ámbito de sus competencias.

Tampoco lo contempla la constitución.

-Libertad de asociación.
Todo centroamericano tiene derecho a la libertad de asociación, incluido el derecho a fundar con otras, personas, sindicatos, asociaciones y partidos políticos y afiliarse a ellos, sean éstos de naturaleza nacional o regional. La constitución de El salvador en el artículo 7 establece este tratado sino a nivel nacional.

-Libertad de Trabajo
Los centroamericanos pueden ejercer cualquier actividad laboral lícita en los Estados parte de la unión en igual condición que los nacionales de ese Estado. Este derecho no puede ser objeto de restricciones. El Art. 37 de la constitución lo establece pero a nivel nacional no a nivel de Centroamérica.

Derecho de Ejercicio Profesional
Establece que los títulos académicos o convalidados conforme a las leyes de cualquier Estado parte tienen plena validez a dentro del ámbito de la unión. Los profesores de nivel técnico y universitario tienen derecho a fijar su lugar de trabajo y a ejercer libremente su profesión en cualquier Estado pare en igual de condiciones respecto de los profesionales del mismo Estado donde decidan ejercer.

Este principio no es contemplado en la constitución.

-Derecho a la salud
Todo centroamericano que resida, transite o visite el territorio de otro Estado parte tendrá derecho a salud y recibir la atención de los servicios de atención de salud público. Así toda persona que resida, transite o visite el territorio de la unión, tendrá el deber de acatar y colaborar con las disposiciones preventivas que visite el territorio de la unión, tendrá el deber de acatar y colaborar con las disposiciones preventivas que establezcan las autoridades de salud centroamericana. Este principio no es contemplado tampoco en la constitución.

En el Art. 68 estipula la aplicación de la salud pública, pero no a todo centroamericano.

Podemos concluir que realmente el proceso implica pequeñas reformas a la constitución de El salvador que no representan mayor obstáculos para la integración.

El problema es que el gobierno no muestra interés en efectuarlos.