BREVE RESEÑA HISTORICA
DE LA JURISDICCION PENAL EN EL SALVADOR

El 1 de abril de 1898 la Asamblea Nacional decretó la Ley Orgánica del Poder Judicial de El Salvador (D.O. Nos.108, 109 y 110 del 7,9 y 10 de mayo de 1898), época en que nuestro país era parte de la República Mayor de Centroamérica, intento reunificador según pacto federal suscrito por los presidentes de Honduras, Nicaragua y El Salvador.

Este instrumento jurídico define las autoridades judiciales del país, a cuya cabeza está la Corte Suprema de Justicia. Se establecen una Cámara de Tercera Instancia y cinco Cámaras de Segunda Instancia. Uno de los elementos principales de la ley es la precisa división del territorio del Estado para lo judicial.

El 20 de abril de 1939, mediante decreto legislativo número 33, la Asamblea declaró electos al Presidente de la Corte Suprema de Justicia y Magistrados de las Cámaras de Tercera Instancia de lo Civil y de lo Criminal, en lo que constituye uno de los primeros indicios de separación jurisdiccional al interior del Supremo Tribunal.

No fue sino hasta el día 10 de octubre de 1959, que la Asamblea Legislativa reformó la Ley Orgánica del Poder Judicial aprobada en 1953. Mediante dicha reforma quedó establecido que la Corte Suprema de Justicia estaría compuesta de diez magistrados y uno de ellos sería el presidente, quien además sería el presidente del Poder Judicial y sería designado por la Asamblea Legislativa.

Asimismo, el Art. 2 de dicho decreto dijo: ““Sustitúyase el inciso primero del Art. 4 por el siguiente: “La Corte Suprema de Justicia, se dividirá en tres Salas que se denominarán: SALA DE AMPARO, SALA DE LO CIVIL y SALA DE LO PENAL.- Las tres Salas estarán integradas cada una por un Presidente y dos Vocales que designará la Corte…””.

Dicho decreto se publicó en el Diario Oficial No.189, Tomo 185 del viernes 16 de octubre de 1959